Eruca Sativa @ Paseo Costero Vicente López | 21.09.16

erucaprimaveraFoto Oficial de Eruca Sativa por Lu D’attoma

El miércoles pasado, bajo el marco de un evento organizado por la Subsecretaría General de Cultura del Municipio de San Isidro, se realizó un festival de entrada libre y gratuita con el fin de dar la bienvenida a la primavera. El mismo contó con diversas propuestas tanto musicales como gastronómicas.

Un día soleado característico de la estación que se recibía invitaba a todos a colisionar en el Paseo Costero de Alvear y El Río, en la localidad de Martínez. “Food trucks”, gente tirada el pasto en plan picnic y un escenario montado al costado del río eran algunas de las cosas que se veían al cruzar las vías del ferrocarril de la Costa.

Desde las redes sociales se había convocado a los espectadores partir las 14hs, que fue cuando iniciaba su actuación en el escenario la primera de las bandas, el quinteto Lemans. El público fue muy diverso durante toda la jornada, hubo tantas familias con niños pequeños como grupos de adolescentes del vecindario, aunque en su mayoría eran seguidores de las bandas que participaban en la fecha.

Cuando fue el turno de Sobredosis de Soda, una de las bandas tributo a Soda Stereo más emblemáticas del país, el movimiento de gente era basto. La agrupación supo interpretar las canciones de la banda homenajeada al punto de que tuvo a su público saltando todo el show.

Eruca Sativa había sido anunciada como la última de las bandas para las 18hs. Minutos antes de que se cumpliera este horario, el trío de power rock apareció pisando fuerte en el escenario con “Magoo”. Fue así como la gente se apretó contra la valla e inició una típica performance de la agrupación.

Brenda Martin puso a todos a saltar con el riff principal del bajo en “Para Que Sigamos Siendo”. La pasión y un sinfín de otras emociones brillaban en los ojos de aquellos que la cantaban a viva voz y con los brazos abiertos en su punto más álgido, dejándose traspasar por los versos que aclamaba la mayor de las Bertoldi.

“¡Buenas tardes Martínez! Es un gusto estar recibiendo con ustedes la primavera, ¡miren qué día hermoso nos tocó!” Comenzaban así, la nueva estación y el show de Eruca Sativa, de la mano de “El Genio de la Nada” y “Blanco”.

La batería de Gabriel Pedernera da inició a la base de “Paraíso en Retro”, a la cual luego se suman el riff de las cuerdas; lo que deriva en una combinación aplasta-cabezas a la que el público sólo puede reaccionar en forma de pogo.

Al descifrar las primeras tenues notas de “Antes Que Vuelva a Caer”, hubo una exclamación onomatopéyica por parte de los espectadores, a la que le prosiguieron palmas. Es una canción oscura que cuenta la historia de un asesinato pasional, donde ya no hay lugar para ambos.

Cuánto Costará” llega como una crítica y a su vez como una respuesta. “Eruca Sativa empuja mi andar. Bahía Blanca.” Aseveraba imponente una bandera sostenida por una joven subida a los hombros de algún otro seguidor.

Con el cambio estacional aflora la vida, y con “Amor Ausente” aflora la pasión. Pocas piezas de Eruca Sativa logran generar un clima tan intenso y melancólico. Primero es el bajo quien llora, en un solo tan nostálgico como expresivo, el cual se lleva los aplausos de toda la audiencia. La que luego, a su vez, se anima a acompañar mediante coros el solo de guitarra que ejecuta la frontwoman de la banda, parada al borde del escenario y dejándose llevar por el momento.

“¿Alguien acá vino a bailar?” Pregunta que presagiaba a “El Balcón”, uno de los temas más movedizos que interpretan. Durante la segunda mitad del show se dio pasó a las canciones con riffs más pesados, característicos del género que ejercen. Llegaron al hilo entonces, “Fuera o Más Allá”, “Agujas” y “Queloquepasa”; momento en el que el mosh se hizo más presente que nunca.

Se despiden hasta la próxima tirando toda la carne al asador. El trío “Desdobla” su personalidad y deja salir sin ningún tipo de filtro a su lado más violento, buscando ejercer el control de la situación. Una vez logrado su objetivo desembocan en “Nada Salvaje”, dando lugar a la olla de pogo más grande de la jornada. Finalmente, es cuando Lula Bertoldi anuncia que ya no hay más nada que se retiran envueltos en aplausos llenos de devoción.

Crónica: Maite Córdova

Comentarios