El Buen Salvaje @ La Trastienda | 13.05.17

El pasado sábado 13 de Mayo se daría un show muy especial en este gran escenario de San Telmo debido a que los muchachos de El Buen Salvaje junto con sus invitados, Malman, lo pisarían por primera vez. Fue por esto que nos acercamos para vivir esta fecha y comentarles un poco la experiencia vivida.

Transcurrían un poco más de las 20hs cuando el recinto abrió sus puertas, el público que de a poco fue llegando y armando una fila, esperaba para ver qué depararía esta fría noche. No pasó media hora que, con un poco de gente, se podía observar cómo el humo se escapa bajo el telón y este mismo se iba abriendo para poder disfrutar de la primera degustación musical de la noche, los jóvenes cordobeses de Malman serían los encargados de avivar al público.

El show comenzó con “Hambre”, tema quizás algo corto pero que muestra lo que proponen como banda: la sorprendente potencia y energía que tienen y transmiten desde el escenario, siendo sólo dos músicos parados en el mismo. Luego de finalizar este tema, y sin pausas, continuó “Locura”, con la misma línea que el anterior tema, siendo corto y conciso. A todo esto, un gran trabajo de luces acompañaba a los músicos, que llenaban las pocas partes vacías que quedaban en el escenario. Bajando un poco la línea, siguió “Mural”, un tema más lento y que invita a cerrar los ojos y escuchar el pequeño loop de fondo mientras el bajo acompaña y la batería crece de a poco. “Pasos” sonó para volver a levantar el clima de la noche y luego de esto, un cover muy especial, “Hombre Al Agua” de Soda Stereo. Es algo inenarrable querer explicar cómo una canción tan completa, tan clásica del rock argentino, puede ser desnudada y transformada en otra, recordando el formato de esta banda, el “power dúo”, ellos lograron hacer esto sin que se pierda la esencia del mismo.

Para ir culminando el show y esta noche redonda, “Campo”, el tema que da nombre al único disco de la banda, se hizo presente. Luego Agu, el cantante, anunció: “Nos vamos cerrando esto como debe ser, como una fiesta”, así fue como “Fiesta” fue el tema final de la gran noche que nos dio esta joven y prometedora banda, de menos de un año, que sin embargo tiene la acometividad que se necesita como tal para pisar este escenario. Demostrando así, una vez más, que es una banda en constante crecimiento y que se va afianzando en capital, ganándose al público bonaerense.

Luego de ellos, continuó el show principal, el que se venía preparando hace meses y por el cual se colmó de gente el local. Eran las 21:20hs cuando El Buen Salvaje salió al escenario, con una base que sonaba de fondo; unos segundos después de terminar este pequeño instrumental, comenzó con todo, dos temas acorde a lo que se espera, “Absorción” y “Pecado Verbal”, los dos continuos, sin pausa, al igual que en su disco (Multitud Al Acecho, 2016). Con guitarras bien metaleras, una voz suave acompañando, con bases sólidas de fondo y una propuesta de luces intermitentes muy atractiva.

Con el aliento al ritmo de “Vamos La Trastienda, che” de parte de Martín (cantante) y siguiendo la temática de temas con bases metaleras pero no tan pesadas, “Siempre El Canil” se hizo presente. Bajando más la línea, seguiría “El Duelo”, un tema claramente más lento y con arreglos psicodélicos, creando algo de sosiego en la audiencia y mostrando así la amplitud musical de este quinteto. “Derecha De Rey” y “Bipolar” también hicieron su parte en esta noche que venía siendo muy equilibrada en cuanto a los distintos sonidos que se iban proponiendo tema a tema. En este pequeño lapso la gente se dispuso a aplaudir a la banda, mientras se anunciaba desde el escenario que llegaría el turno del primer cover de la noche; “La Rubia Tarada” en una versión mucho más pesada y rítmica que la original, dejó admirado a más de uno.

Con gran sorpresa para los presentes, el primer invitado de la noche subiría al escenario. Este fue el Negro Villacé de Bigger, interpretando una muy buena versión de “Ingrávido” confirmando que es uno de los grandes referentes del rock emergente actual. Mientras se anunciaba que faltaría alguna sorpresa más, temas como “Alcance” y “Estratagema” seguirían evidenciando lo ecléctico que es el conjunto y lo bien articulado que se presenta el show en tan imponente escenario. Llegando a la recta final de la noche, el siguiente invitado que se anunciaría sería Lucas Cáceres, cantante de otra joven banda, llamada Proyecto Primate, en este caso para interpretar “Jardín”. Es a partir de este instante cuando el público se terminó de liberar y se dispuso a sudar un poco, a partir de saltos y pogo, llegando el turno de“Uxmal”. Seguido a esto,  se informaría que el tema a proseguir no está plasmado en ningún disco, por lo que “Devenir A La Espera” sólo puede ser disfrutado en vivo… y así fue.

Ya para finalizar, sonaría “El Occiso Está Servido”, tema que pasó realmente rápido al igual que algunos anteriores, será que la complacencia y el gran acoplamiento de los muchachos hizo que todo marchara mejor de lo esperado; fue por esto que, aunque les quedaban sólo dos temas, tenían mucho tiempo de sobra. Igualmente, sin darle mucha importancia a ese detalle, “Heridas Invisibles” y “El Maldito” sonaron uno tras otro, nuevamente sin intervalos y cerrando esto como se había iniciado, con temas potentes, en una noche que estuvo cargada de riffs rabiosos y bases sólidas en todo momento, una voz particular con matices muy interesantes, pero por sobre todas las cosas, una contundencia y firmeza imponente, en un escenario por el que han pasado grandes bandas y la noche del sábado El Buen Salvaje dejó su huella.

 

Crónica: Federico Cárdenas
Fotos: Carolina Pedace

Comentarios