Entrevista con Riki Musso: “Por suerte, acá el público siempre fue muy receptivo”

Riki Musso vuelve a la Argentina para presentar su Rikipedia, reversionada y agrandada en Studio by Quilmes Garage el 27 de octubre a las 21 hs. Antes, charló con nosotros en una entrevista de la que habló de su presente musical y laboral y de lo que se viene.

Riki Musso vuelve a Buenos Aires con su Rikipedia, reversionada y agrandada. ¿Cómo es eso?

Riki: Porque agregue un video nuevo, es muy fácil.

Muy fácil. Ojo, yo vi hace no mucho una entrevista que hiciste con El Bondi, y dijiste que había más cambios: agregaste más bases, videos, etc. Que viste un video de tu presentación y te aburrió.

Riki: Si, me vi cantando en el Dorian con una guitarrita y un poco más, un poco de embole. Yo soy un tipo muy aburrido, y muy aburrido de ver sobre todo. Entonces dije “voy a ponerle basesitas”. Eso me llevó algo de un mes y medio, diez horas por día, y bueno, por eso es 2.0. Agrandada por el video nuevo y corregida por las bases. Hay como una especie de prejuicio de que vos podes hacer música electrónica, pero si haces folklore o una milonga con base electrónica está mal, entonces estás enganchado con el estilo, con la tecnología y no tiene por qué. Es lo mismo que, si tenés una guitarra de tal modelo, tenés que hacer metal. Pero no, con esa guitarra podés hacer pop. Se pueden usar la electrónica y dispositivos electrónicos para hacer folklore, para hacer pop, para hacer garrapiñada. ¿Saben lo que es la garrapiñada acá? [Risas]

¿Cuáles son los planes, ya estando acá, para girar esta nueva versión de la Rikipedia?

Riki: Es una excusa para hacer punta, para venir con la banda, en realidad. Porque al venir, caen incautos como vos a hacerme notas, entonces mi nombre empieza a sonar. A la larga, uno dice “¿Riki Musso? Ah, leí una vez una nota en no sé dónde, ¡Me suena!”. Tengo un disco de 2014 que lo sacó Pelo en 2015 y que no se movió para nada acá. Fue muy loco, porque vine a tocar al Luna Park, por ejemplo, de telonero de La Vela, y no aproveché para hacer nada en esa ocasión, hice dos notas, creo. Entonces dije “hay que hacer muchas notas”. Como no puedo venir todo el tiempo con la banda porque es un presupuesto muy alto, vengo yo que estoy dispuesto a venir. En parte ya me hace feliz, y si pierdo plata que tengo, no me importa. El problema es que a veces pierdo plata que no tengo y ahí quedo preocupado, o endeudado. Pero nada, eso, venir a hacer prensa para ir abriendo la cancha. De hecho, ahora volvemos, ya hablando con pelo, organizado por ellos, ahí al ex espacio Samsung, en frente de la trastienda, que se llama ahora “Quilmes zone” o Quilmes no sé qué cosa. Bueno, ahí en frente de la trastienda. Venimos el 27 de octubre, 21 hs, es un showcase, así que va a haber mucha invitación de prensa pero también se van a vender entradas.

¿Cómo sentís al público de acá?

Riki: Por suerte, acá el público siempre fue muy receptivo. Allá, en Uruguay, se estandarizó mucho, se escucha mucho lo que pasan en la radio.  Imaginate que allá somos tres millones de personas, un millón y medio son viejas. Se dice que el trabajador promedio mantiene alrededor de tres personas. Entonces, el consumidor de la música puede ser alrededor de 800 mil en todo el país. Afuera solo se escucha folklore y cumbia y en Montevideo, ponele que sea ahí la mayor parte del público de rock, 300 mil y se acabó. Si no saltás para acá, es muy difícil.

Vos ahora, además de músico, te dedicas a docencia y tenés tu programa de radio.

RIki: yo soy de oficio sonidista. Tengo un estudio de grabación – siempre tuve –. De hecho, la mayoría de los discos de El Cuarteto los grabamos ahí, al menos cuando estaba yo. Después, grabé otras bandas, hice los masters, manejé el sonido, etc. En esa época no existía eso para aprender. Entonces, ahora, se abrieron varias carreras, en la universidad del trabajo, en la universidad Ort, y cuando se inventó esa carrera pusieron aviso y me metí a dar clase de eso hace como diez, once años. Después, alguien me dijo que había un espacio en la radio, que se llama Emisora del sur, que hay una hora por músico, que es de once a doce, y me metí en una hora, que todos los años se cambian pero hace 9 años que estoy ahí. Ahora pasa a los fines de semana el año que viene.

Dijiste que el público de acá se pone de una forma que no se pone el público uruguayo. ¿Hay alguna fecha que te acuerdes, acá, y que hayas dicho “esta fue La fecha que tuvimos en argentina”?

Riki: me acuerdo de un festival, algo de un teléfono, no sé qué marca es, que estaba Spinetta. Imagínate, hace mucho. Fue nuestro primer festival en Argentina, muy emocionante por tanta cantidad de gente viéndote. Lo mismo que en México: me acuerdo que tocamos en el “Vive Latino”, una cosa alucinante. Había tres escenarios: uno era una pista de atletismo de cinco cuadras de gente, otro un estadio de baseball, y otro un tabladito 4×4. Muy cómico, porque nosotros estábamos con los Calle 13 y una banda inglesa en el escenario ese de la pista de atletismo, estaba Cerati en el estadio de baseball y en el tabladito estaba Rata Blanca. ¿Cómo pueden estar ahí, que son legendarios, en un escenario donde abajo le faltan los cajones de cerveza? [Risas] Me acuerdo, también, tocar en donde es Vorterix ahora, que fue Gustavo Cerati a vernos, con el nene, y nos vino a saludar al camarín. Yo lo tenía como un tipo medio aparato, medio pedante, y en realidad era re buena gente. Lo conocí ahí en persona y muy copado, muy modesto. Te vendía esa imagen al revés.

¿Esta nueva versión de la Rikipedia la vas a girar por el interior del país o te vas a mantener en buenos aires – la plata?

Riki: Y no sé, mirá, yo vine con la excusa de hacer prensa. Y me está funcionando. Me gustaría seguir viniendo con la Rikipedia porque es muy fácil, traigo un par de bultos: la guitarra, la tarjeta de memoria y la computadora. Ensayo cuando quiero, lo modifico cuando quiero, no dependo de los horarios de los demás. Pero a mí lo que me encanta es venir con la banda, si no me siento solo, yo.

¿Miras para un próximo disco?

Riki: Si, igual yo no compongo, yo pongo REC y grabo. Meto un ritmo de batería, meto una guitarra, una frase de voz que se me ocurrió una vez y la grabé en un grabadorcito. Y voy construyendo así, voy armando las piezas hasta llegar a algo que me entretiene. La letra es igual: no sé qué voy a grabar. Empiezo a grabar frases cantadas y tal vez me gusta la melodía pero la letra no, entonces hago loop y voy haciendo diferentes letras, agarro pedazos. Cuando ya tengo dos o tres frases, ya se para dónde va el tema y ya se me ocurren cosas, pero es todo bastante improvisado, un azar juzgado por mí. Está controlado por una mente enferma y da esos resultados. Hay gente que le encuentra sentidos a las letras, extraños, y me resulta muy cómico a veces. Lo que sí, me tomo el trabajo de que no sea interpretado como cosas que no quiero. Cosas que puedan discriminar a alguien. Si pasa algo y me lo dicen, digo “tienen razón, para la próxima le cambio la letra”.

¿Qué podemos esperar del show del 27?

Riki: Nada. Lo mejor es ir sin expectativas. Van a escuchar las canciones de Formidable más las canciones mías de El Cuarteto de Nos, que no son muchas. De hecho, la gente me dice “tocate una del Cuarteto” y les digo “¡pero tengo cuatro!” [Risas]

Nota: Javier Abbas

Comentarios