Entrevista con Eruca Sativa: “Una vorágine que nunca terminó y que sigue hasta el día de hoy”

Eruca Sativa se presentará el próximo jueves 22 de junio en el Luna Park con motivo de la presentación oficial de su nuevo disco “Barro Y Fauna”, además, en diciembre estarán cumpliendo 10 años como banda. Estas son algunas de las razones por las que nuestros cronistas Ale y Sol se acercaron a charlar con Gabriel Pedernera (baterista), quien nos reveló muchas cosas interesantes en esta entrevista, entre ellas, que “el Luna Park va a ser inolvidable”.

Sol: Se acercan los 10 años de la banda, ¿están planeando algunas sorpresas “manijeras” como ustedes acostumbran? ¿Hace cuánto lo vienen craneando?

¿Vos sabés que no? La realidad es que sabemos que son los 10 años hace mucho, y venimos pensando en qué hacer y todo, pero en el afán de querer hacer también el disco y ahora salir a presentarlo, hacer tantos shows y tantas cosas, es como que dijimos “bueno, después del Luna, vemos”. Como que toda nuestra energía está puesta ahora en el Luna y en hacer que ese show sea el mejor que hemos dado hasta ahora, por lo menos dentro de nuestras posibilidades, queremos dar el mejor show posible, queremos que sea mejor que el anterior.

Ale: Antes de entrar en lo que es el Luna Park, y sobre los 10 años también, algo de lo que quizás a la gente que los sigue y en lo personal, nos da curiosidad, es saber cómo fue ese primer encuentro de Eruca como banda en Córdoba. Cómo fue ese primer ensayo, o el primer show, ¿te acordás de algo así como para comentarnos? ¿Algo llamativo, o que te acuerdes de aquella época?

Mirá, la primera vez que nos juntamos, tocamos un tema. Armamos todo, y como para probar que estaba
todo sonando, tocamos un tema. Cuando terminamos de tocar ese tema, que te estoy hablando de un tema
que ni sé cuál era, pero nadie cantaba. Nos mirábamos y todo, y cuando terminó el tema se hizo un silencio
muy largo, nos quedamos los tres como diciendo: “Ya está, es esto. Tenemos que tocar juntos para siempre”.
Se generó algo muy fuerte, y a partir de ese momento, dijimos: “Bueno, empecemos a hacer canciones”. Cada uno llevó canciones que tenía de antes, empezamos a darle forma, y a la semana estábamos grabando un demo. A las 3 semanas estábamos tocando en Casa Babylon en lo que fue aquel 6 de diciembre. Esta primer juntada, si no me equivoco, fue en los primeros días de noviembre, entonces no pasó un mes y ya estábamos tocando. Después, a la otra semana volvimos a tocar, empezamos a conseguir shows. En mayo de 2008, cinco meses después, vinimos para acá a grabar el disco. Estuvimos preparándolo y vinimos a grabarlo, ya desde ahí fue una vorágine que nunca terminó y que sigue hasta el día de hoy. El recuerdo que tengo es como subirte a un colectivo y que no pare nunca más. Y es como que cada vez, ese colectivo se convierte en nuestra casa, ¿me entendés?. Digo, colectivo imaginario, porque es un grupo, pero esta es nuestra casa, es nuestra vida y es donde nosotros nos sentimos cómodos haciendo música. En ese momento eran esas canciones, después empezaron a ser otras, y ahora estamos en “Barro y Fauna”, que es un disco que lo ponemos al día de hoy y nos sigue emocionando, nos sigue transmitiendo cosas a todos nosotros así que esperamos que todos los que lo escuchen reciban también lo que quieren recibir.

Sol: ¿Qué tipo de show están preparando para el Luna Park? ¿En qué creen que se diferenciará del anterior?

Uno cuando hace una producción así, tan grande, generalmente tiene muchos errores y muchas cosas que no quiere que vuelvan a pasar. O sea que lo primero que vamos a hacer, es tratar de minimizar esos errores, ajustar las vallas bien -risas-. Tratar de que el show se dé de manera más natural, esta vez tenemos dos cosas a favor: la primera, es que ya no es la primera vez que vamos a tocar en el Luna, entonces hay una parte del “cagazo” que ya no está, porque ya es un terreno conocido; y otra parte que nos juega muy a favor también, es que el disco ya lo venimos tocando, entonces el Luna Park nos agarra como en el show número 30 del disco, de alguna manera estamos un poquito más aceitados. Antes, el Luna pasado fue en octubre de 2015, y nosotros desde febrero que no tocábamos en vivo. Justo mis compañeras tuvieron sus hijos, entonces, fue como un momento de no tocar hace mucho y encontrarnos recién en el Luna Park tocando, fue como bastante jodido, digamos. Por suerte lo disfrutamos mucho y salió todo bien, tocamos como el culo pero salió bien -risas-, y ahora es como que nos agarra quizás más metidos entre show y show. Yo pienso que va a estar muy bueno, va a ser muy emotivo, planeamos un show muy intenso, con muchos momentos, con muchas escenas, digamos, y… y no te puedo decir más nada.

Ale: Hablabas recién de que estuvieron tocando el disco todo este año desde que arrancó la gira allá por principios de 2017. ¿Cómo recibió la gente el disco, tanto en el interior como en Chile y Uruguay, lugares que quizás antes no habían pisado?

Lo de Chile fue increíble. Lo que nos pasó en Chile, no sé, no quiero ser exagerado porque uno exagera mucho por la emoción, pero no sé si nos había pasado algo así antes. Nos pasó algo muy loco, que te lo cuento como para graficarte lo que sentimos. Tocamos el primer tema de ese show que fue “Intropía”, y después “Abrepuertas”. Cuando terminó “Abrepuertas”, entre esa y el otro tema no pasó mucho tiempo, pero ese poco tiempo que pasó no pudimos empezar a tocar. Nos quedamos como… pensando. Lo que sucedió fue que apenas terminó “Abrepuertas”, la gente empezó a corear el estribillo de otra canción que se llama “El Balcón” (“Blanco” – 2012). “El Balcón” no estaba en la lista de ese día, no lo íbamos a tocar, pero nunca nos había pasado de ir por primera vez a un lugar, sobre todo en otro país, y que nos reciban directamente coreando el estribillo de una canción que no sólo no la habíamos tocado en la gira hasta ese momento, sino que no la íbamos a tocar, ¿me entendés?.


Sol: Aparte, tuvo que tener su preparación eso, seguramente…

Yo no sé si se pusieron de acuerdo, o uno empezó a cantarla y lo siguieron. No sé, pero en ese momento nos quedamos. Ninguno de los tres empezaba a tocar, porque no podíamos, nos mirábamos y pensábamos: “¿Qué les pasó?”. Así arrancó el show, y fue así de intenso todo el tiempo. Por supuesto, al final agregamos “El Balcón”, lo tocamos como fuera de lista, fuera de programa, y se volvieron locos. Fue como un feedback increíble, que para nosotros va a ser inolvidable y fue también el coraje de una productora como Perros Sueltos, que es una productora chilena independiente que dijo: “Chicos, queremos que vengan”. La realidad es que a nosotros en Chile no nos conoce nadie, entonces ellos hicieron esa apuesta, y nos encontramos los dos, tanto ellos como nosotros, con una sorpresa muy grata. Porque que te pase eso, toda la gente cantando, el lugar explotado de gente. Tocó una banda antes que se llama Cuervos Del Sur, una banda buenísima de allá. Y fue como sentirnos en casa. Dijimos: “¿Cómo es qué demoramos 10 años sin que crucemos la cordillera y vayamos a ese país divino que es Chile?”. Definitivamente no van a volver a pasar 10 años nunca, fue increíble.
En el resto de los lugares, el amor de siempre. En Mendoza, Córdoba, Rosario, en el sur también. Hace poco estuvimos en Comodoro, en Puerto Madryn, en el Chaltén. En Uruguay, La Trastienda, que tocamos hace poquito también estuvo increíble. Nos pasa que el disco es muy bien recibido y estas canciones nuevas son muy bien recibidas y esperemos que el disco nos siga dando muchas sorpresas más.

Ale: Te iba a preguntar… Si te dan a elegir uno de los lugares donde tocaron, alguno que te haya gustado más, ¿cuál eligirías?, pero creo que me lo acabás de responder con lo de Chile.

Sí, de todas formas, por ejemplo, Rosario estuvo muy bueno, y yo creo que el Luna va a estar buenísimo. El Luna Park va a ser una noche inolvidable, así como lo fue la primera vez, pero esta más.

Sol: La mía también creo que ya me la respondieron -risas-, pero bueno. ¿Cuáles son los planes para después del 22 de junio? Teniendo en cuenta que suelen anunciar que la gira de “Barro Y Fauna” culminará en el Luna Park y que los 10 años de la banda se cumplen recién en diciembre…

En realidad estamos todavía armando la segunda mitad del año, la estrategia y todo lo que queremos hacer. Hay muchos planes de hacer varios shows fuera del país. Vamos a ir a Bolivia por primera vez, tenemos ganas de volver a Colombia, que va a ser también después de julio. Tenemos ganas de volver a Chile por supuesto, de volver a México, que estuvimos ahí en febrero, vamos a volver a Paraguay seguramente antes de fin de año también, a Uruguay calculo que en noviembre o diciembre. O sea que el plan es, digamos, ir intercalando. Nosotros dijimos que la gira termina, pero no es que termina sino que toda esta primera etapa culmina en el Luna Park, que es la presentación oficial en Capital, después vamos a hacer un montón de shows más durante toda la segunda mitad del año, pero quizás van a ser en lugares donde aún no llegamos, por ejemplo Chaco, Formosa, La Pampa, etc. y también complementar con algunos lugares fuera del país.

Sol: ¿Y fuera de América Latina?

Fuera de América Latina… La verdad que tenemos muchas ganas de ir a Estados Unidos, ya estuvimos pero nunca tocando. Cuando estuvimos el año pasado grabando el disco, dijimos “wow, qué bueno estaría venir a tocar acá y hacer distintos lugares”, y tenemos muchas ganas de ir España también, hay ganas de hacer un poquito de Europa además. No sé si todo, porque es bastante difícil, somos un grupo muy muy desconocido, entonces es difícil. Pero vamos a tratar de salir afuera del país mucho más de lo que lo venimos haciendo, porque vemos que tenemos una respuesta muy positiva, y aparte para nosotros es como un desafío ver por ejemplo qué pasa con Eruca en lugares donde no se habla español. Ir a Alemania, no sé. Capaz que está buenísimo, capaz que nos tiran tomates, o no… Nunca sabés.
Igual, vos habías dicho por Twitter que tocáramos en lugares chiquitos (haciendo referencia a un tweet en el que como fan, sugerí que hicieran una mini gira de shows sorpresa en lugares donde ya no tocan hace años, como festejo de los 10 años de la banda), eso también está bueno. Lo que pasa es que, bueno, a veces es difícil coordinar porque… no sé, hay que pensarlo bien.

Sol: Obvio, además, como son lugares chicos, a veces los propietarios aprovechan la situación y sobrevenden el show, es un tema.

Muchas veces hay cuestiones que… nosotros muchas veces dejamos de tocar en lugares chicos, no sólo por una cuestión de capacidad, sino también por una cuestión de respeto y seguridad. Una vez nos pasó que tocamos en Casa Babylon, que fue el lugar donde tocamos por primera vez en Córdoba el 6/12/07, volvimos a tocar ahí en 2011 o 2012 si no me equivoco, y el lugar tiene capacidad para 400 o 500 personas, y en un momento estaba MUY lleno, y ya como que nos dio miedo, ¿viste?. Y muchas veces pasa que en los lugares chiquitos no están dadas las condiciones, no caprichos, como “yo quiero un camarín con un buda…”, no, eso no. Pero hay cosas que están bastante complicadas y que peligra la seguridad de no sólo de la gente, sino que nuestra también. Nos pasó una vez en Rafaela, hace mucho, un lugar muy chiquito, que Brenda tuvo un problema y le dio como electricidad en la mano y fue tremendo. Tuvimos que ir al hospital, fue una situación muy tensa. Entonces, volver a los lugares chicos es hermoso, pero hay que ser cuidadoso.

 

Entrevista: Alejandro Jerez y Sol Danisa López
Fotos: Pablo Chamarra

Comentarios