Entrevista a Carga Viva: Encerrarse en un género va en contra de la música.

cargaviva

El próximo 20 de noviembre, la banda se presentará en The Roxy Live, en el marco del cierre de la Gira Despedida de su último trabajo discográfico “NO PUEDO PARAR”, oriundos de la Zona Norte de la provincia de Bs As, Carga Viva está conformada por: Lautaro Barceló en Voz, Nicolas Poggioli en Bajo, Joaquin Brizuela en Guitarra y Federico Macias.

Estuvimos charlando con ellos y esto fue lo que nos contaron.

Ustedes tienen un sonido muy similar al de Red Hot Chilli Peppers. Un funk muy bien logrado. Un gran componente, tanto de los Red Hot como de Carga Viva, es el bajo. ¿Cómo lográs ese sonido, Nico?

Nicolás: Por un lado se debe a los chicos, que me dejan tener protagonismo. Hay muchas bandas en las que el bajo pasa a un segundo plano, por ego de los guitarristas [risas]. Y por otro lado, a mí me gusta la música que está compuesta desde una perspectiva distinta, como por ejemplo los Red Hot, o Primus, ese tipo de banda funk-metal que tiene elementos que son completos.

¿Consideran la exploración musical una característica vital de Carga Viva?

Nosotros llegamos al sonido que tenemos actualmente por mezclar sonidos y mezclar bandas, y por querer mostrar algo distinto a lo que se viene escuchando. Hoy en día vos prendés la radio, y no sé si escuchás algo parecido a lo que hace Carga Viva, al menos en lo que respecta al rock nacional. Quizás podemos considerar una influencia de Los Abuelos de la Nada, con esa onda medio funky, con ese bajo bien marcado. Pero, más que eso, a nivel nacional no hay mucho. Salvo otras bandas emergentes. Pero sí, la idea es siempre mezclar sonidos que no sean tan cotidianos, por así decirlo.

Y el sonido, desde lo individual hasta lo grupal, ¿cómo lo logran? ¿Cómo componen?

A la hora de componer, lo que está bueno es que por ahí uno trae una idea, un tema o una base. O pedazos de canciones que engrapamos para que queden bien. En lo que respecta al sonido, siempre tratamos de que se escuche todo, que cada uno tenga su espacio dentro de la canción. Y que transmita algo, que tenga un hilo conductor. Después, el resto es cuestión de que suene bien.

Emanuel Barceló, el productor del primer disco de Carga Viva, es el hermano de Lautaro Barceló (cantante). ¿Cómo fue la experiencia de trabajar en familia? ¿Venís de una familia de músicos, Lautaro?

Lautaro: Mi abuelo era guitarrista, y mi tía es directora de coro. Mi hermano tiene su banda, también, y es diseñador gráfico. A nosotros nos dio una mano con el arte de tapa del disco. Estuvo bueno laburar con él porque es alguien muy cercano, vive en casa todavía, así que le puedo comunicar todo lo que los chicos y yo queremos. Está bueno a la hora de supervisarlo, ya que trabaja en casa. Si no me gusta algo, se lo digo y se cambia en el momento. Y está bueno que ellos lo conozcan también, porque se crea un lazo más cercano.

¿Todos vienen de una familia de músicos? ¿O sólo Lautaro?

Nicolás: Yo no. Creo que nadie en mi familia toca ningún instrumento. La pasión por la música vino por mi vieja, que es muy melómana y de chico me regalaba discos.

Joaquín: Yo tenía a mi abuelo que era guitarrista, tocaba chamamé y tenía su conjunto. La música siempre estuvo presente en casa. Desde chamamé, folclore, hasta Charly. Se escuchaba también cumbia, por mis primos que escuchan Damas Gratis. Me crié en un ambiente donde siempre se escuchó de todo un poco. Y creo que eso está muy bueno. La música es música, encerrarse en un género y decir “yo no escucho tal cosa” va en contra de lo que es la música. Se trata de abrirse y dejarse llevar por el ritmo, la melodía. Siempre que algo te haga mover un dedo, te sentir algo, está bárbaro.

¿De dónde viene el nombre de la banda?

El nombre de la banda está sacado, textual, de los camiones que transportan ganado al matadero. Es, básicamente, en representación de cómo vivimos como sociedad.

¿Cómo viven la previa del Roxy?

Estamos realmente muy emocionados por tocar ahí. Ya tocamos en Roxy el año pasado, pero esta vez es distinto porque vamos a estar cerrando nosotros. Hay mucha preparación, muchas ansias. Hay un poco de nervios, siempre va a haber, pero la idea es ensayar, ensayar, y ensayar para que todo salga perfecto. Estamos poniéndole mucha garra.

Aparte, desde que uno agarra un instrumento aspira a tocar en estos lugares. Es muy loco llegar. Quizás a los doce, trece años, estás tocando en tu casa y decís “uh, loco… Roxy… ¡es imposible! No, mejor toco en el casamiento de mi tío, y listo”. Y ahora estar ahí tocando es algo muy lindo, porque vemos que se van cumpliendo esas cosas que de chicos queríamos. Y eso nos motiva a seguir.

Con qué se va a encontrar aquella persona que jamás los vio en vivo, cuando llegue el 20 y Carga Viva toque en el Roxy?

Creemos que se va a encontrar con una sorpresa porque es la oportunidad que tiene de ver a Carga Viva como lo que es. Hay mucha gente que nos vio en lugares chiquitos, donde no hay mucha logística para poder dar un show bueno. Incluso, para esta ocasión, estamos armando visuales. Sentimos que es la oportunidad de desplegarnos como banda, y hacer un buen show.

¿Planes para el año que viene?

Estamos pre-produciendo el disco. Tenemos nada más que un EP en el mercado, que cuenta con cinco temas, y estamos trabajando en un disco más largo de entre ocho y diez canciones. Después del Roxy vamos a meternos de lleno con eso, ya estamos trabajándolo. A principios del año que viene va a estar saliendo.

Entrevista: Julieta Galiano
Fotos: Javier Abbas

Comentarios