U2 @ Estadio Único de La Plata | 10-11.10.17

En su cuarta visita a suelo argentino desde el “Popmart Tour 1998”. La banda irlandesa liderada por Bono, se presentó en el Estadio Único de la ciudad de La Plata en el marco de su gira “The Joshua Tree Tour 2017”, un tour que los lleva a recorrer el pasado interpretando todos los temas del disco icónico de la banda lanzada en 1987.

Los seguidores, desde la noche anterior se iban acercando al estadio bajo un frío bastante fuerte, frío que no paró el fanatismo por los irlandeses. Cerca de las 5:30 del martes, 200 eran las personas en la fila. Gente mayor, gente joven, familias enteras, todos esperando el momento de la entrada al estadio que se haría a las 16:30.

Bajo una gran organización, separaron los primeros 500 presentes en cinco grupos de 100 personas e iban entrando, a medida que se los ordenaba.

Los primeros en entrar al estadio pudieron encontrarse con una escenografía colosal, compuesta por una pantalla de 60 metros de ancho por 12 metros de alto, con el dibujo en forma de árbol que representa la tapa del disco en cuestión, y una base delantera con la misma forma del árbol en una suerte efecto visual de sombra.

Pasada las 18 hs y con una llovizna intensa que caía hacia los asistentes del sector del campo, la primera banda en abrir la fecha fue Joystick, la banda de Santa Fe, ganadora de Rock del País. Pisó fuerte con canciones de su último trabajo discográfico ante la atenta mirada de miles de presentes volcados en los vallados y las plateas del recinto.

Luego de una gran presentación de esta joven banda, y después unos minutos, Noel Gallagher y sus High Flying Birds se subieron al escenario, donde repasaron temas de sus trabajos solistas como “Everybody’s On The Sun” y “Lock At All The Doors”.

Con su seriedad característica, prosiguió con “In The Heat Of The Moment” y “Riverman”. El momento de mayor efusividad por parte del público se brindó cuando empezaron los primeros acordes de “Champagne Supernova”. Tal vez, muchos de los asistentes no conocían su faceta solista, por ello la poca reacción de la gente ante “Holy Mountain”, último single del británico. Pero todos siempre recuerdan los grandes éxitos que dejan una huella en la historia de la música, es así, que acompañaron en todo momento con sus cánticos a la hora de entonar “Half The World Away” y “Little By Little”. La efusividad de la gente sobrepasó el límite cuando Noel y su guitarra interpretaron la clásica e inoxidable “Wonderwall”. Las ultimas dos piezas estuvieron integradas por “Don’t Look Back In Anger” y “AKA… What A Life”. Previo a su partida definitiva, Noel deseó la mejor de la suerte al público que se quedaría viendo el último partido de las eliminatorias de Rusia 2018 entre Argentina y Ecuador, en la cual la albiceleste se jugaba el pase al mundial.

Con el 3 a 1 a favor de nuestra selección ya consumado, y con toda la alegría de la gente, la transmisión del partido dio por finalizado. Y segundos mediante, las luces se apagaron y bajo un grito ensordecedor, Larry Mullen Jr. apareció en el escenario delantero y se sentó en la batería para dar por comenzada la primera parte del show con la inconfundible intro de “Sunday Bloddy Sunday”, canción que abre el álbum “War” editado en 1983. A medida que los segundos de la performance iban pasando, se presentaban al escenario el resto de los integrantes. Primero lo hizo The Edge, luego Bono y por último, Adam Clayton.

Apenas terminada la canción, siguieron las primeras notas del teclado de The Edge, confirmando que la siguiente sería “New Year’s Day” del mismo álbum, “War”, con el detalle de que en este tour, dicha canción, es tocada en su versión original con un outro que refiere a los conflictos a nivel mundial por ciertos intereses económicos.

Luego de una pequeña interacción de parte de Bono con el público, saludándolos y refiriéndose al reciente partido de la Selección Argentina, continuaron con “Bad” y un pequeño tramo de la canción “Heroes” del recordado David Bowie.

La última parte del primer tramo del show estuvo a cargo de “Pride (In The Name Of Love)”. Al término, la banda se dirigió al escenario principal y el momento del segundo tramo fue la performance completa del álbum “The Joshua Tree”. En ese momento, la monstruosa pantalla se encendió en un rojo intenso, haciendo contraste con el árbol y adquiriendo mayor protagonismo. Delante, los cuatro músicos saludaban a sus fanáticos quedando en total miniatura con respecto a la escenografía.

La segunda parte contó con “Where The Streets Have No Name” y “I Still Haven’t Found What I’m Looking For”, mientras se proyectaban distintos cortos audiovisuales en una resolución a 6K. Una gran puesta en escena dirigida por el histórico director Anton Corbijn. Algo nunca visto en eventos masivos, y que deja a las claras la obsesión que tiene la banda irlandesa y todo su equipo por estar a la vanguardia tecnológica en cada tour que realizan.

Continuaron con “With Or Without You”, una mimada del público, y siguieron con “Bullet The Blue Sky”, junto con una proyección que ponía en evidencia el constante reclamo de la banda hacia los Estados Unidos y su política internacional.

El momento de tranquilidad pleno llegó de la mano de “Running To Stand Still” y una impecable interpretación de “Red Hill Minning Town” junto al audio de la banda del ejército de salvación que se proyectaba mediante la titánica pantalla detrás de ellos. Las antiquísimas piezas funk de “In God’s Country” y “Trip Through Your Wires” tuvieron su lugar acompañado de la clásica armónica que a más de uno les trajo gratos recuerdos de la época de los ’80. Y para el tramo final del álbum, tocaron “One Tree Hill” en homenaje a un amigo de la banda fallecido.

Con sombrero en mano, “Exit”, una de las canciones más rockeras del álbum, tuvo lugar con el agregado de un pequeño corto donde hacían referencia a la política electoral de Donald Trump. Y el momento más emotivo ocurrió a la hora de interpretar “Mothers Of The Dissapeared”, con los espectadores levantando pañuelos blancos, símbolo de la lucha de las Madres de Plaza de Mayo, y Bono de rodillas frente a la pantalla que mostraba un grupo de mujeres con velas en la mano, dio por terminada la mitad del concierto.

Finalizado el álbum, comenzó la última parte del recital que estuvo compuesta por los hits más contemporáneos de la banda, como “Beautiful Day”, “Elevation” y “Vertigo”. Que sirvieron para hacer vibrar al público mientras los acompañaban en un pogo incesante.

El más reciente single “You’re The Best Thing About Me”, hizo delirar a los presentes, que se cautivaron desde el primer momento que salió a la luz.

Bono tomó el micrófono y antes de interpretar el siguiente tema, dio un discurso en referencia a las mujeres y su importancia tanto en la vida como en el mundo, dirigida a todos los oyentes. Así continuaron con “Ultraviolet (Light My Way)” mientras, detrás de ellos, por la pantalla, mostraban distintas figuras feministas que tuvieron roles importantes en la historia. Como las Madres de Plaza de Mayo, Susana Trimarco, Sor Juana Inés de la Cruz, Angela Merker, Michelle Obama, Eva Perón y muchas más. Siguiendo la misma temática y para terminar el primer día de las dos fechas pactadas, tocaron el clásico “One” para despedirse, con champagne en mano y un brindis colectivo por la clasificación de la selección al Mundial Rusia 2018.

Casi como una especie de loop, la segunda fecha estuvo programada por la misma cantidad de canciones y los mismos asuntos planteados en cada canción. Pero con una única diferencia al final de la noche: La banda irlandesa les regaló un tema más, la canción que abre el primer disco de la banda, realizado en 1980. “I Will Follow”, para la sorpresa de cada una de las personas que se dieron cita a la última fecha en el Estadio Único y concretar así, una nueva visita al país.

 

Crónica y fotos: Daniel Espinoza

Comentarios