Supersonic Swing Band @ Gorriti Art Center | 13.12.17

Un cierre supersónico

Con una propuesta novedosa y magistralmente llevada a cabo, la Supersonic Swing Band tuvo un cierre de año de lujo el pasado miércoles en las instalaciones de Gorriti Art Center. Tras 10 años de parate (2006 – 2016), y luego de grabar su primer disco: “Volumen 1”, la ‘multibanda’ liderada por la vocalista Patricia Pacheco presentó su nuevo material, basado en canciones de carácter popular reversionadas y adaptadas al swing.

En una época donde la aparición de nuevas bandas y nuevas propuestas es cada vez más regular, la demanda de algo novedoso y fuera de lo común se vuelve ya necesaria. Ante tantos proyectos, la salida de algo que rompe con la normalidad, con lo rutinario, es un hecho para festejar, sin ninguna duda.

Ese ambiente de festejo se vivía en la previa de la presentación de la Supersonic Swing Band, el pasado miércoles 13 en la localidad de Palermo. Aún faltando una hora para el show, la gente comenzó a apiñarse desde temprano en la entrada. Con la elegancia como estandarte, los ansiosos espectadores ingresaron alrededor de las 21:30 hs y comenzaron a llenar las mesas del establecimiento rápidamente.

¿Por qué tanto alboroto? De más está decir que tras un receso de 10 años (2006 – 2016), esta agrupación -hoy conformada por 13 artistas- volvió con todo a la actividad. Con una propuesta intensa, donde realizan reversiones de temas populares de origen nacional e internacional, la novedad está en la forma en que estas versiones son transformadas. Con arreglos de swing y bases que juegan también con el jazz y con el blues, las canciones van tomando esa impronta personal que impone la banda, y terminan llamando la atención, no sólo por lo conocido de los temas ejecutados, sino por lo bien trabajadas que quedan las interpretaciones en sí. Como si esto fuera poco, la presentación del disco “Volumen 1”, era otro de los condimentos que le daban sabor a la noche calurosa de miércoles.

Pasadas las 22 hs, las visuales en la pantalla mostraban imágenes en blanco y negro que variaban, pero la que más se ajustaba al momento que se estaba viviendo era cuando aparecía un periódico que rezaba en uno de sus títulos: “¡EXTRA, EXTRA, LA SUPERSONIC SWING BAND LLEGA A LA CIUDAD!”. Con esa expectativa, los presentes esperaban la salida del conjunto, que se demoró un poco más de lo habitual, pero se hizo efectiva pasadas las 22:15 hs, para el alivio de un público bastante ansioso.

Los músicos fueron ubicándose ceremoniosamente cada uno en su lugar, y sin mediar palabras, comenzaron a tocar. El rulo inicial de batería dio inicio a la introducción del show, con la reversión a modo swing de “Thriller” de Michael Jackson, dando inicio a la jornada. Llegando a la primera vuelta de la canción, los músicos cesaron de tocar y la vocalista Pato Pacheco ingresó a escena, junto con una gran ovación de toda la sala. Sin mediar palabras, rápidamente la historia continuó con “Jaguar House”, una canción de los excéntricos Illya Kuryaki & The Valderramas. Pegada a ésta les siguió la versión swing de “A Rodar” -de Fito Paéz- con una particular base de jazz en la batería y con el bajista “Fefe” Botti (quien aparte de músico, es el director musical de la agrupación) intercambiando su instrumento con un contrabajo.

Con la consumación de la canción ejecutada, Pacheco tomó el micrófono y la palabra por primera vez en la noche. Tras saludar a la concurrencia, informó: “El motivo de este show es celebrar la presentación del disco”, y también contó los pormenores del parate que los tuvo sin tocar entre 2003 y 2013, y agradeció a los dos miembros fundadores del proyecto que estuvieron con ella desde la primera época: el guitarrista Federico Ferioli y el saxofonista Gustavo Cámara (toca el saxo alto, el tenor lo ejecuta Santiago de Francisco, y el barítono Bernarndo Monk).

Otro gran clásico internacional tuvo lugar en la noche, con la interpretación de “Waiting In Vain” de Bob Marley, que contó con variaciones de tempo, un ritmo mucho más movido que la versión original y algún que otro arreglo de trompeta interesante en el intermedio. Y hablando de clásicos, varios fueron los gratamente asombrados cuando se dieron cuenta que el tema siguiente era “Careless Whisper”, una de las obras más populares del gran George Michael. Cabe resaltar que el ritmo movido y alegre que le dio a este tema el formato swing, no quitó ni un poco de la cuota de romanticismo y mística que tiene la canción original.

Falta gente cantando acá” remarcó Patricia, empezando a tomar más confianza con el público, aunque enseguida se dio cuenta de un detalle: “Claro, hay muchos comiendo…”, cosa que algunos afirmaron al instante. Sin embargo, con la interpretación de “Mujer Amante”, la popular canción de amor de Rata Blanca, muchos dejaron sus platos y comenzaron a sumarse a cantar. Más adelante, la vocalista se sentó para interpretar con profunda emoción “Juntos A La Par” de Pappo, donde el suave acompañamiento instrumental dejó que resaltara la melodiosa voz de Pacheco. La primera parte del tema, bajo y teclado fueron el soporte inicial de la cantante junto con una base suave de hi-hat en la batería, mientras que los vientos se unieron a tocar en el estribillo, dándole una connotación más fuerte al tema en sí, sumados a arreglos de saxo alto aportados por Gustavo.

Pasó una gran versión de “Chandelier”, de Sia, y luego Patricia se dirigió al público y contó: “Hacer los arreglos de los temas no es tarea fácil. Para ello contamos con la ayuda de un músico muy respetado y querido que fue parte de éste proyecto”. Tras la presentación, el músico y compositor Osvaldo Suárez se presentó en el escenario ante la ovación de toda la concurrencia. “Pato” le cedió su lugar y se retiró mientras el invitado, y a la vez, encargado de arreglar todas las versiones de la Supersonic Swing Band, dirigió a los vientos para una suave y bella versión instrumental de “Spaghetti del rock” de Divididos.

De vuelta en escena, con cambio de vestuario y micrófono, llegó el turno de “Titanium”, el tema original de David Ghetta, con otra base con aires de jazz en la batería y una fuerte participación de Ana Díaz en los coros, secundando de manera magistral a Patricia en los estribillos. “Thriller” tuvo su lugar en la lista, para los que se habían quedado con ganas de escucharlo completo en el inicio del show. Con los inicios a cargo del contrabajo y la voz, la intensidad fue en aumento para que paso a paso se fueran acoplando batería, vientos y teclados, consecutivamente.  Con la misma prestancia pasaron “Imagine” (The Beatles) y “Flaca” (Andrés Calamaro). La gente, ya encantada con el espectáculo, se sumó a cantar y con más efusividad cada vez que Patricia acercaba el micrófono a ellos.

Palpitando ya las últimas canciones, Pacheco volvió a dirigirse a los presentes y pidió: “Esta canción me encantaría que las chicas la griten, porque ¿quién no tuvo por ahí un desamor?”. Tras la presentación, la banda interpretó “Fuiste” de la recordada Gilda, con el acompañamiento femenino a la hora de cantar, aunque los hombres tampoco se quedaron callados. Para acrecentar el ambiente festivo, hubo tiempo para la sorpresiva versión de “Bombón Asesino” (Los Palmeras), que dejó soprendido a más de uno.

Con los agradecimientos de turno para todos lo que hicieron posible el show, y para todo el conjunto de trabajo que rodea a la Supersonic Swing Band, “La Balsa” (Los Gatos) y “Loco Tu Forma De Ser” (Los Auténticos Decadentes) fueron el condimento perfecto para acercarnos al final de la lista. La interpretación de estos clásicos de nuestro rock de siempre dieron el pie al cierre que fue a todo color con dos canciones muy distintas. Primero, la versión de “Happy” de Pharrel Williams, jugando como con la mayoría de los temas con el intercalado de instrumentos, sumando a los vientos y a los coros en los estribillos, más un arreglo más de saxo de Gustavo para llegar al final de la canción a toda orquesta.

Arengando a la gente, la vocalista preguntó si querían escuchar un tema más, y ante la respuesta positiva, el final de la jornada se dio con “Persiana Americana” de Soda Stereo, un clásico de aquellos en otra reversión de lujo de principio a fin.

La ovación final, con agradecimiento de los trece integrantes del grupo más el invitado Osvaldo Suárez, fue similar a los que se hacen en los grandes teatros. Con una humildad y pasión por lo realizado, la Supersonic Swing Band mostró un trabajo brillante y efectivo de principio a fin, con versiones muy bien logradas, y una sintonía incorregible entre todos sus miembros. Con este cierre ‘supersónico’ sólo resta saber, con qué nos van a sorprender el próximo año estos increíbles artistas…

 

Crónica: Alejandro Jerez
Fotos: Matías Renna

Comentarios