Entrevista con Sygma: “Como banda transmitimos ciertos valores, y tratamos de ser coherentes con eso”

A pocos días del lanzamiento y la presentación de su nuevo disco “La Inercia Del Presente”, el joven trío de rock progresivo oriundo de Capilla Del Señor, dialogó con Rückker sobre los comienzos de la banda, la difícil misión de embarcarse en un proyecto musical lejos de Capital Federal, y por sobre todas las cosas, todo lo que conlleva la salida del nuevo trabajo, el cual se estrenará en vivo el próximo 16 de julio en The Roxy Live.

Chicos, están a punto de presentar su segundo disco en The Roxy Live el próximo 16 de julio… ¿Con qué cosas nuevas se va a encontrar la gente con respecto al disco anterior?

Se va a encontrar otra contundencia en las canciones más a la par de la experiencia de la banda en vivo, y una energía e intencionalidad que quizás no se terminó de plasmar en el primer disco. Hubo mucho trabajo para tratar de mantener la esencia y la dinámica del primer disco, en canciones quizás un poco más compactas.

Y en cuanto a ustedes, ¿qué sienten que cambiaron de un disco al otro, en cuanto a la forma de trabajar los temas, componer, o manejarse dentro de un estudio? ¿Cómo fue la evolución interna de la banda entre ambos trabajos?

Fue enorme la evolución, el tener un primer disco detrás nos permitió anticiparnos a muchas cosas, saber resolver mejor otras y tener la entereza y la seguridad necesarias para marcar un rumbo más definido y no ceder hasta alcanzarlo. Las canciones una vez más se trabajaron completamente dentro de la sala, entre los 3, y en el estudio grabamos muy cómodos, siendo que ya es un lugar conocido para nosotros.

¿Cómo fueron los comienzos de la banda, los primeros encuentros con la música de cada uno?

Los comienzos fueron muy lentos, nos fuimos conociendo y al mismo tiempo aprendiendo cada uno en su instrumento totalmente a la par. Podría decirse que las bandas que nos impulsaron a cada uno a hacer música en un momento puntual, fueron Dream Theater en el caso de Alan, AC/DC en el caso de Alexis y Misfits en el de Octa.

Desde los comienzos, irrumpieron por concursos y premiaciones ligadas a la zona donde viven, ¿a qué piensan que se debió esa serie de reconocimientos uno tras otro?

Creemos que se debió sobre todo a la perseverancia y la seriedad con que habituamos manejarnos, sumado a que quizá nuestro estilo fue de lo más llamativo en esas distintas instancias y hubo gente que afortunadamente supo reconocerlo, somos unos agradecidos de eso.

Es sabido que en la escena del rock, y de la música en general, para tener acceso a contactos, lugares y público, es importante obtener quizás un “reconocimiento” dentro de lo que es CABA y GBA. ¿Cómo fue para ustedes asumir la responsabilidad de viajar desde Capilla Del Señor, ya sea para tocar, entrevistas, grabaciones, etc? ¿Tienen en mente una mudanza para más adelante, o se sienten cómodos como lo vienen manejando hasta ahora?

Nos hemos acostumbrado. Hay gente que la tiene todavía más complicado, estando en el interior por ejemplo. Uno se va adaptando a las circunstancias y haciendo los sacrificios necesarios, pero hasta el momento nunca sentimos necesario mudarnos ni nada por el estilo, incluso nuestra gente hace el esfuerzo de viajar a respaldarnos a diferentes fechas, lo cual nos da una confianza muy grande a la hora de tomar compromisos.

Se los apunta quizás dentro del público y los medios como una banda de “rock progresivo”. ¿Ustedes en qué se basaron para intentar buscar el sonido de Sygma? ¿Se sienten identificados con esa calificación?

Sí, nos sentimos identificados, ya que el progresivo es una de nuestras influencias más fuertes, y creemos que en cierta medida, nos da ese toque distintivo respecto a otras bandas en general, que quizás la gente no distinga que viene precisamente de ahí, pero nosotros se lo atribuimos en gran parte. El sonido se fue tornando hacia un costado más pesado, más metalero quizás. Pero nos gusta ir matizando, nuestra búsqueda está en cierto equilibrio entre la potencia y lo calmo, manteniendo mucha intencionalidad en las canciones y haciendo gran foco en el mensaje.

En su primer disco (“Hacia Un Nuevo Amanecer” – 2014), la parte compositiva toca muchos temas relacionados con la vida y la sociedad en la que vivimos actualmente, con sueños y esperanzas de mejorar, pero también desnudando los costados más oscuros de la sociedad actual. ¿Los temas del nuevo disco seguirán por la misma tónica o irán por otro lado?

De alguna manera seguimos una misma línea ya que podría decirse que como banda transmitimos ciertos valores, y tratamos de ser coherentes con eso. Puntualmente este material nuevo se contextualiza en la velocidad de los tiempos actuales, la preponderancia de las redes sociales, y en lo efímero de los hechos, pero sobre todo de los sentimientos. Tratando de hacer énfasis en saber aminorar la marcha lo suficiente para fortalecer los lazos humanos, y no perder el contacto real entre nosotros, tomarnos el tiempo necesario para disfrutar lo que uno tiene. Desde ya que también hay cierta mirada crítica social, no podemos escaparle a eso jaja.

Con respecto al show presentación del nuevo disco y sin revelar nada porque dejaría de ser sorpresa, ¿con qué tipo de performance se va a encontrar la gente? ¿Sorpresas, invitados, algo…?

Se van a encontrar con un set un poco más extenso de lo normal, lo cual nos permitirá una dinámica mayor y brindar sensaciones diferentes, así como volver a incluir algunas canciones que hace rato no ejecutamos en vivo. Desde ya que habrá sorpresas e invitados, y todo lo necesario para que sea una jornada para el recuerdo, ¡no se la pierdan!

¿Planean alguna gira para presentar el disco en el interior del país y en el Gran Buenos Aires?

Tenemos una gira planeada para lo que queda del año, que seguro haremos pública una vez pasada la presentación del disco, pero que incluirá shows tanto en Buenos Aires como en el interior.

Para ir cerrando, ¿cómo esperan que el disco le llegue a la gente? ¿Cuál es el mensaje que esperan transmitir en él?

Esperamos que sea bien recibido, que se palme la madurez que uno pretendía plasmar en él y que sentimos que en cierta manera pudimos conseguir. Ojalá sea un lugar de reflexión para aquel que lo escuche, que sirva para identificarse y, por qué no, encontrar alguna respuesta en momentos de desorientación o malestar personal.

 

Entrevista: Alejandro Jerez

Comentarios