Entrevista con Electrocuerpo

electronota

La banda de Paraná estuvo presentándose en Buenos Aires y tuvimos la oportunidad de charlar con ellos de su carrera y su presente.

Ustedes se formaron en 2008, estamos hablando de una distancia de ocho años, ¿qué se siente el tramo recorrido?

Verse ahora y pensarse lo que uno era hace ocho años está bueno porque uno ve la evolución que ha tenido la banda y con eso estamos muy contentos. Con el tiempo nos vamos encariñando más, nos vamos entendiendo mejor, nos vamos sintiendo más como hermanos y hay cosas que funcionan más rápidamente al conocernos: sabemos para qué sirve cada uno y para qué nos sirve cada uno. Es bueno mirar para atrás y ver que seguimos juntos, es un logro inmenso.

Sacaron un EP en 2012: Ser. Hicieron un DVD al año siguiente (Electrosession). Luego, pasaron tres años hasta que, en este, sacaron un LP, Conexión. ¿Cómo sienten el cambio musical en ese intervalo de tiempo que pasó desde el último trabajo?

Estamos contentos con cómo ha ido cambiando y evolucionado la banda; pasar de ser cinco a ser tres, sostenerlo y poder lograr una identidad nueva. Inclusive, desde que venimos tocando, es el momento donde más consolidada está, una entidad que puede cambiar, pero es muy fuerte y concreta.

No es la primera vez que tocan en Buenos Aires, ¿cuándo fue la última? ¿Qué diferencia sintieron respecto a esa vez?

Presentando el EP. Venir a una fecha nuestra y que la gente se cope está buenísimo, fue una linda fecha. Es bueno volver renovado pero con la misma esencia: para la gente que nos vio en el 2012 y ahora sigue siendo Electrocuerpo, pero cada vez está más claro lo que somos nosotros.

Tuvieron la experiencia, además, de grabar uno de los temas del disco con Lula Bertoldi. Mañana van a tener una fecha muy importante en La Plata, junto con Eruca Sativa, ¿Cómo lo vienen trabajando?

Mira, venimos a full. Por suerte ahora tuvimos una seguidilla de fechas que nos está dejando bien preparados.

¿Qué se siente tocar fuera de local?

Es otro desafío, parece que es otra historia. Es poner a prueba la banda de otra manera porque, en general, en Paraná la gente ya nos conoce. Es el famoso jugar de visitante: por ahí cuesta pero, si traes buenos resultados, todo el sacrificio y el laburo vale la pena. Todo depende del resultado, digamos.

¿Ustedes consideran que tratar de insertarse en Buenos Aires, al ser de Paraná, es una tarea difícil?

Difícil pero no imposible. Tenemos el ejemplo de Sig Ragga, en Santa Fe: estando allá aún pueden funcionar en Buenos Aires. Es la idea, creemos que es más difícil pero que se puede lograr.

El disco trae muchos temas nuevos, pero también trae temas que fueron parte de Ser y que fueron parte de la Electrosession. ¿Sintieron un cambio en las versiones, en la esencia de cómo lo tocaron respecto de una grabación a otra?

Mirá, es muy distinto funcionar como un quinteto, que fuimos hace un tiempo, que como un trío. Por ejemplo, la Electrosession está grabada por nosotros tres y dos guitarristas más que ya no forman parte. Entonces, hacer sonar esos temas requiere replantearse el tema de nuevo, ver como llenamos esos espacios nosotros tres, ver en qué momento rellena Lean, en qué momento pongo un poco más yo (Yamil) y bueno, requiere otro trabajo: en el disco suena distinto, es otro sonido.

Entrevista y Foto: Javier Abbas

Comentarios