The Last Internationale @ Niceto Club | 17.12.17

El domingo 17 del mes corriente se presentó por segunda vez en la Argentina la banda The Last Internationale, siendo su anterior presentación en el LollaPallooza 2015 y en esta ocasión, con show propio en Niceto Club. Como antesala pudimos disfrutar de los shows de Avetrueno y El Buen Salvaje.

La noche comenzó cerca de las ocho de la noche, cuando los muchachos de AveTrueno subieron para mostrar lo que tenían para dar. Comenzando con temas como “De Raiz”, “Ausente” y “Quiero preguntarte”, con potencia y mucho ritmo para ir llevando los minutos y ambientando a la gente que iba llegando y llenando el lugar. Cerrando la lista estuvieron temas como “Arde” y “Miradas”, todos temas que seguramente veremos plasmados en lo que será su primer disco, el cual esperemos que este el año que viene.

A continuación podríamos ver a los ya viejos conocidos de El Buen Salvaje, comenzando con “Absorción”, “Pecado verbal” y “Siempre el canil”. Un apertura realmente poderosa, en estos temas -todos provenientes de su último disco titulado “Multitud al acecho”- las bases son sólidas en todo momento y contundencia es lo que impone la banda. “Jardín Ultravioleta” y “El occiso está servido” continuan con lo que es hasta aquí la misma linea, y es que la banda sabría que sería un show corto y debían aprovecharlo para atraer al nuevo público que no los conozca. “Ingravido” y “El maldito”, los cuales forman parte de su primer trabajo discográfico, titulado “La Calma Secreta”, fueron los temas elegidos para cerrar el corto y contundente show de esta banda, que venía de cerrar su año en Uniclub y que culminó un gran 2017.

Luego de lo que fue una gran antesala por parte de las dos bandas, llegaría el show principal, el tan esperado encuentro, luego de dos años, con su público argentino. Para los que no saben, la banda liderada por Delila Paz vino por primera vez a Argentina en el LollaPallooza del año 2015, muy de último momento, ya que una banda que iba a venir de bajó de la fecha y ellos estaban en el Lolla de Brasil, por lo que aprovecharon la oportunidad para que los fans que ya tenían entrada puedan ir, y para hacerse de nuevo público. Es así que luego de dos años y de mucho esfuerzo, la banda pudo volver al país y presentarse en su propia fecha, en el Club de la calle Niceto.

Eran casi las diez de la noche cuando las luces del recinto se apagaron, con el telón cerrado se empezaron a escuchar bombos, a continuación una voz empezaría a hablar en ingles, siendo la de Gil Scott-Heron, interpretando “The Revolution Will Not Be Televised” -no en vivo, claramente-. Terminando esa introducción, se abriría el telón y en el mismo tonó, la cantante interpretaría “I Go Free”, de forma acústica y serena.

El aplauso del público no se hizo esperar y mientras eso pasaba, tanto Delila, como Edgey Piresguitarrista- y su baterista invitado-Gil Costa de Portugal- se pusieron en sus lugares y arrancarían el potente show con “Killing Fields”, un fuerte contenido político es lo primero que se puede notar en sus letras, acompañados de mucho rock del estilo clásico con ese toque actual que claramente está a causa de muchas influencias que la banda elabora y crea así su estilo propio.

“Life, Liberty, and the Pursuit of Indian Blood”, clásico de la banda y uno de los temas por los cuales más se hicieron conocidos, fue el tema que continuó la noche. Por su parte “Fire”, que al igual que los dos temas anteriores, también es de su disco “We Will Reign”-2014-, es un tema un poco más lento, bajando el tempo y apoyándose en la voz de la cantante. Luego de un tema nuevo, llamado “Mind Ain’t Free”, otro clásico que sonó fue “Wanted Man”, el cual promedio la mitad de la lista y en el que se vió al guitarrista muy sorprendido, porque en el riff, la gente empezó a corear los sonidos de la guitarra, fue así que al finalizar este tema se agarró el corazón y miró a la gente. Aquí la cantante haría una pausa para comentar que interpretaría un tema que le gustó mucho y que sigue un mensaje que también ellos intentan transmitir, es así como la cantante de forma solista interpretó “El derecho de vivir en paz”, de Victor Jara, hermosa versión que claramente fue un mimo para el público argentino presente. Hablo de público argentino porque en el local se podía ver gente de todos lados, tanto de Estados Unidos como de algunos lugares de Centroamérica, todos acercándose a disfrutar de esta noche.

Otro tema nuevo pero que ya viene sonando y circulando en las redes fue “Soul on Fire”, que da nombre también al que será su nuevo disco. Tanto es así que en el momento en que la cantante bajó a interpretarlo con el público, una fan se lo sabía casi de memoria y ambas protagonizaron un momento muy emocionante. “Hard Times” y “Hit ‘em With Your Blues” serían aprovechados para que el público vea el show y despliegue, y disfrute de gran manera los solos de Edgey.

Cerrando la noche, en “1968” el público nuevamente armaría el pogo y entre tanto movimiento, la cantante invitaría a uno de los primeros seguidores argentinos de la banda, el mismo sería Martín Roldan, guitarrista de la banda Flan, quien, mientras la cantante caminaba por el escenario sólo con el microfono, subió a calzarse el bajo y tocar algo de Edgey. Fue así que la cantante no se aguantó, bajó del escenario y se puso a cantar y poguear en medio de la gente del público y de toda la letra del tema, se podía escuchar constantemente el “Revolution baby”.

De esta manera los músicos se fueron a refrescar, que bien merecido lo tenían, y culminaron el potente show… o eso parecía, mientras la gente empezaba a moverse de sus lugares, los mismos volvieron porque Delila agarró el micrófono y preguntó si querían que hagan una más. Incluso el guitarrista se sorprendió ya que se estaba yendo directamente al camarín, volvió corriendo y en una rápida charla decidieron interpretar el clásico de Neil Young, “Hey Hey, My My”, tema que ya han hecho en vivo en otras oportunidades. Terminando el mismo, se sacaron la foto final con el público, aclarando que nunca habían hecho eso pero se dieron cuenta de que la ocasión lo ameritaba.

Quizás puede parecer una lista corta, pero les digo que el show de la banda fue bastante intenso e inteligente, el calor de diciembre en la noche porteña nunca fue tan placentero y cargado de momentos emocionantes. La banda promete un 2018 con material discográfico nuevo y esperemos que esa razón los traiga de vuelta por las tierras argentinas.

Por: Federico Cárdenas.

Comentarios