Festival “A Cielo Abierto En El Abasto” @ C. C. Konex | 28.01.17

Un festival para todos los gustos

En el marco de la realización del festival “A Cielo Abierto”, el Ciudad Cultural Konex brindó una tarde de puro rock y alegría, el pásado sábado 28 de Enero. Las bandas que se presentaron fueron Rivales, Cruzando El Charco, La Perra Que Los Parió y Cielo Razzo. Propuestas diferentes, estilos distintos, pero mucha buena música para escuchar y una gran respuesta de mas de cientos fanáticos que se acercaron a disfrutar de la jornada.

El sábado 28 de Enero, Ciudad Cultural Konex fue el epicentro de un festival increíble, por la duración del mismo y por el nivel de bandas presentes en el escenario. La cita se inició temprano, cuando las puertas se abrieron alrededor de las cuatro de la tarde, con la presencia de innumerables medios de prensa y de los primeros asistentes al show. Algunos con remeras relacionadas a las primeras bandas, otros, con curiosidad de ver que se escucharía en el Konex desde las primeras horas.

A falta de 15 minutos para las 17 hs., todo dio comienzo con la salida al escenario de la primer banda de la jornada: Rivales. Con una intro muy movida, los músicos le dieron lugar a Jorge “Jorgito” Duke, locutor, quien se encargó de presentarlos y, enseguida le dio lugar a Enrique “Quique”  Constant, cantante y guitarrista, para que iniciara el show. Con una impronta candombera y un sonido muy peculiar, basándose en fusiones de estilos, como reggae, punk y rock clásico, los provenientes de La Plata comenzaron a calentar la tarde con “Todo lo que quiero”, uno de los anticipos de su nuevo disco que esperan salga a principios de Abril.

“Gracias a todos, somos Rivales, de La Plata”, agradeció “Quique”, antes de que la fiesta continúe con “Activar”, y “Es Tarde” (Otro inédito). De a poco, los presentes comenzaban a acercarse al escenario, pese al sol que amenazaba con quemar a algunas cabezas, y empezaron a verse los primeros bailes y aplausos de la tarde. “No te preocupes tanto por tu peinado, preocupate un poco más por lo que hay dentro de tu cabeza”, fue una de las frases más reseonantes de “No te preocupes”, uno de los temas del primer disco de “Rivales”, editado en 2014. Cerrando la lista a pura alegría y con ese ritmo platense tan peculiar, la banda se despidió con un bonus track de su único trabajo discográfico, llamado “Jorgito toca el cajón”, dedicado a su locutor, quien ejecutó el tema con el cajón peruano de una manera asombrosa. Los oriundos de La Plata se retiraron aplaudidos del escenario por un público que cada vez se hacía más grande.

El cielo comenzaba a tomar ese tono rojizo de los atardeceres, mientras Cruzando el Charco se aprestaba para dar su show.  Con dos discos en su haber (“Perdonar” 2012 y “Desde Adentro” 2014) y uno pronto a salir a la luz, ésta banda rioplatense mostró rápidamente sus cartas con el primer tema: “Piel de cocodrilo”. Con “La tercera en discordia”, los fanáticos comenzaron a acercarse y a cantar a viva voz los temas, a lo que el cantante, Francisco Lago, dijo al terminar el tema: “ Nosotros somos Cruzando el Charco, estamos por tocar unas canciones nuevas si se quieren acercar”. Con un particular estilo, similar a lo que se escuchaba en los comienzos de Los Fabulosos Cadillacs o Los Auténticos Decadentes, pero con impronta propia y una fusión de sonidos y estilos deliciosa, la banda continuó regalando canciones alegres, ideales y acordes a la placentera tarde que se vivía en el barrio de Once. “Un aplauso para Rivales, que prácticamente ensayamos en su casa” dijo entre risas Lago, en alusión a la banda que había tocado anteriormente, y poniendole un poco de seriedad a la situación, anunció la salida del nuevo disco de Cruzando el Charco, a presentarse el 8 de Abril en el Micro Estadio Atenas de La Plata (Avenida 13, entre 58 y 59).  A propósito del asunto, enseguida sonó “Sobra en la esquina”, el primer inédito de la jornada, perteneciente a ese futuro trabajo discográfico. Despúes de una cumbia rockera que dejó a propios y a extraños bailando sin parar, llegó el turno del segundo tema nuevo de la tarde: “Terminales”, un tema con un dejo de melancolía y tristeza, algo diferente a lo que se venía escuchando hasta el momento. Cerrando una lista de 12 temas con “Adonde Están”, uno de los clásicos de su último disco, los Cruzando el Charco se fueron felices dejando la pista caliente y lista para el tramo final del festival.

Con más de 15 años de trayectoria, 6 discos y muchos caminos transitados en su haber, La Perra que los Parió arribó al escenario del Konex para sumarse a la fiesta. Con Nahuel “El viejo” Amarilla a la cabeza, y una gran cantidad de público que se agolpó más cerca del escenario, la historia comenzó con “Ni Tan Tarde”, tema de su anteúltimo disco que lleva el mismo nombre. Con su estilo clásico, bien “rockanrolero”, “La Perra”  mostró sus múltiples matices, denotados en sus letras. Por un lado, algunas letras van dedicadas a los sueños y la esperanza, como “Esa gente”, pero también la banda cuenta con ese lado contestatario, lleno de enojo y bronca demostrados en cada verso, como lo que se vivió durante la interpretación de “Colorado el siete”, dedicado para algún medio enemistado con la banda.

Con un ritmo arrasador, hubo un tiempo para frenar las cosas. Por eso, fue que tras el quinto tema de la lista (“Ficciones”), Amarilla se tomó un descanso para dejarle una linda frase para los presentes: “Dicen, que no hay poder más fuerte que el amor. Se viene un gran año 2017”.

La fiesta continuó y fue destacable y para aplaudir a rabiar el incansable “agite” del público de “La Perra”. Saltando en todo momento, cantando, aplaudiendo, y realizando un show a puro color de globos y espuma cerca del final del show, los fanáticos dieron un espectáculo aparte al que ya se vivía en el escenario. De la mano, banda y público, brindaban una demostración digna de ver y escuchar.

Sobre el final, “El viejo” anunció un próximo show el 29 de Abril en Auditorio Sur, de Temperley, noticia festejada en gran manera por los seguidores de “La Perra”. Y para el final quedaron “Ni tan pronto” y “Viajero”, un cierre mágico para una actuación concisa y precisa de los oriundos de La Boca.

Ya la tarde era pasado, y la noche anunciaba su llegada, al igual la gente de Cielo Razzo, que pisaron el escenario del Konex pasadas las ocho de la noche. Felices por su primera presentación en el Konex, los rosarinos iniciaron la velada a pura explosión con “Galope” y “Quien baja la pala”.

Ya no cabía un alfiler en las instalaciones del Konex, y la gente seguía llegando. Con mucha emoción y energía, Cielo Razzo recorrió gran parte de su carrera con los temas que siguieron, con picos altos de exaltación y agite, tras la ejecución de “Luminoso” y “Luna”, dos de las canciones mas populares y reconocidos de la banda.

“Este tema no es nuestro, algunos lo conocen otros no, les pido perdón…” se sinceró Pablo Pino, cantante de la banda, y contó una historia de vida y emoción, sumada al agradecimiento por tener de vuelta en la banda a Marcelo Vizarri (tecladista), quien había sufrido severos ataques de pánico un tiempo atrás. Con éste prólogo sonó “Inundación”, un tema inédito de la banda que pocas veces tuvo su lugar en vivo.

“Salud, va a ser ‘heavy metal’ pero un buen año para todos” auguró Pino con cierto dejo de realismo. Con una lista llena de variaciones y temas de todos los discos, Cielo Razzo cerró con “Perros”, “Puta” , “Alma en tregua” y “Que se yo”, dejando a los fanáticos saltando y pogueando sin parar. Para que la gente no se exacerbara, el frontman aclaró: “Ahora venimos, vamos todos al baño que estamos descompuestos y venimos, gracias”, provocando risas y aplausos en todos los presentes, mientras los músicos se retiraban del escenario. Cumpliendo con su promesa, volvieron para un mini set de cuatro temas que culminó a pleno con “Ventana”.

Tras casi 6 horas de rock, los Cielo Razzo se despidieron y dieron por finalizada la jornada del Festival Cielo Abierto en el Konex. Con una propuesta interesante, y 4 bandas totalmente diferentes en cuanto a búsquedas y propuestas, la gente se retiró del establecimiento con los oídos llenos de canciones y melodías,  y el corazón pleno de buenas vibras y las mejores ondas para encarar el año que se viene de la mejor manera. ¿Qué deparará el 2017? Nadie sabe, lo que es seguro que buena música no va a faltar.

 

Crónica y fotos: Alejandro Jerez

Comentarios