Rock en Baradero (Día 1) @ Anfiteatro Baradero | 03.02.17

Rock en Baradero – Volumen 1:
Una apertura accidentada pero a todo trapo

Con un día de sol a pleno, un marco de público tremendo, y un listado de bandas increíbles, Rock en Baradero dio su inicio el viernes 3 de Febrero como lo viene haciendo ya desde 2015. Con muy buenas performances de las bandas iniciales, y cierres estelares de la mano de grupos como Eruca Sativa, Carajo, Attaque 77, Kapanga y la 25, la innumerable cantidad de fanáticos deliró todo el día al ritmo de sus bandas favoritas.

Para remarcar, hubo dos puntos negativos en la apertura del festival: los problemas con las acreditaciones para la gran cantidad de medios que se acercó a cubrir, y la inseguridad durante los shows, que dejó a varios de los asistentes sin sus bienes personales.

Sol, río, buena comida y bebida, y por supuesto, música de la mejor. Con estos ingredientes, la tercera edición del Rock en Baradero, era un plato fuerte que nadie debía perderse. Ya temprano por la mañana del viernes, las calles de Baradero comenzaron a poblarse de fanáticos que paseaban por la ciudad y por el río, haciendo turismo y contando las horas para que el festival comience.

A pocos minutos de empezar, comenzaron los inconvenientes. La gran cantidad de medios (radios, revistas, televisión e internet) que se acercaron para cubrir el Rock en Baradero, superó las expectativas de los encargados y medios de prensa. Fue así que para 160 fotógrafos se repartieron en ventanilla nada más que 50 pulseras para el vallado, situación que hubiera resultado catastrófica para algunos, de no ser por la intervención de la heroína de la jornada, conocida como Nadya Cabrera, quien se encargó de brindarles el pase a la valla a todos los damnificados.

Con este asunto resuelto, se hizo la hora del show. Los detalles finales y los apuros, hicieron que la cita se demorara una hora, por lo cual, Tributo, una banda local que se ganó un lugar en el festival ganando un concurso, salió al escenario a abrir la jornada cuando recién se abrían las puertas, y tuvo pocos minutos para demostrar todo su potencial, ante las primeras personas que ingresaron al predio.

Después fue el turno de Parteplaneta.  La banda oriunda de Santa Fe mostró sus cartas, con un sonido potente y rozando el estilo tecno en algunas de sus canciones. Los “Parte” arrancaron su 2017 en Baradero con la misión de presentar “Arcos”, su tercer disco, (“La Identidad” en 2010 y “El nuevo proceso” en 2012 fueron los anteriores), el cual fue editado en 2015 y grabado en Mcl Records. Con los primeros aplausos de la jornada, los santafesinos dejaron su huella con su rock directo y su sonido particular, apoyado por pistas electrónicas y distorsión a pleno en sus guitarras.

El Buen Salvaje fue la siguiente banda en salir a escena a pura energía. Caracterizada por ejecutar sus shows enchufados a 220, el quinteto liderado por Matías Carriquiry rompió con la tranquilidad de la tarde “baraderense” con su hard rock a pleno. Los músicos iban de un lado al otro, tema tras tema, mientras desde atrás el baterista, Lucas Vigo, golpeaba con fuerza los parches y platillos, generando así unas bases pesadas y acordes a los innumerables riffs y solos que salían de las violas de Tomás Vigo, y Amadeo Beltrán. Con menos de un año de vida, “Multitud Al Acecho” es su tercer y, hasta ahora, último trabajo, cuyos temas fueron el foco central de su presentación en Baradero.

El olor a agite y pogo comenzó a sentirse con la llegada de Mustafunk. Mientras el sol empezaba a bajar, el quinteto proveniente de la zona oeste de Buenos Aires, le daba inicio a su primer participación en Rock en Baradero con “Sapo Rey”, uno de los 13 temas que está incluido en su segundo trabajo discográfico “Laboro Chamank”, grabado y editado entre 2015 y 2016. Con una gran fusión de estilos, sus canciones hacen un tour interminable por géneros como el rap, el punk, el tecno, el reggae y por supuesto, el funk. La base de la banda, a cargo del bajista Agustín Pettinato y de la única baterista mujer del Día 1, Camila Marinelli, cuenta con muchos arreglos y sonidos psicodélicos, que acoplados a las guitarras y a la personalidad carismática y a la vez casi excéntrica de su cantante Martín Pedernera, dan como resultado una combinación exquisita.
Con mucha gente siguiéndolos y “agitando a pleno”, Mustafunk aprovechó su momento para presentar en su mayoría temas de su más reciente disco, aunque también incluyó una de las “viejitas”: “Fever” (“Salpica” 2013). Cerrando su show con “Turviolencia”, la banda dejó el escenario calentito y al público agitado y ya más cerca del escenario esperando todo lo que aún faltaba.

La tónica y el sonido cambiaron un poco cuando Buffer se presentó en el escenario. Provenientes de la misma ciudad de Baradero, pisando ya los 20 años de trayectoria, con varios discos en su haber y varias participaciones en la antigua edición del festival, esta banda de punk rock salió al escenario con un sonido y una impronta similar en algunos aspectos a Cadena Perpetua. Con las bases típicas del genero, baterías recias y secas, y riffs de guitarra a un ritmo incesante, los locales agitaron a propios y extraños, mientras sus letras demostraban romanticismo y melancolía en su máxima expresión. Tras más de media hora en escena, Buffer se despidió de su gente para darle paso a la siguiente banda.

De la mano de “Carucha” Podestá y su enorme galera, los Coverheads dieron su presente en la jornada. Mientras terminan de ultimar detalles para su segundo disco “Mil Vidas”, este conjunto que se inició como una banda que reversionaba temas en inglés al castellano, va intentando dejar atrás ese estilo para buscar una impronta más propia. La inclusión de Germán “Tripa” Tripel (ex vocalista de Mambrú) en la banda, le dio otro golpe de calidad al sonido, y el toque final necesario para que los Coverheads encaren el nuevo disco. Con un sonido bien “Hard rock”, el quinteto encaró su primer Rock en Baradero con temas destinados al próximo trabajo discográfico como “Sos Vos” o “Mil vidas”, dejando a más de uno de los presentes sorprendidos por la potencia y por lo bien en claro que dejaron su postura en el escenario.

El rock clásico, ese que gusta en todos lados, llegó de la mano del cuarteto que conforma De La Gran Piñata. Oriundos de Berazategui, zona sur de Buenos Aires, la banda comandada en guitarra y voz por Darío Giuliano fue la responsable del primer gran pogo de la ya tarde noche de Baradero. Cientos de fanáticos se agolparon con banderas y papeles para apoyar a los muchachos que se encuentran presentando su tercer disco de estudio: “El equilibrio entre los opuestos” (2015). El track más popular de éste trabajo discográfico es “De bar en peor”, y fue el primer tema que sonó en el escenario del Rock en Baradero. Otro de los más aclamados por los seguidores fue “Tu can”, también perteneciente al último CD. Repasando la mayor parte del material que llevan grabado en sus 12 años de carrera, De La Gran Piñata provocó una gran ola de ovaciones y aplausos de todos los presentes, que ya eran muchos a ésta altura, y el grito de guerra de sus seguidores que sonó más de una vez: “Oooooooooh, soy piñatero, es un sentimiento, no puedo parar”.

Con el cielo ya oscurecido, pasados unos segundos de las 8 de la noche, Eruca Sativa, una de las bandas de mayor crecimiento en estos últimos años, pisó por segunda vez en su carrera el escenario del Rock en Baradero. Con la gira de presentación de su nuevo disco “Barro y Fauna” pisándole los talones, el trío conformado por “Lula” Bertoldi, Brenda Martin y Gabriel Pedernera, no dudó en hacer su primer parada del año en el festival que ya es un clásico del verano, según las mismas palabras de Lula. Abriendo con “Abrepuertas” y “Armas Gemelas”, dos de los temas incluidos en el nuevo material, Eruca hizo temblar los alrededores de Baradero, con su tradicional sonido demoledor, sumado a las nuevas tecnologías que le dan a su estilo actual, ciertos aires de modernismo y de nuevas búsquedas. Con un repaso por sus discos anteriores (“La Carne” 2008, “ES” 2010, y “Blanco” 2012), la banda oriunda de Córdoba no sólo dio un show admirable, sino que además contó con dos invitados de lujo: Luciano Farelli de Parteplaneta, que se sumó para cantar “Desátalo”, y “Maikel” de Kapanga, quien le puso su destreza en la guitarra a “La Carne”. Para el final, la gran sorpresa para los seguidores de Eruca fue la presentación de un tema más del disco nuevo que hasta ahora no había sonado en vivo. Por eso la llegada de “Inercia” fue recibida con mucha algarabía y emoción por el público “eruquero” presente.

Entre banda y banda, la quietud había reinado sobre las instalaciones del Anfiteatro Pedro Carossi. Por eso, el estremecimiento general fue enorme con la aparición de Carajo en escena. Siendo una de las bandas más reconocidas de la escena en estos últimos años, este trío que converge metal, rock y algo de punk, se encuentra en uno de los mejores momentos de su carrera. Aparte de presentar temas de todo el material que han trabajado en más de 15 años de vida, Marcelo Corvalán, Adrián Langer y Andrés Vilanova, se mostraron felices por el lanzamiento de su documental biográfico “Hoy Como Ayer”, que incluye un CD en vivo (Luna Park 2014) y un DVD en el que repasan toda su carrera. Con los clásicos de siempre como “Chico Granada”, “Joder”  y “Sacate la mierda” hicieron poguear sin descanso a sus fanáticos que deliraron sin parar, especialmente con el típico “Medley Pantera” con el que cerraron su participación en Baradero.

Y si hablamos de bandas con historia, atrás de Carajo salió Attaque 77, con 30 años de carrera en su haber cumplidos en este 2017. Con la salida muy fresquita de su nuevo EP “Triángulo de Fuerza Volumen 1”, el trío inició su año tocando en Baradero por segunda vez consecutiva. “Angeles Caídos” fue el tema que eligieron para abrir su show, y pasaron por varios de sus clásicos preferidos no sólo por sus seguidores, sino también por el público imparcial. El único tema del nuevo material que sonó fue “Como Salvajes”, uno de los más queridos por el público “attaquero”. En medio del show, el guitarrista y vocalista, Mariano Martínez, sufrió la ruptura de una de las cuerdas de su instrumento. A pesar de los intentos de su “stage” por cambiarle la guitarra, el frontman continuó con la interpretación de “América” sin una cuerda e improvisó junto con sus compañeros el estribillo de “Mucho por hacer” de Riff, para luego terminar de cerrar el tema que estaban interpretando. Con “Beatle”, Attaque anticipó el cierre que fue a todo trapo con el himno de la banda: “Donde las águilas se atreven”, cantado por Mariano, y también por los seguidores, que poguearon y saltaron desde el primer minuto hasta el final.

Antes de que llegara Kapanga, su cantante Martín “El Mono” Favio salió a escena con su amigo Francisco Chevez, músico y compositor rosarino. Ante las miradas extrañadas de los presentes, el líder de Kapanga contó que iban a cantar un tema de “Panchito” (como le dicen sus amigos y los que lo conocen) en el que él había sido invitado. Juntos ejecutaron “Camino”, y el final fue una ovación inmensa para el nacido en Rosario, ejemplo de lucha para muchos ya que pese a haber nacido sin extremidades, nunca dejó de luchar, terminó sus estudios, y disfruta de la música como pocos.
Con la emoción a flor de piel por el momento vivido, Kapanga salió al escenario a seguir con la presentación de “Motormúsica”, su último disco que salió a la luz en 2015. Con una multitud alocada por la presencia del “Mono” y los suyos, sonaron los temas de este último trabajo: “No me sueltes”, “Motormúsica” y “Mis Amigos”, este último grabado junto a Los Auténticos Decadentes, en el formato estudio. Con los clásicos a los que nos tienen habituados, los Kapanga elevaron una fiesta de alto vuelo, con chistes en todo momento y la buena onda de siempre. También hubo lugar para los clásicos como “Bisabuelo”, “La Taberna” y “En el camino”.
Antes del final, y con la interpretación de “El universal” todavía flotando en el aire, “El mono” se tomó un tiempo para recordar a las víctimas de los accidentes de tránsito por conducir bajo efectos del alcohol, y enseguida advirtió a los presentes que había muchos “boludos” en la zona robando las pertenencias de aquellos que habían asistido a disfrutar de la velada rockera. “Vayan a robarle a los que están arriba, que nos roban el futuro”, dijo Favio, ante la ovación de la gente. El final con “El mono relojero”, marcó picos inalcanzables de agite y pogo, para cerrar la noche kapanguera a todo trapo.

Para el final, La 25 saltó al escenario tras media hora de preparación y provocó la exaltación de la innumerable cantidad de fanáticos suyos que llenaron el anfiteatro. Con los clásicos de siempre, y presagiando un 2017 de gran magnitud. Con 12 discos en su haber, 3 en vivo, los oriundos de Quilmes hicieron delirar a su audiencia durante todo el show, demostrando que no es casualidad que por segunda vez consecutiva tienen el honor de cerrar una de las jornadas del Rock en Baradero.

Con varias cosas para revisar y mejorar para el próximo año, y muchas cosas para mantener, el Día 1 del Baradero finalizó dándole lugar a lo que sería el resto del festival el Sábado 4 y el Domingo 5, con bandas como Las Pelotas, Nonpalidece, No Te Va Gustar, Guasones y Cielo Razzo entre otras tantas. Salud al ya reconocido clásico del verano, y ojalá que sigan avanzando.

 

 

Nota del cronista:
Hablando en primera persona quiero dejar en claro que tanto yo, Alejandro Jerez, como mi compañero fotógrafo, Gustavo Pacheco, estamos muy contentos y orgullosos de haber podido participar de un festival como el Rock en Baradero, de poder haber ido a cubrir y de poder haber traído esta crónica con sus consiguiente fotos para que las disfruten todos ustedes.

Sin embargo, no quiero dejar de mencionar un par de cosas que nos dieron bastante malestar. Primero fue el problema con las acreditaciones: mi compañero debía tener, como la mayoría de los fotógrafos, su pulsera para tener un lugar en el vallado, sin embargo, tanto él como muchos otros, se quedaron sin lugar en la valla, y de no haber sido por Nadya Cabrera, habrían tenido que sacar fotos desde el público, lo cual no era correcto. Como tampoco fue correcto que muchos colegas cronistas tuvieran su privilegiado lugar de acceso a prensa, mientras que otra gran cantidad de cronistas entre los que me encontraba incluido, tuvimos que cubrir el festival desde donde pudimos, sin las comodidades que muchos otros recibieron.

Para finalizar, otra cosa que nos molestó bastante fue el tema de la inseguridad. El año pasado tuve la posibilidad de ir a Baradero y también hubo muchos robos. Esperaba que este año se mejorara ese punto, pero no fue así. Durante los shows de Attaque 77 y Kapanga principalmente, varios rateros, pungas, ladrones, o como quieran llamarlos, se encargaron de arruinarles la diversión a muchos que habían ido a Baradero a pasar un rato agradable, entre ellos a mí.

Ojalá se mejoren estos puntos que remarco, porque sinceramente el festival es muy atractivo, la ciudad es hermosa y es un punto turístico ideal para visitar. Espero de mi parte, que los encargados del mismo tomen conciencia y hagan las cosas de la mejor manera para que todos trabajemos y disfrutemos del próximo Rock en Baradero.

¡Muchas gracias!

Crónica: Alejandro Jerez
Fotos: Gustavo Pacheco

Comentarios