Entrevista con Le Temps: “Una guía adentro de uno mismo”

Así define Sergio Juárez, vocalista y guitarrista de Le Temps, al primer trabajo discográfico de la banda, el cual estarán presentando el próximo 10 de Marzo en el The Roxy Live de Palermo. Con muchas expectativas y buenos augurios, el frontman además habló de los inicios, la llegada a Buenos Aires, y se dio lugar para recordar anécdotas increíbles, como el increíble show donde telonearon a la banda finlandesa The Rasmus en el Teatro Flores.

Rondaba el año 2014, cuando Sergio Juárez, cordobés para más datos, arribó a la jungla de cemento, proveniente de su Córdoba natal, para probar suerte en el mundo de la música. Casi tres años después, y sin llegar a los 2 años de carrera, conforma Le Temps, junto a Brian Moore y Matías Scheidegger. Con gran cantidad de shows en su haber, experiencias únicas, y con un disco a punto de salir a la luz, Sergio se dedica a exponer sus sentimientos y toda su sinceridad ante el grabador de Ruckker, en uno de los momentos más importantes de su carrera…


Bueno Sergio, contame un poco lo que es la presentación del nuevo disco, que se viene el 10 de Marzo… ¿Cómo lo están viviendo con los chicos? ¿Qué expectativas tienen para el show?

La verdad que sacar un disco para un músico es el proyecto cúlmine, porque es plasmar todo un gran sacrificio de a lo mejor un año, en el caso nuestro 9 meses. Es mucho esfuerzo la verdad. Y además de esos 9 meses de producción del disco, a su vez un año y medio de representación de la banda ya que los temas los venimos componiendo desde el principio, y la verdad que eso es espectacular. Estamos felices de haber sacado el disco. Además, salió como nosotros esperábamos, quizás fue un laburo más lento que el de un disco normal pero salió como nosotros esperábamos que saliera.

Además sirvió para unir más la banda. Como laburamos tanto tiempo juntos, terminamos siendo como una verdadera familia, y al contrario de como siempre me pasó con otros proyectos que tuve antes. En esos casos el disco fue una crisis, para pelearnos. Y en Le Temps, pasó lo contrario, ya que nos unimos más, estamos siempre casi todos de acuerdo porque tenemos una cohesión bastante importante como artistas. Muchas decisiones por ahí las sugerí yo porque tengo un poco más de experiencia que los chicos y ellos en vez de dudar me apoyaron mucho, y la verdad estamos contentos de como se dio. Lo laburamos de forma profesional, hicimos una pre – producción, o sea que está muy pensado todo lo que se hizo, y la verdad que representa todo el laburo que venimos haciendo desde mediados del 2015.
¿Y qué fue lo más difícil de ésta primera experiencia que tuvieron de sacar un disco?

Lo más difícil yo calculo que es tener que pasar todas las ideas que tenemos en el aire, organizarlas un poco, y poder plasmarlas realmente en el material físico. Un disco no solamente conlleva las canciones sino que tiene que tener una idea central de todo lo que sucede alrededor del material, ya sea la parte visual, o el porque de las canciones, el porque del orden, si lo ponés de tal forma, si hay ruidos o no hay ruidos, si hay introducciones o no. Todo un montón de ideas que uno puede llegar a volcar en un disco pero si las volcás desordenadas por ahí no se entiende lo que quiere decir, y yo creo que ese orden, esa pre – producción que tuvimos que hacer fue lo más difícil pero terminó saliendo bastante fluido después de todo y como tenemos mucha confianza entre nosotros fue mucho menos exhaustivo el laburo en si.

Me hablabas del “por qué” de las canciones… ¿En que se basaron para componer los temas del disco? ¿Qué significa el nombre del disco, “Pastillas para amar mejor”?

Bueno, el disco como en todo disco con filtro, tuvimos que dejar un montón de canciones que no tenían que ver con la temática. El tema del disco creo que es bastante clara: la pérdida de la inocencia. El disco constantemente te lleva a eso, a preguntas introspectivas constantemente va hacia adentro de la persona preguntándole que es lo que está bien, cuales son tus demonios, como superaste ciertas cosas, si pudiste o no superarlas todas. Es una guía adentro de uno mismo, y yo creo que si o si al disco tenés que completarlo con tu experiencia previa, o sea, el disco es un rompecabezas que tiene un montón de piezas faltantes que tenés que completarlas vos con tu experiencia personal porque si no no se entiende lo que quisimos decir.
Es un poco abierto en varias canciones, pero en general el disco habla de la pérdida de la inocencia, la nueva etapa…

…Lo difícil de crecer también ¿no?

Claro, lo difícil de crecer, la introspección. Es un disco muy introspectivo. Si vos escuchás los temas, por ahí están muy relacionados con el tema de los tabúes, es un poco perverso en algunos puntos. Los temas no tienen drama de hablar de cuestiones profundas como el abandono de padres, o a lo mejor sentimientos encontrados en cuanto al sexo. Es bastante sucio el disco, no tenemos ningún problema de hablar de nada así que hicimos lo que quisimos.

Está bastante ambientado digamos, en cosas de la vida real, cosas que le puede llegar a pasar a un niño o a un adolescente…

Claro, tiene muchas cuestiones introspectivas en cuanto a la adolescencia también. Básicamente, Le Temps para los tres es una banda de adultos, ya que nuestras bandas de adolescentes fueron las anteriores. Los tres tuvimos bandas muchos años, y los tres coincidimos en eso, en que dejamos la ex – banda con un gran dolor pero gracias a ese sacrificio y a haber dejado nuestras provincias, nuestras familias, nuestros amigos para venir a dedicarnos a la música acá a Buenos Aires. Eso es Le Temps.

Hacías referencia a ese “dolor” que también forma parte de crecer, y que justamente para crecer hay que contar con eso…

Es un dolor sano. Un dolor de sacrificio, es como pasar por el canal de parto ¿no?

Claro, es un lindo mensaje para la gente que los escucha. Cambiando de tema, para que la gente los conozca un poquito más, ¿contame quien conforma a Le Temps?

Bueno, Le Temps es un power trío: “bata”, bajo y guitarra. Quien les habla, Sergio Juárez, guitarrista y cantante, y después tenemos en el bajo a Brian Moore y en la batería a Matías Schedigger. Los tres somos provincianos: Matías es de Formosa, Brian es de Tucumán y yo de Córdoba, y los tres tenemos la misma historia, ya que abandonamos todo para venir a dedicarnos a la música. Matías es el que hace más tiempo está y vino a estudiar a la EMBA (Escuela de Música de Buenos Aires). Brian se vino por un problema familiar y yo me vine porque me quería dedicar a la música. Vine hambriento de Buenos Aires, siempre me gustó muchísimo acá  y la verdad que nunca dude de venirme. Ya había venido con mis ex – bandas a tocar junto a bandas grandes y era el proyecto de mi vida venir.
El formato es un power trío, hacemos rock alternativo, grunge, un poco mezclado con la parte cruda y salvaje de los ’90, cosa que se nota sobre todo en el escenario, con una parte más psicodélica y más experimentativa si se puede decir, de los ’70.

¿Cómo se conocieron? Porque tres personas del Interior encontrándose en Buenos Aires es algo muy casual, no es algo que pasa siempre, y mas teniendo las mismas ideas, las ganas de formar una banda…

Fluyó. Yo me vine en 2014 y el primer año en lugar de dedicarme a buscar la banda, me dediqué a tocar con músicos variados, de estudiar. Estudié con Julián Barret que es el guitarrista de Asspera, estudié también canto. Pasé por muchos “profes” de canto hasta encontrar uno que me gusto mucho, que justo tenía una banda tributo a una banda muy amada por mi, que es Alice in Chains. El “chabón” es mucho más grande que yo, tiene mucha mas experiencia. Valentín Martínez se llama, que seguramente va a estar cantando con nosotros en la presentación del disco, y bueno, eso me sirvió para despegarme de mi ex – banda, de la adolescencia, avancé mucho en la parte técnica y la verdad que no me arrepiento de haber hecho todo ese preludio, ese primer año estudiando porque me pude alejar de mis ex – proyectos y me pude dedicar a un proyecto nuevo como fue Le Temps.

Un año después me entero de que Brian estaba acá. El era seguidor de mi ex – banda, nos seguía por Internet y dijimos “Che, ¿por qué no hacemos algo juntos ya que estamos los dos acá en Buenos Aires”. Así que grabamos el primer material que fue como un EP, junto con un baterista cesionista, y después empezamos a buscar bateros. Pasamos por un par de bateristas hasta encontrar Matías quien fue el que ledio la cohesión a la banda y gracias a él suena como suena y gracias a él plasmamos lo que realmente queríamos, por eso  pasamos por varios cambios de bateros. No terminábamos de encontrar la esencia entre los tres, y ahora la esencia es clara. Se nota mucho la cohesión entre los tres, hay una raíz en común.

Cuando se arma una banda, cada uno viene con su material propio, con influencias, o con ideas. ¿Cuáles son las bandas o los estilos con las que se sienten identificados?

Es muy variado. Te vas a dar cuenta en los temas, ya que no hay ningún tema igual al otro. Es una cosa muy rara en una banda porque de hecho nosotros lo planteamos: nosotros nos aburrimos de tocar siempre los mismos temas. Entonces cada tema es un mundo nuevo, tallamos el mármol de manera distinta porque sino nos aburrimos. Realmente ponerse a tocar diez temas iguales arriba de un escenario nos parece totalmente aburrido, nos parece aburrido para otras bandas. Las bandas que nosotros consumimos habitualmente suelen tener la misma búsqueda, de variar, de tener un sonido “raíz”. Porque en realidad vos sos el mismo cantante, el mismo estudio de batería, o sea, siempre hay una raíz pero hay que buscar dentro de esas herramientas que vos tenés distintas perspectivas, distintas opciones.
La banda normalmente lo que decimos nosotros es que tenemos eso: la parte más cruda, violenta y salvaje de los ’90, y toda la parte de experimentación de los ’70. Siempre nos acercamos mucho a lo lisérgico. Te das cuenta que el disco constantemente te lleva a imágenes de pesadillas, que eso es una cosa que nos gusta mucho, llegar al límite…

…Jugar con el subconsciente.

Claro, a pleno. Constantemente tenemos imágenes que son construidas en lo lisérgico, en las pesadillas, en lo difícil de entender. Una perspectiva por ahí conjunta, por ahí en alguna perspectiva para alguien puede ser algo muy violento, muy insano, muy sucio y por ahí para otro le puede resultar divertido. Hay mucho tabú.
Matías es al que más le gusta el metal. Yo soy una cuestión más intermedia, ya que me gusta mucho el metal y mucho el punk, y a Brian le va más el punk entonces es como que ahí yo estoy siempre en el medio. Lo bueno es que como la mayoría de las cosas las compongo yo  y ellos son mas bien “arreglistas”, tenemos las dos perspectivas de ellos y yo en el medio entonces está buenísimo. La verdad que “negociar” para hacer un tema está buenísimo.

Hablábamos fuera de grabador lo que fue la experiencia de tocar con The Rasmus. Ustedes tienen dos años de carrera, o un poquito menos… ¿Cómo fue tocar con ellos, en un Teatro Flores lleno? ¿Cómo fue manejar los tiempos previos al show?

La verdad que la experiencia de tocar con The Rasmus fue increíble. Se dio en una etapa muy temprana, fuimos a tocar bien verdes y eso estuvo bueno porque nos hicimos ahí en el escenario.
Pasaron mil cosas. Primero nos llamaron cuando nosotros teníamos casi 6 meses de vida como banda. Recién entraba Matías, y todavía no estaba tocando, entró en la banda porque iba a tocar. Entonces estábamos justo en un momento de crisis, uniéndonos, conociéndonos, es decir que la banda estaba en formación. Entonces nos llamó Carlos Tórtola, fallecido hace muy poquito, y nos dice: “Che, ustedes tocaron hace poco en el especial de los Sex Pistols (junto a Mal Momento, y Doble Fuerza entre otros). Ustedes no hacen punk, ustedes hacen rock alternativo y tiene que tocar con una banda internacional de rock alternativo, esa es una buena perspectiva para ustedes. Les parece que los postule para tocar con The Rasmus?. Mira que ellos son muy jodidos, si no les gustan las bandas no las llaman”. Y nosotros dijimos que si, siempre hay que decir que si. Dijimos que si y nos llamaron, nos eligió Eero (Heinonen), el bajista. Nosotros dijimos:”que raro, es muy extraño”. Entonces lo conocimos al “chabón” y lo primero que le preguntamos fue si era cierto que nos habían llamado ellos y no la productora. Y él nos confirmó que nos habían llamado ellos y no sabes lo “piolas” que son. Nosotros pensábamos que eran tipo estrellas, pero son muy humildes. Eero que es el bajista hizo una clase de yoga el día anterior. Muy buena gente, nos invitaron a “escabiar”, y terminamos en el hotel re “escabio”, y no pusimos un peso, nos pagaron ellos el alcohol. Muy buena onda.
Y volviendo a la previa, el show de por si estuvo muy bueno porque nosotros fuimos conociendo al fans club de Rasmus y pegamos muy buena onda. La presidenta del fans club de ellos ahora es la presidenta del fans club nuestro, así que imagínate. Así que cuando fuimos a tocar básicamente nos sentimos parte del público. Tocamos al lado de The Rasmus,o sea segundos, y el público nos conocía. Tocábamos los temas y la gente cantaba, era increíble ver un Teatro Flores lleno cantando nuestros temas y gritándolos. Hay un video en Instagram y YouTube y podes ver que cantan los temas, gritan, aplauden. Hay un momento en que gritan “Olé, olé, olé, Sergio, Sergio,” y tiro la camisa, todos gritando y nosotros totalmente chochos. Y pasó algo más extraño que es que toqué con el brazo quebrado. Quince días antes me quebré el brazo, me lo partí a la mitad y fui y me saqué el yeso para tocar, me dolió un montón pero toqué con el brazo quebrado, un sufrimiento extra pero es una anécdota que quedó. Por suerte ni a cirugía porque si se me hubiera salido de lugar el hueso, terminaba en cirugía pero no salió, quedó todo en el lugar. Dolió si, pero valió la pena.

Eso fue un salto, no se si decir de calidad, pero como que fue “el” momento que les dio ese golpe de horno necesario para meterse en lo que es un proyecto serio…

Sí, la verdad que sí. Creo que fue un peso muy grande en el currículum. El peso anterior que habíamos tenido antes fue telonear… (Piensa y cambia de frase) Pasa que hoy en día está muy olvidado, pero si vos se lo planteas a un músico que sabe, es un peso en el currículum, y es haber teloneado a Sergio Chotsourian, ex cantante de Los Natas.
Los Natas fueron la banda de rock alternativo que más lejos llegó, haciendo giras en todo el mundo, tocando con bandas internacionales importantísimas y es considerada una de las bandas “stoners” más importantes del mundo. Y acá en Argentina casi ni se la aprecia, no se la conoce, y vos decís: “la puta madre, tenemos tremendos músicos que por ahí pasan desapercibidos”.
El chabón cuando estábamos tocando se acerca y me dice: “Loco, que actitud escénica que tenes… Me encantó tu banda”. Nosotros nos quedamos con la boca abierta. Que un tipo así, tan humilde, te venga a decir eso, la verdad que nos quedamos totalmente sorprendidos y felices de haber tenido una devolución de esa forma. El baterista después nos habló por Internet, y nos preguntó cuando íbamos a compartir una fecha nueva. Totalmente de la cabeza fue esa fecha.
Y después si, lo de The Rasmus terminó de completar un poco el currículum. Después también tocamos en otras fechas muy importantes, hicimos giras por Córdoba, por La Plata…

Hay un DVD también ¿no? (En vivo desde Casa Babylon, Córdoba 25.06.16)

Si, hay un DVD en Córdoba. Aunque en realidad le sacamos el nombre de DVD porque ¡¡es muy viejo!! (Risas). Aparte, nosotros le pusimos DVD al principio y después dijimos: “¿DVD? ¿quién tiene eso hoy en día?”. No existen más, somos unos viejos de mierda. ¿Qué nos va a decir un chico de 8, 10 años?, se nos van a reír.
Entonces le sacamos el eso y quedo como show en vivo y ahora seguramente en el Roxy vamos a volver a filmar y va a quedar como show en vivo.

Con tantas cosas buenas que les han pasado y que los han hecho madurar… ¿Qué se imaginan para después de la salida del disco, qué esperan?

Bueno, en realidad estamos apostando todo a la presentación del disco. La verdad que el disco lo venimos tramitando desde Julio del año pasado. En Julio grabamos las baterías, en Septiembre grabamos los bajos, en Octubre grabamos las  guitarras, en Noviembre sacamos las fotos y grabamos las voces, en Diciembre empezamos la mezcla, y en Enero mandamos a hacer las tapas. Fue una cosa por mes, de manera muy exhaustiva cada cosa. Además antes de Julio habíamos hecho la Pre – producción, que es grabar el disco antes de grabar el disco. Por eso es que también está muy cerrado. Vas a escuchar que todos los detalles están re contra estudiados.
Ese fue  un poco el proceso , y entonces dijimos: “todo éste proceso tiene que darse el 10 de Marzo”. Para sacar una fecha en el Roxy sabes que tenes que pedirla con un año de anticipación y es una inversión muy grande tocar ahí, sacar un disco. Así que todos estamos apuntando a esa fecha, es la fecha culmine de la banda, la que estamos soñando, así que todo lo importante está ahí.
Una vez que pase eso, como que tenemos un panorama muy abierto, estamos esperando a ver que pasa.. Las últimas semanas han sido una locura. Te digo que ha cambiado mucho, ya que pasamos de estar rascando, de luchar por espacio, con Susana  que nos hace prensa, a que nos llamen de espacios, y es una cosa muy grande. Tenemos constantemente inboxs de gente que quiere hacernos una entrevista, y nosotros les decimos: “Hablá con Susana”. Nunca nos había pasado y ahora se están invirtiendo un poco los roles y está buenísimo.
Tenemos miles de solicitudes de asmitad en Facebook, en Instagram, entonces  vos decís: “la puta madre, se está cocinando algo”. Para la presentación del disco hemos hecho volantes, estamos pagando espacios en webs muy grandes, ahora vamos a hacer carteles gigantes, realmente estamos haciendo una movida.
Entonces ¿que significa toda ésta inversión?, porque estamos hablando de una deuda que después tenemos que pagar durante un par de años, y es justamente para eso. Para ver si el 10 de Marzo se quiebra, y la banda puede hablar desde otra perspectiva. Hablar de que, si bien vamos a seguir siendo independientes, podríamos empezar a cobrar los shows, cosa  que por ahí la gente no sabe pero para una banda independiente es muy difícil cobrarle a las productoras, por eso mayormente nosotros hacemos todo auto gestionado. Alquilamos los lugares, invitamos a las bandas. Somos una banda que  se auto gestiona y gestiona espacios. La mayoría de las bandas que nosotros llevamos son bandas que nos gustan, entonces también está bueno que si vas a un show de Le Temps, las bandas teloneras son bandas que suenan bien porque las elegimos nosotros.
Así que bueno, la idea es quebrar la perspectiva de la banda y empezar a hacer shows mas grandes. No te hablo de algo muy puntual porque en realidad estamos haciendo (duda)… Estamos mentalizados en el disco,  la expectativa nuestra es quebrar la perspectiva y laburar de otra forma. Lograr profesionalizar la banda realmente. Es medio difícil de explicarlo.

Claro, o sea que depende mucho de como salga la fecha y de la respuesta de la gente…

Si, a o mejor puede ser que llenemos el Roxy y que después la gente no vaya más a los recitales, que pasa mucho. Puede llegar a ser que llenamos y que la gente diga “vamos a seguirlos a todos lados”. Yo conozco las dos perspectivas en bandas.
Puede ser que vendamos muy bien los tickets y tengamos un dinero que podamos invertir en  cuestiones audiovisuales. Puede ser que quedemos ajustados de guita y  no podamos invertir durante un tiempo, entonces como que está muy abierto el futuro, pero con mucha expectativa y con muchas ganas de que se de y ver que pasa.
Obviamente, siempre pensando con la mejor, pero también sabiendo que la realidad puede ser muy cruda.

Sergio, en nombre de Rückker te agradezco tu tiempo. Recordale a la gente la fecha y te dejo para decir lo que quieras a lo último…

Bueno. El 10 de Marzo a las 8 de la noche vamos a estar tocando en el Roxy. Las bandas invitadas son Vida en Marte,  que va a abrir el show y es una onda David Bowie, así muy psicodélica. Después a las 21:00 hs va a estar tocando Devilsnite, que es una onda más tirando a Misfits, y nosotros 21:45 nos subimos y vamos a tocar un par de horas . Así que estense temprano, vayan a ver a las tres bandas, va a haber muchas sorpresas, invitados. Va a estar muy bueno, y le agradecemos el espacio a Ruckker que nos está entrevistando en éste momento (risas, y bueno eso es todo.

Con la misma sonrisa que tenía cuando llegó, Sergio saluda y se despide. La fecha más importante de su vida y la de Le Temps, está a la vuelta de esquina, La oscuridad y la psicodelia de éste power trío azotarán The Roxy Live el 10 de Marzo, y la coronación será la presentación oficial de su primer disco: “Pastillas para amar mejor”. Desde éste humilde espacio, te recomendamos que no te la pierdas…

Entrevista: Ale Jerez
Fotos: Pablo Chamarra

Comentarios