Los Devas + Hijos Amigos @ Emergente Almagro | 07.04.17

El verano se va yendo de a poco y deja algunos rastros, como esta noche de principios de abril que invita a salir sin abrigarse demasiado. En ese contexto lo que más calienta esta noche son las válvulas de una fecha stoner, una vez más en Buenos Aires, y esta vez en el Emergente Bar, versión almagro.

Este género que no es nuevo pero se expande ya desde hace varios años en la ciudad muestra distintos exponentes y hoy vengo a ver a dos de ellos. Los Devas, presentando un EP llamado “Invisibles” y como invitados el cuarteto Hijos Amigos.

La cita es relativamente temprano, así que la espera se presta para entretener el paladar con alguna comida al paso y algo fresco. Cuando está todo listo, abren el escenario los Hijos Amigos.

Este grupo de formación clásica (guitarra, bajo, teclado y batería) presenta algunas ideas muy interesantes, fluctuando en la sonoridad propia del género y momentos climáticos algo más psicodélicos. Combinan algunos riffs potentes con armonías circulares que se repiten como intentado entrar en trance para romper con cortes algunas veces elaborados o simplemente un separador hecho por la batería y un cambio de tempo.

La propuesta de Hijos Amigos es enteramente instrumental y luego de unos cuantos temas que viajan por esos lugares mencionados se cumplen los cuarenta minutos estipulados para el set. El sonido a válvula ya está instalado en el ambiente.

Es el turno de Los Devas, este trío formado en el año 2003, de música stoner o como les gusta autoproclamarse: trío valvular.

La música de Los Devas está marcada por los riffs de guitarra muffeada más que distorsionada, como es costumbre y rasgo característico del stoner. Ese sonido lleno, sucio y a la vez definido. Una sonoridad traída del rock de los 70’ con la vuelta de rosca de la técnica actual, sobre todo en las grabaciones.

Mechando con temas de sus producciones anteriores, Vulkania y Experimental, se presenta este nuevo Ep, Invisibles, que sigue la línea en la estilística de los anteriores aunque de cuatro temas que contiene, dos de ellos son cantados, lo cual marca una diferencia con el disco anterior el cual era primordialmente instrumental.

Los elementos que los Devas proponen para captar la atención del oyente son una vez más variados, es decir la lógica del estilo no se cierra en la melodía acompañada, sino que por momentos el elemento en relieve puede ser la masa íntegra del trío tocando un idea musical que puede ser un riff o una secuencia de acordes con una rítmica bien característica.

Algo que me parece importante rescatar, que no tiene que ver con el show pero sí con la banda, es que la ficha técnica marca que el EP fue grabado en “Los Devas studio” y la verdad es que suena con una potencia y calidad para resaltar.

Luego de un show bien completo, con presentación de nuevo material incluido, las válvulas quedan calientes como con ganas de más, y la gente satisfecha de música, poder y volumen.

 

Crónica: Fede Iguera

Comentarios