Entrevista con La Franela: “Que haya gente que esté interesada en escucharlo, es lo mejor que te puede pasar”

La Franela presentará su nuevo disco, “Aire”, en La Trastienda el 22 de julio. Para adentrarnos en lo que se vendrá, estuvimos charlando con Diego Modica (baterista) y Francisco Aguilar (guitarrista) sobre este nuevo lanzamiento.


Hace unos días lanzaron “Aire”, su cuarto disco de estudio, ¿cómo fue el recibimiento de la gente?

Francisco: Ahora con el tema de las redes es todo tan inmediato que no es necesario comprar el disco para escucharlo. Apenas se lanza en Spotify, ya lo podés reproducir. Por suerte tenemos un montón de seguidores que al toque ya empezaron a escuchar el disco y ya tienen sus temas preferidos. Para nosotros es alucinante porque uno le pone tanto cariño, laburo y tiempo; que haya gente que esté interesada en escucharlo, es lo mejor que te puede pasar.


¿Qué diferencias, en cuanto a la composición de los temas o las canciones en sí, encuentran entre “Aire” y sus discos anteriores?

Diego: Hay una diferencia muy grande que tiene que ver con la forma en la que trabajamos el disco. Nosotros teníamos tres discos, que la producción la había hecho el Tucán, que es integrante de la banda. Así que todo lo que pasaba o veíamos estaba hecha por nosotros mismos. Esta vez elegimos tener un productor externo y llamar a alguien de afuera, que fue Oscar Righi. Eso le dio un encare diferente a las canciones. De hecho, nosotros veníamos acostumbrados a hacer demos y después entrar a grabar. Este disco fue hecho cada uno por su cuenta, en sus casas, y se lo enviábamos al productor de manera digital para hacer sus arreglos. Por eso el disco nunca fue ensayado, salvo las bases. Todo el resto fue plasmar las ideas y las cosas nuevas que fueron surgiendo. El disco tiene una cosa medio cruda y es más fresco que los discos anteriores, lo cual no significa que sea mejor o peor.

Y en esta nueva forma de grabar, ¿se sintieron más cómodos o tenían cierto miedo sobre cómo sería el disco después?

Francisco: Es distinto. Tiene sus cosas positivas. La tecnología por suerte nos permitió a cada uno grabar en nuestras casas, que con una computadora ya se puede grabar bien, al menos para hacer un demo. Después nos juntábamos entre dos o tres para estar en sintonía. Creo que cada uno vivió cierta incertidumbre en distintos momentos porque, a pesar de tener la tranquilidad de que somos todos amigos, cada tanto nos preguntábamos: “Che, ¿y el disco cómo va?”. Por suerte los grupos de WhatsApp siempre te tienen al día y uno está más tranquilo.

Diego: Yo no lo puedo poner en un plano de comodidad o incomodidad. En realidad me parece que como todo cambio, hay que transitarlo. Fueron muchos meses que por momentos tenés la seguridad de que estás haciendo algo buenísimo y por otros te entra la incertidumbre de saber para dónde está yendo. Al final terminamos confiando y el resultado nos dejó muy contentos. También es importante porque un disco es como la foto de estos ocho, diez meses de laburo. Y es una gran foto de ese momento.


¿De qué manera componen las bases de las canciones? ¿Hay uno de ustedes en específico que haga las letras y después se le agrega una melodía…?

Francisco: En el primer disco, el Piti trajo las canciones que ya tenía y después las fuimos desarrollando. A partir del segundo disco se empezó a abrir el juego, el Tucán empezó a componer, yo también me metía. Ahora ya estamos todos adentro de la composición. Lo cual está buenísimo porque si una sola persona compone todo un disco, en algún momento se va a repetir.

¿Por qué decidieron ponerle “Aire” al disco?

Francisco: Sale de una canción que tiene ese nombre, que la compuso Jose. Después de estar un tiempo pensando en el nombre del disco, que es un proceso que se va dando cuando lo estás grabando. No es que termina la grabación y definís un nombre; vas grabando y te preguntas con tus compañeros: “¿Qué nombre le podemos poner al disco?”. Vas preguntando por ahí y va quedando en el aire. En este caso se dio el tema de pensar en lo que es importante y uno no le da pelota, pero por ejemplo, estás 30 segundos sin aire y te morís. Es un poco la locura que nos pasa a los que vivimos en las grandes ciudades y estamos en la búsqueda de un poco de aire, paz y tranquilidad. Las canciones hablan un poco de eso.

Diego: Coincide también con el momento de la banda. Al haber grabado este disco de una forma distinta, fuimos reviendo una forma de relacionarnos para no cansarnos, y nos dimos cuenta que ese aire, ese espacio, está bueno. Pasamos de ensayar fijo tres o cuatro veces por semana, tengamos o no un show, a ensayar menos. Estamos enfocados en el proyecto, pero no es necesario estar físicamente presente todo el tiempo. Ese aire que hubo durante tantos meses de trabajo es el resultado de diez años de banda.

Francisco: Nos vemos mucho tiempo: viajamos, ensayamos, tocamos… A veces termina pasando como a las parejas de: “Necesito extrañarte, no nos veamos todos los días”.


¿Cómo se vienen preparando para la presentación del disco en La Trastienda?

Francisco: Ensayado mucho. Esto está un poco unido a cómo estuvo desarrollado el disco, porque fue un disco que no se ensayó. Cuando ya estaba el disco terminado, un poco antes de la fabricación, cada uno se tuvo que empezar a estudiar las canciones. Por suerte fue un disco que entró a la sala amablemente, no fue difícil ponerlo en una situación de vivo. En cuanto a la fecha, estamos pensando armar un show que no sea cansador para el que todavía no escuchó el disco, aunque la mayoría va a tener que ser del disco nuevo. Vamos a tratar de meter las canciones que siempre tocamos, mechar con algunas que nos piden y sacar algunos temas que solemos hacer porque ahora tenemos el hermoso problema de tener cuatro discos y muchas canciones.


Les dejo el espacio para que inviten a nuestros lectores a su presentación en La Trastienda, ¡muchas gracias!

Diego: Están todos invitados el 22 de julio a las 21hs en La Trastienda. Las entradas están disponibles en www.tuentrada.com o en La Trastienda. Lo que tiene de bueno es que con la entrada viene un disco de regalo. Y para todos lo que pedían, va a haber remeras después de mucho tiempo.

 

 

Por: Belén Rossi
Fotos: Alejandra Bessel

Comentarios