“Halo” de Juana Molina – Reseña

Es difícil hacer una crítica que no sea pura y exclusivamente halagadora cuando se trata de un CD de Juana Molina. Quizás sea porque ella es una perfeccionista, o porque con cada uno de ellos nos regala, prolijamente guardados dentro de una caja para tés, sus tripas y su corazón.

“Halo” sigue la línea de todos sus discos. Es el sonido de Juana, loopeando continuamente hasta buscarle otro sentido a los sonidos. Es ahondar en detalles que abren puertas a otras dimensiones. O mejor dicho: es el buen uso de sintetizadores, macs, editores de sonido y Odín Schwartz. Todos unidos y más que organizados en una búsqueda con pausas pero sin tregua por un sonido auténtico y aún más libre. Porque eso es “Halo”: todavía más.

Si bien ahora todo es ‘synth pop’, cuando alguien lo hace desde hace tanto y tan bien, lo que se busca es otra cosa: ir más allá. Jugar con la composición, tomándola como un juego serio. Bucear dentro de cada sonido, nota o instrumento hasta descubrir su complementario perfecto y para nada obvio. Y luego descubrir que quizás todos los sonidos están unidos por un hilo invisible, formando un tejido que en este satisfactorio caso, nos deja cálidamente atrapados.

“Paraguaya” es el corte de difusión y nos habla -pero muy poco- del amor en tiempos de histeria, con sonidos melancólicos de los ’20 e imágenes de rituales con brujas y esoterismo a pleno. “Sin dones” es un trance: la voz se caracteriza por ser un instrumento más, y la percusión y los coros crean una dupla rítmica con la que es imposible no moverse. “Lentísimo” es mi preferido y el que define el alma del disco: extender los límites del tiempo, la abstracción, la pureza del sonido y la experimentación hasta lograr algo que, cuando deja de sonar, todavía esta vibrando. “In the Lassa” y “Cosoco” son otros de los -llamados- ‘bailables’, con una onda “Bajo Del Mar” jazzera el primero y una hermosa palabra inventada el segundo. Muy ella. “Cálculos Y Oráculos” podría ser la banda sonora de cualquier película indie. Con más letra de lo que ella acostumbra, te sumerge en un mar con ballenas y está tan bueno que te querés quedar ahí, flotando. “Los Pies Helados” y “Cara De Espejo” se agrupan con los bailables, sumando sonidos que nunca antes habíamos escuchado, comprobando que Juana jamás se repite. “A00 B01” y “Andó” son un delirio rarísimo. Un sonido tecno crudo, notas e intensidades que varían cíclicamente y no tan cíclicamente, y la sensación de estar escuchando el funcionamiento de una máquina. Un flash. “Estalactitas” es jazz acompañado del sonido de un Hammond, teniendo como resultado un ritmo sarpado en progresivo.  Y terminamos con “Al Oeste”, un muy buen cierre para este LP: minimalismo, calidad, variedad de climas y sonidos iluminados con la calidez del sol.

Eso es “Halo”. Una Juana que cada vez se acerca más a ‘hacer canciones sin letra’ y sentirse realmente libre, perdida en su sonido propio, absolutamente único.

Tracklist:
1. Paraguaya
2. Sin Dones
3. Lentísimo
4. In The Lassa
5. Cosoco
6. Cálculos Y Oráculos
7. Los Pies Helados
8. A00 B01
9. Cara De Espejo
10. Andó
11. Estalacticas
12. Al Oeste

 

Por: Agostina Demark

Comentarios