Die Toten Hosen @ Teatro Sala Ópera | 04.10.17

Die Toten Hosen volvió a Argentina, en esta ocasión con su gira “De vuelta en las canchas” y estuvimos presentes en su primer show en la ciudad de las diagonales, en donde los alemanes nos trajeron toda su música, cargada de momentos emocionantes y ese profesionalismo y pasión que los representa y que los acerca a su público argentino desde 1992 hasta la fecha.

Corrían las nueve y media de la noche cuando ya se podían ver a los fanáticos aglomerados en las afueras del recinto platense, las entradas estaban agotadas hace ya mucho tiempo, se sabía el tipo de fiesta que viviríamos dentro de unos momentos. Quince minutos después el lugar daría el ok para abrir sus puertas y que finalmente la gente pueda acomodarse en sus lugares, sea en el fondo tomando algo o agarrándose fuertemente contra el vallado antes de que la noche empiece a hervir.

Luego de que El Perrodiablo deje preparado el escenario con un pequeño show de media hora, llegaría el momento de que los alemanes pongan los pies sobre el escenario, empezando por Vom RitchieBaterista-, las dos guitarras y el bajo saldrían a cargo de Breiti Breitkopf, Kuddel Von Holst y Andi Meurer, respectivamente, todos con las manos para adelante, como recibiendo el cariño de la gente. Por último, si mediar palabras, Campino Frege saldría y sacaría el microfono de su soporte, para comenzar la larga noche que nos esperaba. La noche arrancó con clásicos y viejos conocidos de la gente como “Strom” o “Liebbesspieler”, este siendo uno de los temas más antiguos de la banda. Hola amigos, es bueno estar por primera vez en La Plata, caminamos un poco por la ciudad y es muy lindadiría el cantante en su limitado español, que por momento mutaba a ingles, pero se entendía siempre lo que quería transmitir. Luego de estas palabras seguiría “Auswärtsspiel”, un comienzo cargado de ese viejo punk que los caracteriza, con acordes crudos y melodías agresivas.

Que el show sea bueno es responsabilidad de ambos, así que quiero que canten conmigo: Oh oh oh…empezó Campino, para rápidamente ser acompañado por la gente y el bombo de la batería, a estos se sumó la guitarra “Laune der natur” sonaría, el cual es tema de su último disco, titulado de igual forma. La particularidad de este disco, es que representa un sonido distinto a los anteriores, sin dejar de lado sus bases. El final de este se conectaría con el comienzo de .

Cómo se puede apreciar, cada pausa que hacían para tomar un respiro, los músicos aprovechaban para charlar con los presentes, quien más interactuaba era Breiti, que al parecer era el que mejor sabía hablar el idioma. “No se porque tardamos en venir a a esta ciudad”, comenzaría diciendo, para luego aclarar que tocarían algunos temas viejos, entre ellos “You’ll never walk alone”, tema del segundo disco de la banda –Im Auftrag des Herrn, 1996-, “Call of the wild” y “Schon sein” de Unsterblich, publicado en 1999 y culminar este momento con “Bonnie and Clyde”-Opium Fürs Volk, 1996-.
“Wie viele Jahre (Hasta la muerte)” volvería a plantarnos en la actualidad, este es un tema del último disco, que tenía su tapa plasmada con pintura fluorescente atrás de la batería, jugando con sus colores gracias al trabajo de luces tanto del lugar como de las extras que trajo la banda.

Entre esto, mientras los músicos se tomaban pequeños momentos para pensar lo que seguiría, la gente no paraba de alentar con su “Ole ole ole ole, Hosen, Hosen…” y Campino aprovechó para hacer una dedicatoria, Esta canción es para Caco, un viejo fan de la banda que quería venir a este recital, pero falleció hace poco”, según pudimos averiguar, el seguidor falleció hace aproximadamente tres meses y amigos del mismo agradecieron a través de gritos a la banda por la caricia que les habían dado, “Nur Zu Besuch” sería cantado por todos con la intensidad y compromiso que se debía.

Con una pequeña intro del cantante silbando llegaría “Reisefieber”, antiguo tema de la banda, en el que en el estribillo, el bajista, Andi, aprovecharía para lanzarse al público y tocar sobre la ellos, mientras que los que hacían mosh le pasaban por al lado, segundos después volvería al escenario y el siguiente tema a interpretar sería “Carnival in Rio”.
“Wannsee”, quizás de los temas más escuchados y reproducidos de este último trabajo discográfico fue uno de los más coreados por el público, podría decirse que es gracias a su ritmo más tranquilo y el rebote de ese bombo que muestra la mutación de la banda a un sonido moderno. A todo esto los seguidores de los Hosen no se dieron un segundo de respiro, estando toda la noche saltando, cantanto y haciendo mosh, para caer cara a cara con la banda y volver al medio del pogo nuevamente.

La banda se dió el gusto de tocar un par de covers, entre los que podemos destacar “Ultraviolento”, de Los Violadores, siendo la mayor parte cantada por el público, que acompañaba al cantante en su español, “Where are they now?”, de Cock Sparrer y “Should i stay or should i go”, de The Clash, para culminar este gran homenaje al rock (o mejor dicho al punk) dando una pausa en la que fueron a refrescarse y calmar un poco las aguas, es que hasta este momento el público no había tenido descanso.

Muchas gracias por una noche fantástica para nosotros” diría el cantante y nuestro primer guitarrista culminaría: “necesitamos su ayuda porque es tema nuevo y no lo sabemos bien”, de esta manera sonó “Energie”, el cual también forma parte del último disco, este llegó con la intro de “papapapa papapa” primero del cantante, luego del público.

Continuando con las interacciones, el guitarrista diría:Esta canción es de hace 20 años, cuando los de derecha atacaban a los refugiados, es triste que hoy escuchemos estas letras y suenen tan actuales” y así “Pushed Again” sonaría acompañado de “Freunde”.
Finalizando la noche, Campino advirtió: “Are you ready to shoot?”, sabiendo de la potencia de “Azzurro”, tema que parecía culminar una velada redonda. Pero como a estos señores les sobra la misma energía que tenían cuando vinieron por primera vez hace más de 25 años, decidieron regalarle al mixto público de esa noche(ya que se vieron banderas de distintas partes de Buenos Aires y hasta de Brasil) otro tema, “¿Uno más?” preguntaría el frontman, obvio que irónicamente ya que el público no tardó en responder y en contra-respuesta sonó “Hier kommt Alex”.

Luego de todo esto, uno podría pensar que la banda dio un show de más de tres horas, pero no, aproximadamente dos horas fueron suficientes para abarcar tal cantidad de temas y para que, tanto músicos como público, quedaran desbordados de esa sensación de conectividad entre las distintas partes. Sea hablando en alemán, español o ingles, toda la noche el feedback fue como en una cena familiar, en la que todos reían, cantaban y saltaban por lo mismo, entendiéndose como una gran familia que se volvió a reunir luego de años. Así Die Toten Hosen volvió a las canchas argentinas, en las que cada vez son más locales.

Crónica: Federico Cárdenas.
Fotos: Marcelo Romero.

Comentarios