Huevo @ Ciudad Cultural Konex | 08.04.16

huevokonex

Fuimos invitados a un festejo muy esperado y el menú, a priori, prometía. La carta mostraba estilos muy variados y nosotros fuimos con la servilleta al cuello y el cuchillo entre los dientes para degustarla con mucho placer.

Minutos antes de las 22 arrancó el “servicio” con el show de Nidos, quienes se encuentran en plena presentación de su disco Un Avión Para Cruzar La Puerta, editado en 2015.
Al ser un set corto, los temas se sucedían uno tras otro sin muchos preámbulos, aún así era destacable la prolijidad de la banda, quien ya en la tercer canción de dicho setlist presentó un nuevo track llamado “Arriesgar”.
Luego de la calma que suele acompañar la novedad musical, llegó el turno de reencender al público con “Lobo” donde los seguidores del quinteto bonaerense, formado en 2013, se hicieron eco armando pogo y saltando, en lo que fue el punto más alto del show.
Seguido a eso, y empezando a despedirse, sonó el tema que da nombre al disco, cerrando con “Donde Estan los Muertos”, el cual posee ciertas reminiscencias a The Smiths. Luego de 35 minutos y dentro de un manto de aplausos, la banda se bajó del escenario.

Transcurrido un lapso no muy largo, llegaba el turno de la “entrada”, la cual estuvo a cargo de Bigger, una de las bandas con mayor crecimiento de los últimos años. Para demostrar toda su fuerza, empezaban con dos temas de Contraviento, su último trabajo, de la mano de “El Juego” y “Vuelo En La Imaginación”. Exhibiendo su versatilidad, bajaron la furia con la balada “De Sol A Sol” y volvieron a subir las revoluciones interpretando “Preso”, con la cual intentaban enganchar a un público que escuchaba con atención y respeto, pero que interactuaba poco. El agradecimiento a Huevo por la invitación a tocar en el evento fue la antesala para “romper todo” con “Mi Devolución”, donde la gente no pudo evitar acompañarlos con el típico movimiento de cabezas. Tras interpretar “Fuegos cruzados”, Luciano “El Negro” Villacé (guitarra y voz líder) invita a Niceto, donde se presentarán el próximo 17 de Junio para celebrar sus 10 años de banda. Ya llegaba el momento de despedirse, y las canciones elegidas para eso fueron “Tan Lejanos” y “Big Bang”, de su último disco, y “Humano” tema que da nombre a su anterior trabajo, el cual dejó la energía justa y necesaria para el show que todos los presentes fueron a ver.

Antes que las agujas del reloj marcaran el comienzo del nuevo día, la mesa ya estaba servida y se hizo presente el plato principal: Huevo.
Con un Konex donde literalmente no entraba un alfiler, Julián Baglietto y sus muchachos empezaron a desplegar toda su magia. El público acompañó desde el minuto cero, y ya en el segundo tema le hacían caso al cantante, el cual pidió que pongan manos en el aire, sumándole el pogo a mitad del mismo, y explotando de euforia con el solo de batería, a cargo de Tomás Sainz. Agradeciendo a los espectadores por tamaña demostración de aguante, hace a éstos comenzar el clásico “¡Olé, olé, olé, Huevo, Huevo!”.
Llegaba el momento de bajar un poco los decibeles y los temas elegidos para eso fueron “Tonta Luz” (Cover de Spinetta), “Refugio” (uno de los temas nuevos de la banda) y “Mi Bolso”; en este último la multitud aprovechó para hacerle los coros.
Pasados los temas más apacibles, el pogo volvió  a decir presente con “Tita & Roger”, donde también apareció el estruendo de aplausos tras el solo de viola de Sebastián Lans. Era el turno de estrenar una canción surgida de un viaje a Viedma realizado por la banda, llamada “Carmen De Pantalones”, que formará parte del próximo disco, a publicarse este año. La ciclotimia musical hizo pasar a los presentes por diferentes estadíos, de crudeza con el cover de Fito Páez “Ciudad De Pobres Corazones”, de dulzura con “Yo Le Vi”, de éxtasis con “El Que Busca Encuentra” (que hizo reaparecer el pogo), dando paso a la calma con “Las Mil Diabluras”, tema que da nombre a su, por ahora, único disco.
La lista estaba por llegar a su fin, pero todavía faltaba un condimento, como lo fue la aparición sobre el escenario de 3 vientos, que acompañaron al tema que servía de título del festejo, “Saltar Y Esquivar” y también en la interpretación de “Cable”, donde la gente no podía evitar mostrarse fascinada por lo que pasaba allí arriba.
El postre, con frutilla incluída, vino de la mano de la presentación de músicos y staff con rimas improvisadas en ritmo de hip-hop por parte del carismático frontman. El par de temas elegidos para cerrar el banquete fueron  “Don Horacio” para calmar a todos antes del huracán que fue sin dudas “Un Día En Serrano”, el cual dejó a la gente con ganas de repetir.
La conclusión es que fuimos con hambre de música y las tres bandas saciaron con creces nuestras expectativas. Púdrete Flanders o Bon Apetit, ambas me gustan.

Crónica: Diego Ramírez.

Comentarios