Parteplaneta @ Centro Cultural Kirchner | 20.07.17

Tomar distancia para ver crecer

Antes de un parate por tiempo indefinido, Parteplaneta se presentó en La Cúpula del Centro Cultural Kirchner el pasado 20 de julio para un último encuentro intimista con su público.

Diferentes sensaciones estuvieron presentes aquella noche de jueves. Por un lado, la alegría de poder disfrutar a una banda como Parteplaneta en un lugar de gran magnitud estructural como lo es La Cúpula del CCK; y por otro, el desconsuelo de saber que esa sería la última fecha de la banda por un tiempo indefinido. Detrás de estas emociones antagónicas, caben los recuerdos y los logros que ha cosechado Parteplaneta en estos años, desde sus tres discos que fueron aumentando en calidad sonora con el correr de los años, hasta los numerosos recintos donde la banda estuvo presente. Por ello, el show que el grupo brindó en el CCK funcionó como una remembranza de todos esos años.

Con una puntualidad intachable y en plena oscuridad, la banda salió hacia el escenario. La introducción de batería por parte de Manuel Cena, dio pie al primer tema de la noche: “Expandir La Voz”. La pantalla situada detrás del proscenio mostraba imágenes abstractas e intermitentes que acompañaron la fuerza del grupo. A continuación, con una parte del público sentado y expectante, prosiguieron “El Futuro Es Hoy”, “Canto Terrenal” y “Extremo Salvaje” conservando el vigor con el que Parteplaneta inició el show.

“Hasta acá fue sentados, ahora parados”, expresó el cantante y guitarrista, Luciano Farelli, invitando a su público a disfrutar del show desde una perspectiva más cercana a la banda. La disposición del frontman sirvió para que los presentes pudieran dejarse llevar por la música. Tal fue el caso de “Sin Rostro”, en el cual se pudieron divisar algunos cuerpos balanceándose al compás del tema.  Enseguida, los sintetizadores tomaron protagonismo y La Cúpula se iluminó con los dulces arpegios de “Arcos”. Tras un solo enérgico, continuó la seguidilla de temas pertenecientes al último material discográfico de la banda, en una especie de subibaja de climas, con “Nudos”, “Lejos”,  “Entre Imanes” y “No Lo Sé”.

Tras haber bajado los decibeles, un nuevo arrebato de potencia se originó con “En La Luz Que Me Envuelve”, un estreno que la banda presentó en su última fecha en Beatflow, conducida por sintetizadores y por suaves punteos de guitarra. Después de un silencio de varios segundos, los tonos verdes se hicieron presentes durante “Descarrilarte”, para luego detonar en las potentes “Jinete De Nuevos Puentes” y “Desciframe”.

Luego de “Diablo”, una “joyita” del primer disco de la banda, el Tano expresó: “Feliz día del amigo a todos. A nosotros nos toca celebrarlo así, con amigos de toda la vida”. Esos dichos funcionaron como presagios de lo que sería el inesperado pero inevitable final de la fecha. “¡Hasta siempre!”, esbozó el cantante a segundos de finalizar con “Vendrá” para después, dar el cierre definitivo con “El Nuevo Proceso”. Al culminar, los cuatro músicos se desprendieron de sus instrumentos para reencontrarse con un cálido abrazo en el centro del escenario y así, dar una reverencia final frente a su público.

Al iluminarse nuevamente La Cúpula, los presentes se fueron retirando del recinto con ciertas inquietudes, pero con la certeza de que hay que “tomar distancia para ver crecer”.

 

Crónica: Belén Rossi
Fotos: Claudio Esquivel

Comentarios