Eruca Sativa @ Vorterix Rosario | 18.03.17

El huracán “Eruca” presentó “Barro y Fauna” en Rosario y no dejó nada en pie

La gira de presentación de Barro y Fauna y aspira a no tener precedentes. Luego de la primer parada en Córdoba, el power trío que conforman Lula Bertoldi, Brenda Martin y Gabriel Pedernera, arribó a Rosario para seguir presentando su nuevo material.
En un Teatro Vorterix repleto, los seguidores se deleitaron con las nuevas composiciones y los clásicos de siempre en una noche que quedará en la retina de todos los presentes para siempre.

 

 

Después de tantos meses de amagar, de esperar, y de aguantar, finalmente volvió Eruca Sativa a los escenarios. Desde la últimas dos presentaciones allá por Noviembre (presentación de Barro y Fauna en formato digital. Auditorio Oeste, Haedo) y Diciembre de 2016 (Electro acústico. Teatro Gran Rivadavia, Flores), la banda había decidido dejar los escenarios hasta que se decidiera la gira presentación del disco. Pasaron entrevistas en  radio, televisión y gráfica, pasó la grabación, edición y salida del videoclip de “Armas Gemelas”, tercer track del nuevo material, y finalmente, llegaron las fechas.
Tras la primera parada en la “Plaza de la Música”, en Córdoba, Eruca puso quinta y arribó a Rosario para darle continuidad a ese primer show del año, que había tenido excelentes repercusiones. Pasadas las 21 horas, las instalaciones del Teatro Vorterix rosarino ya se encontraban abarrotadas de fanáticos del power trío que esperaban ansiosos la llegada de Barro y Fauna a los shows en vivo.

Minutos después de las 22, las luces bajaron y el telón se corrió para darle paso a Eruca Sativa, ante la algarabía y el clamor de los seguidores. “Este sol… despertó, este sol… despertó” canturreó inicialmente “Lula” Bertoldi acompañada por una base suave en guitarra y bajo, y a la vez potente, esto último gracias al accionar en el fondo del baterista Gabriel Pedernera, combinando golpes diferentes entre los toms y el redoblante. El momento final del tema que da inicio a Barro y Fauna, generó el primer gran pogo de la noche, cuya energía inusitada hizo suponer que muchos de los presentes estaban esperando con muchas ansias el momento que estaban viviendo. “Abrepuertas” y “Armas Gemelas” alargaron el agite, y se presentaron juntas al igual que en el formato digital, y fueron recibidas con la misma efusividad de siempre, desde que salieron a la luz el 5 de Noviembre en Museum, Capital Federal.
Hasta el momento todo hacía presagiar que el disco se iba a tocar de corrido en primera instancia, para después darle lugar a los clásicos habituales. Sin embargo, Eruca sorprendió con el repertorio y la canción elegida para continuar fue “Para Nadie”, una de las más “viejitas” si se quiere, y también una que hace rato no tenía lugar en las listas en vivo. La sorpresa y la emoción de los fanáticos se hizo notar, y fue en aumento cuando a continuación y sin mediar muchas palabras, continuaron los clásicos de la mano de “Para que sigamos siendo” y “La Carne”.

Los gritos de guerra resonaban en el final de cada canción. El ya clásico “Eruuuuuca, eruuuuca” no se hacía rogar, sin embargo, las voces fueron acalladas momentáneamente con la llegada de otra gran sorpresa que el power trío tenía bajo la manga. Con la presencia de Juan Pablo Ruffino en segundo bajo y Nicolás Sorín en teclados, Eruca interpretó “Sin la red”, uno de los temas más bellos del nuevo disco. Párrafo aparte para la performance de Brenda Martin en ésta canción, que se vio resaltada gracias un gran solo de bajo en el instrumental, que desató la ovación de todos los presentes. Tras la presentación de los invitados, llegaron las primeras palabras al público, mediante el saludo de Lula: “¡¡Buenas noches, Rosario!!”.

Cuando todo parecía aplacarse, el grito de Bertoldi avivó a la masa: “¡Dale Rosario!”, y llegó el turno de “Paraíso en Retro”, para que se volviera a descontrolar la historia. Terminado el tema y con el agite llegando a su punto límite, Lula le puso un poco de calma a la noche y se dirigió al público con palabras de agradecimiento y emoción: “Es una felicidad enorme estar acá en Rosario. Gracias por tanto cariño, por el cariño con el que reciben Barro y Fauna”, exclamó la cantante ante el aplauso de todos los presentes.

El momento de saltar y bailar, llegó con el pegadizo “Japón”, con su ritmo no tan intenso pero incesante y potente a la vez. Un solo de Lula en el medio, le puso más pimienta a la canción y arrancó otra ola de ovaciones de parte del público.
El “set emotivo” tuvo su lugar, como en cada recital de Eruca, y en éste caso lo hizo con cuatro canciones. “Justo al Partir” fue la primera y dejó denotar mucha gente con lágrimas en los ojos y abrazos por doquier entre amigos y colegas. La frase final: “Felicidad no es premio, es consecuencia de vivir” dio lugar a los aplausos y a que  la expresión en los rostros de los presentes vuelvan a ser de alegría . Enseguida, le siguieron “Pulso”, otra vez con la presencia de Sorín, y “Somos Polvo”, con Lula en guitarra acústica, Gabriel calzándose la viola de su compañera y Brenda dejando el  bajo para aportar sonidos mediante un pad electrónico. “Amor Ausente” fue el punto final a la sección emotiva, con la banda y el público hermanados en un solo canto y en la misma emoción. Antes de continuar, llegó el momento del festejo. Ya entrando en el domingo 19, Lula salió del escenario y apareció enseguida con una torta y todos cantaron el feliz cumpleaños para Gabriel, quien recibió con emoción el saludo de sus compañeras y del público.

Para volver a calentar la pista, Eruca largó “Nada Salvaje”, para desatar otro de los momentos de mayor agite en el Teatro, y sin mediar palabras, continuaron con lo que sería el set final de la noche. Pegadito, llegó “Fuera o más allá”, con los gritos de Lula haciendo retumbar las paredes del Vorterix rosarino, y enseguida fue el turno del descontrol a cargo de “Queloquepasa”.
Otra de las canciones de Barro y Fauna más ponderadas por propios y extraños tuvo lugar en ese final furioso. Comprometido con la escena social y criticando quizás la influencia negativa de los medios de información en la gente, “Tarará” tuvo su estreno en vivo, con los tres músicos luciéndose a pleno en una andanada frenética de melodías sin control, y la gente saltando de principio a fin. “¡¡Chau Rosario, gracias!! fue el saludo de Lula, anticipando que el final estaba cada vez más cerca. “Magoo” resonó por los parlantes de Vorterix como en cada cierre de show de Eruca Sativa, con la diferencia de que ésta vez no fue el último. Ese lugar fue para “Inercia”, que fue el broche de oro definitivo de una noche fuera de serie.

Con 24 temas tocados, un contraste de matices increíbles, y una mezcla de sensaciones que perduró durante todo el show, Eruca Sativa se retiró del escenario saludando a su público y arrojando las listas del show, palillos y púas, como hacen tradicionalmente y con una sensación de felicidad plena dibujada en las sonrisas de sus rostros.
Agite y emoción, tristeza y alegría, descontrol, y paz, todo esos estados y muchos más se vivieron al mismo tiempo en una presentación inmensa del power trío oriundo de Córdoba, que dejó a los rosarinos, y a unos cuantos viajantes, con el corazón lleno de alegría… y el cuerpo lleno de dolores de pogo, por supuesto.

 

 

Crónica: Ale Jerez
Fotos: Gabriela Chocano

Comentarios