El Bordo @ Tribus Bar, Santa Fe | 30.06.17

Luego de dos años, el quinteto volvió a la capital santafesina para presentar El Refugio”, su último trabajo de estudio. A lo largo de dos horas, la banda compartió con los perdidos los temas más potentes de su séptimo disco y algunos de sus viejos clásicos. El show se llevó a cabo en Tribus Bar & Arte, en la noche del viernes 30 de junio.

En una fría jornada, donde la espesa niebla nos transportaba a la vieja Londres de Sherlock Holmes, los seguidores de El Bordo llegaron a la ciudad desde distintos puntos de la región. El local de la calle Víttori recibió a los invitados desde muy temprano, y para las 22:30, cuando los Sin Querer Queriendo subían a las tablas para dar su show, el marco de público era más que aceptable.

Los paranaenses, surgidos allá por 2014, compartieron con los presentes una serie de temas que conforman su discografía. La banda compuesta por Roy Ferreiro en voz y armónica; Nicanor Villanueva, guitarra y coros; Nahuel Barzola, bajo y coros; Ariel Contreras, teclado; Rodrigo Miranda, guitarra y Santiago Lacombe en batería, se encuentra en plena Gira Argentina, recorrido que los llevará a visitar 12 provincias durante este año presentando su disco Albores” (2016).

Tras el paso de Sin Querer Queriendo, el público estaba ansioso por recibir a la agrupación integrada por los hermanos Alejandro y Diego Kurz, Leandro Kohon, Miguel Soifer y Pablo Spivak. En un abrir y cerrar de ojos, el bar colmó su capacidad. Mientras sonaban un par de clásicos del rock nacional, un grupo de amigos recordaba la última visita de los porteños a Santa Fe. En ese mismo lugar, pero en el 2015, El Bordo realizó una especie de despedida de su disco Hermanos”. Dos años después, regresaban para presentar El Refugio”.

Luego de una entrada al mejor estilo Rock Star, caminando entre el público mientras eran custodiados por la seguridad, los músicos se ubicaron al costado del escenario a la espera de comenzar la presentación. A 30 minutos de la medianoche, El Bordo desató la euforia con los potentes sonidos de “Destino” y todo el grunge de “La Libertad”, seguido por “El Grito” y “Jazz Barrial” para los de la vieja escuela.

Durante el espectáculo, la banda entretuvo a sus seguidores con un ida y vuelta entre los temas nuevos y los tan esperados clásicos. El Refugio” se hizo presente en la noche santafesina con “Mi Alma Ve”, “Corazones Olvidados”, “Humano” y “Metafísica Suburbana”. Durante este último, quizás uno de los temas más esperados por ser el primer corte del disco, un inconveniente en los cables de la guitarra del menor de los Kurz influyó -un poco- en su sonido original. Con el ceño fruncido por los intentos fallidos de solucionar el problema y con el apuro de cortar con el interminable alargue que sus compañeros ya no podían sostener, Ale soltó su guitarra y tomó el micrófono para cerrar la canción. Los presentes explotaron en aplausos de apoyo mientras el cantante anunciaba una breve pausa.

“La Banda” y “Los Perdidos”, temas dedicados a sus fieles seguidores, no podían faltar; al igual que “Soñando Despierto” y “Existir”. También incluyeron en su repertorio “Háblame”, su versión en castellano de “Talk To Me”, tema inédito de Nirvana conocido en 2002, que forma parte de El Refugio”.

Sin olvidar invitar a los presentes a su segundo Luna Park, el próximo 17 de septiembre, El Bordo finalizó su paso por Santa Fe al ritmo de “El Regreso”, el más esperado por esta cronista.

Crónica: Anahí Correa
Fotos: Flor Martínez Misericordia

Comentarios