Ñoqui + Malas Semillas + Madeleine @ El Emergente Abasto | 11.03.17

Ñoqui como plato principal
en el Emergente Abasto

El pasado sábado 11 de marzo, el cuarteto de rock Ñoqui recibió el año 2017 junto a Malas Semillas y Madeleine en el Emergente Abasto, contabilizándose esta como su décima presentación en vivo.

Cerca de las 23:30hs, y pasada la presentación de las dos bandas antecesoras, Ñoqui encaró el escenario con una lista tan breve como contundente. La apertura del show fue dada por “Ascensor”, cuyo estribillo fue coreado por la audiencia. Posteriormente, la frontwoman Rocío Pelaez, agradeció a las demás bandas por acompañarlos en la fecha.

“No está el mundo a tus pies.” Los versos de Rochi bofetean al espectador con su sobredosis de realidad, para que luego, “En el lago” calmara las aguas.

Previos a tocar “Tuvision”, Milo rotó el lugar con Rochi, quién le cedió la voz principal al guitarrista. Este explicó que la canción habla sobre cómo puede afectarte y abrir tu mente la visión de algunas personas sobre el mundo. La audiencia coreaba “Vamos Ñoqui! Vamos Ñoqui!”, yeite del que se han apropiado.

“Vamos con un tema que todavía está en proceso de transformación.” “Hoy” comienza como una balada, donde Rocío abre la canción cantando y apoyándose en las líneas de su bajo. Nahuel Perillo la acompaña en batería mientras Lulú puntea un tenue riff en guitarra. Finalmente toda la banda se suma dándole cuerpo de power ballad a la canción.

“Cabeza” habla de tener los ideales como estandarte pese a la complicada situación social que atraviesa el país y lograr encontrarse a uno mismo en ella. El riff bien rockero acarreó pogo entre los más fanáticos, para luego culminar en el clímax, “Analizame”. En este último tema, Lulú Hojman se destacó por desentramar un solo de guitarra alucinante.

A pesar de ser una banda joven, ya cuentan con un pequeño grupo de seguidores que les hacen el aguante en cada show. En esta oportunidad, su público se destacó por ser tan partícipe en la performance como la banda, cantando y saltando cuando era requerido, generando así un clima cargado de feedback.

Crónica: Maite Córdova
Fotos: Javier Abbas

Comentarios