Todo Aparenta Normal y Octafonic @ Teatro Vorterix | 27.07.18

Una mezcla explosiva

La sala de Vorterix, ante un marco de gente bastante abundante, fue el epicentro de una de los combinaciones musicales y artísticas más explosivas y exitantes de la historia. La fusión entre Todo Aparenta Normal y Octafonic dio como resultado dos shows plagados de energía y emoción que quedarán en la retina y en los oídos de lxs presentes por tiempo indeterminado.

A lo largo de los años siempre se han cuestionado las grillas de las fechas o festivales de música, más que nada cuando los estilos de las bandas participantes no coincidian entre si. Un pensamiento que con el correr de los años ha transmutado bastante, por suerte, y con el surgimiento de tantas bandas en los últimos tiempos, la tradición de mezclar estilos va siendo cada vez más aceptada.

En relación a ésta situación, se presentaba la fecha de Todo Aparenta Normal y Octafonic en el Teatro Vorterix, un claro ejemplo de lo que se planteaba en las primeras líneas de ésta crónica. Con dos estilos musicales totalmente opuestos, las dos bandas llegaban a ésta presentación con un presente bastante saludable, con proyectos, muchos planes en su haber, y un gran público de gente detrás.

La tarde noche de Sábado, gris y lluviosa, hacía presagiar una merma en la asistencia al show. Sin embargo, pese a que en los primeros instantes de apertura de puerta los asistentes que se acercaron fueron muy pocos, minutos antes de que se abriera el telón, la concurrencia creció notablemente y colmó casi por completo la capacidad del Teatro.

Apenas corridos unos segundos de las 21:00 hs, las luces se apagaron y el público vibró de emoción y respondió con gritos y aplausos. El telón se corrió y dejó entrever un escenario oscuro con mucho humo alrededor y no mucho más. Acordes intensos y largos de guitarra amenizaban el momento y ralentizaban el inicio del show, mientras las tenues luces blancas empezaban a descubrir las sombras de los integrantes de Todo Aparenta Normal. Tras ese lapso intenso de silencio y espera, las luces se tornaron azules y la banda dio comienzo a su participación bien arriba con “Canción del desaprendiz”, acompañado por las palmas de los fervientes seguidores. Una bajada de cambio abrupta llegó con las suaves melodías de “Aquelarre”, para sumarle un grado de emotividad a la noche que recién comenzaba. Pero no iba a faltar mucho para que enseguida la intensidad volviera a crecer. De la mano de “Jinete”, y su ritmo pegadizo, el agite volvió a tomar lugar en la escena, y la casualidad se hace presente cuando Nicolás Alfieri canturrea la frase:  “¿Quien no desespera un Viernes en ésta ciudad”. Cualquier semejanza con hechos reales, realmente es pura coincidencia.

Con la solemnidad habitual, los Todo Aparenta continuaron su performance sin mediar palabra, y dieron lugar a los tenues acordes de “Equinoccio”, que es la antesala del huracán que posteriormente desata la ejecución de “Porno Rock. La llegada de “Como un faro”, le cambia el matiz a la escena, que se torna cálida y apacible con las guitarras de “Nico” y de Luca Barzán punteando sin cesar como contrapartida y un final a pura explosión. En el Ecuador de la presentación, el frontman se dirige hacia su público por primera vez en la noche con un sentido y breve agradecimiento para volver enseguida a la carga con “Traful”, otra detonadora de emociones que desfila en los oídos y corazones de los presentes mientras en la pantalla detrás de los músicos contrastan con la calidez de las luces que arrancan en amarillo, pasan por el verde y en blanco, para finalmente volver al amarillo.

La historia continúa con “Detener el tiempo”, un tema que roza la psicodelia por momentos y que va cargado de energía para hacer saltar a toda la concurrencia de los Todo  Aparenta de principio a fin. El bajista Alexis Koleff y el Alfieri baterista se lucen durante “Romper un misterio” y terminan el tema casi enfrentados nariz con nariz, mientras la gente abajo sigue saltando sin parar. Los tiempos se acortan, ya queda poco para el final, y la banda de zona Norte despliega su arsenal tradicional para cerrar con todo. Primero “Agazapado” con esa base pesada y pegadiza y la letra que cantan tanto banda como público, unidos en una sola voz. “Pegadito” llega el explosivo “Calendario”,  y antes del final, “Nico” se dedica a agradecer otra vez con unas sentidas y claras palabras: “Gracias, en serio. Sabemos lo difícil que es en éste momento salir a ver bandas” fueron las emocionadas palabras del cantante y guitarrista, que tras éste emotivo momento dio lugar al final del show con el clásico: “La dicha de los cobardes”,  que vuelve a unificar las voces en una sola, especialmente con la frase final: “No soy sensatez, soy sentimiento. Los que piensan, siempre van detrás”.

Con el escenario calentito, todo se predispone para que la noche tome otro rumbo. De la emotividad, la pasión y la armonía de Todo Aparenta Normal, se pasa en cuestion de minutos a la versatilidad, el ritmo y la multifacética puesta en escena de Octafonic. Con la dupla compuesta por su líder, Nicolás Sorín, en los sintetizadores, y el tecladista “Leo” Costa la historia arranca de abajo para arriba con “Welcome To Life”, con los demás músicos sumándose de a poco para terminar todos juntos la interpretación acompañados por las palmas de sus seguidores. Los primeros saltos de pogo llegan con “Plastic”, gran clásico del primer disco de la banda, que se interpreta como una burla a la sociedad actual y a su absurda búsqueda de la perfección. Con “God” , la escena vuelve a retomar la calma, con melodías más lineales y la búsqueda de matizar el momento, mientras en el interin Sorín recorre el escenario con una pandereta para agigantar un poco más su papel bien ganado de “Showman”. “Love” también recorre los mismos caminos que el tema anterior, aunque utilizando aún más el costado psicodélico de la banda, no solo desde lo auditivo sino también desde lo visual, con la pantalla de fondo disparando imágenes de formas en blanco y negro a alta velocidad.

Uno de los momentos más intensos de la noche de Octafonic llega con la interpretación de los temas más “nuevistos” del grupo. La poética e indescifrable “Rain” llama la atención por su contenido sonoro, pero también por los innumerables cambios de ritmo que cuenta dentro de su composición. En contrapartida, el esquizofrénico “Physical” que precede la lista, atrae más por su inapelable mezcla de sonidos, y sus momentos de estilo “disco” que hacen bailar a toda la concurrencia.

Lo mejor de “Octa” aún estaba por llegar. Pasó “Mistifyng”, con los vientos recargados por algunas incorporaciones tomando la posta en buena parte de la canción. Enseguida le siguió “Sativa”, con “Leo” Costa iniciando con una suave base de teclados, y con Sorin parado casi como un orador delante de la batería, cuando el ritmo bailable de la canción aminoraba su marcha. Pero sin duda el momento explosión de la noche llegó con los dos clásicos más pedidos de la banda. Con luces naranjas apuntando al centro del escenario, los músicos tomaron postura de meditación, y algunos formaron con sus propios cuerpos la figura de un Buda, para darle la bienvenida al clásico de su último disco, “Mini Buda”. Variaciones, y algunos momentos de rapeo le dan un gusto diferente a la canción que no pierde la esencia y la fuerza habitual que posee y le da lugar a el pogo que no se hace esperar mucho. Para seguir subiendo la temperatura, “Monster” (primer corte del primer disco de nombre homónimo) comienza a sonar para el extasis de los fanáticos. Tras el momento furioso de la canción con Hernán Rupolo disparando solos con la guitarra sin parar, y el clásico momento solitario del “Chino” Piazza “destrozando” la batería en un solo de más de 5 minutos, el tema continuá para cerrar con Sorín dirigiendo a los suyos como un maestro de ceremonias.

El final ya estaba cerca, y “Over” es la antesala del mismo, con la batería rugiendo desde atrás acompañada de una serie de notas largas y acoples, sumados a otro momento de rap entre Nicolás y uno de los integrantes del equipo de vientos.  Con el final del tema, y los segundos corriendo sin cesar, parecía que no había tiempo para mucho más, pero Sorín amaga a irse de la escena y vuelve al grito de: “¿Quieren otra más?”, y ante la respuesta afirmativa, toda la banda regresa al escenario para darle lugar a “What?”. La base que se asemeja a una marcha, junto a las explosiones continuas entre corte y corte, invitan a que el descontrol se desate. Primero, aparece en escena “Nico” Alfieri para tocar la guitarra a dúo con Rupolo. Enseguida, del otro lado se suman “Juampi”, Barzán y Koleff, para agitar junto al “Tano” Bonadio (Percusión). La canción termina a todo volumen con los Todo Aparenta Normal tocando sus propios instrumentos sumados a los de Octafonic. En medio de tanta vorágine, y ante el apremie del lugar por apurar los trámites, Sorín aprovecha el momento e incita a los TAN a quedarse para ejecutar el cover que habían hecho ambas bandas juntas en la Radio Vorterix hace unos días atrás, en la nota de promoción de ésta fecha. Todos se prenden, y el final con “Hey Bulldog” de Los Beatles, interpretado por ambas bandas, marca a las claras el concepto de hermandad y solidaridad dentro del ambiente de la música. La interpretación, de carácter inapelable, cuenta con la participación de todos, corridas, abrazos, risas, y un final estremecedor que cierra una noche especial como debía hacerse.

Ambos conjuntos saludan al público mientras regalan listas, púas y demás recuerdos a sus seguidores, y tras la foto final se retiran a los camarines entre cariños y carcajadas. Con la noche resuelta, queda cada vez más claro que las diferencias de estilos, no son tan importantes hoy en dia, y que para disfrutar de una buena jornada de música a veces no está tan mal hacer una mezcla “explosiva”.

Lista Todo Aparenta Normal

1- Canción del Desaprendiz
2- Aquelarre
3- Jinete
4- Equinoccio
5- Porno Rock
6- Como un Faro
7- Traful
8- Detener el tiempo
9- Romper un misterio
10- Agazapado
11- Calendario
12- La Dicha de los Cobardes

Lista Octafonic

1- Welcome To Life
2- Plastic
3- God
4- Love
5- Rain
6- Physical
7- Mistifyng
8- Sativa
9- Mini Buda
10- Monster
11- Over
12- What
13- Hey Bulldog (ambas bandas juntas)

 

Fotos: Guillermo Gallardo
Crónica: Alejandro Jerez

Comentarios