Ñoqui @ El Emergente Almagro | 23.09.16

noqui
Luego de su paso por la semifinal de una batalla de bandas en el Hard Rock Café, el recién nacido cuarteto de rock palpitaba su séptima presentación en vivo desde su debut. La misma se llevaría a cabo en El Emergente de Almagro, en un “Festival de Rock Alternativo” donde también participarían las bandas Pirobo y Viejas Costumbres.

La fresca noche del viernes encontraba a Ñoqui con ansias de pisar un nuevo escenario. A través de las redes sociales se había convocado a la audiencia a concurrir al local situado en Francisco Acuña de Figueroa 1030 a partir de la medianoche. Desafortunadamente, el show se vio demorado por cuestiones ajenas a las bandas y, en consecuencia, Ñoqui terminó pagando los platos rotos, debiendo dar inicio al evento casi una hora más tarde de lo planeado y acortando la lista de once a siete canciones.

El inconveniente no afectó a la performance de la banda más allá de la reducción de su tiempo para llevarla a cabo. Aparecieron en el escenario pisando fuerte con “Cabeza”, bien afilados por su presentación anterior; siendo sucedida por “Marea” y “A tus pies”. El sonido de la banda se caracteriza por ser alternativo, power por momentos y variando en sus influencias. Por momentos, se asemejan tanto a Foo Fighters como a Paramore.

Las guitarras distorsionadas de Lulú Hojman y Milo Barceló saben ser protagonistas a través de riffs, punteos y solos que dan algo más que ganas de mover los pies o la cabeza. Tal es el caso de “Ascensor” y de “En el lago”, donde se mimetizan de forma excepcional a las bases de Nahuel Perillo en batería y Rocío Pelaez en bajo.

La noche guardaba una sorpresa, Alan Daniels, baterista de Smilodon y vocalista de Malas Semillas, fue invitado a cantar una reversión de “Bridge Burning” de Foo Fighters ejecutada por Ñoqui a modo de cover. Fue uno de los momentos más álgidos de la noche, junto con el inminente final.

La lista concluía en el hit de la banda, recientemente grabado como Live Session, Analízame”. Esta inicia en un punteo de guitarra limpio y calmo, hasta que la base se pone más pesada y cae en un riff distorsionado, donde lo último que genera es ganas de quedarse quieto. “Caes al suelo y no entendés que hay mil maneras de crecer.” Los versos salen de la garganta de Rocío como flechas que atraviesan a quienes los escuchan, buscando la reacción del espectador.

Siendo que sólo cuentan con siete fechas en su haber, no cabe duda alguna de que Ñoqui es una banda emergente prometedora, a la que será mejor no perderle el rastro.

Crónica: Maite Belén Córdova.

Comentarios