Conferencia de prensa de Eruca Sativa: “Tenemos la posibilidad de hacer lo que más nos gusta en el mundo y eso ya es demasiado”

La espera se acabó… Este sol está a punto de despertar y lo veremos asomarse mañana, 9 de diciembre, en el Estadio Obras. El templo del rock se prepara para recibir al power trío en honor a sus 10 años juntxs, que los encuentra felices, muy unidxs y conscientes de todo lo que vienen atravesando.

Para ir calentando motores antes del gran día, Eruca Sativa dio una conferencia de prensa donde hablaron con mucha apertura y buena onda sobre este hito en su carrera, su visión sobre el recorrido que vienen construyendo, el presente y el futuro. Fue un hermoso encuentro en el que también compartieron anécdotas y respondieron siempre con humildad y compromiso. Lula Bertoldi (voz y guitarra), Brenda Martin (bajo) y Gabriel Pedernera (batería) demostraron, una vez más, por qué están donde están.


La “evolución” de Eruca

Cumplir una decena de años juntxs trae a la escena, inevitablemente, la pregunta sobre los cambios que han atravesado en este tiempo. “Evolución” es un concepto que implica el paso del tiempo, pero no quiere decir que lo que ocurre cuando eso sucede sea mejor, explicó Brenda.

Gabi: A veces la palabra evolución no hace justicia al proceso real de la música y de la escucha, porque eso es algo que va cambiando. […] Cada persona va haciendo su proceso y siempre decimos que la música o el arte en general termina en quien lo escucha, en el que completa la obra artística; el que pone el disco en su casa y lo saca diciendo que es una porquería o lo deja hasta el final y lo disfruta a su manera. […] Ojalá que dentro de 25 años no estemos diciendo: “Qué lindo es Barro Y Fauna, la verdad”. Ojalá que hayamos hecho tantas cosas que Barro Y Fauna se pierda en el olvido –risas-, ojalá que siempre tengamos algo nuevo que encontrar y nunca dejemos de aprender. No tiene nada que ver lo que sentía cuando hacíamos La Carne con lo que siento ahora, y ojalá que dentro de 10 años tampoco tenga nada que ver cómo pienso y siento y vivo algunas cosas, porque pienso que de eso se trata ser humanos, ¿no? Y aprender todos los días”.

En esta misma línea, ante la pregunta de si encontraban un momento en esta década en que hayan sentido que “llegaron”, Gabi respondió: “En ningún momento hice lo que hago para llegar a ningún lado y siento que con la banda se da todo también de una manera tan natural y tan linda que nunca nos planteamos eso de verdaderamente sentir que habíamos llegado; sí nos pasó de conocernos en un momento clave y esa fue la llegada. Nos guiamos por la intuición, nos guiamos por lo que nos parece que es lo que va. […] Pero no siento que estemos tratando de llegar a ningún lado, sino sencillamente disfrutando el camino, disfrutando de estar juntos, de tocar cada vez más y en más lugares, lugares muy lindos. Tenemos la posibilidad de hacer lo que más nos gusta en el mundo, de hacer lo que desde chicos soñábamos con hacer y eso ya es demasiado”.

Y si hablamos de lo específicamente artístico, de las etapas que se sucedieron y las expectativas en este sentido, el trío ha atravesado diferentes momentos musicales y no tienen miedo de lo que pueda venir, de hacia dónde lxs lleve el fluir y la experimentación musical. Brenda tomó la palabra en este caso: “Siempre fuimos y seguimos siendo muy inquietos. No nos gusta repetirnos, sentimos que eso sería una especie de muerte creativa. Tratamos lo más posible de diferenciarnos de lo que hicimos antes aunque siempre vamos a conservar la esencia, porque somos siempre las mismas tres personas”. Es por esto que sienten que es imposible elegir un disco o una canción que describa mejor lo que es Eruca Sativa, porque la banda ha transitado diferentes etapas, todas necesarias para llegar al presente. “Buscamos usar todos los recursos y herramientas que tenemos a disposición sin tener miedo de que se vaya a transformar en otra cosa la música que hacemos, porque sabemos que siempre que sea genuino lo que estamos componiendo, va a ser válido y va a seguir siendo Eruca, aunque terminemos en un lugar muy distinto del que comenzamos”. En este mismo sentido, Lula comentó: “A veces uno no deja que la música sea realmente libre. […] Me cuesta mucho sacarme los prejuicios para componer y hacer música libremente al nivel estético, […] pero dejar a la música ser libre y no poner ninguna barrera a los géneros, creo que es algo que Eruca ha ido haciendo a lo largo de sus discos”.

El recorrido que vienen realizando a partir de sus videoclips también muestra distintas facetas de la banda. Mirándolo desde el presente y con el reciente lanzamiento de Sin La Red, Lula nos habló sobre estas experiencias: Fede [Beret, el director][…] es una persona muy creativa y está loco. Realmente tiene un mundo en su cabeza, que está buenísimo. En Nada Salvaje, todo ese universo que es el video, esa ciudad muy enajenada y alienada con esa gente que vive en un futuro medio vintage está toda pensada por él.[…] Tuvimos mucha suerte de encontrarnos con una persona como Fede, que es un capo en lo que hace, y ese nexo [de Sin la Red] con Nada Salvaje está buenísimo; nos pareció que era un guiño muy original y que tiene que ver con ese transcurso. Cuando uno va transcurriendo la vida del disco, las canciones lentamente van quedando atrás y uno va creando música nueva. No es que tiene ese significado el capitolio quemado, sino que es la sensación que a mí me produce. Y después, la excelente labor actoral nuestra -risas-. Nos animamos a actuar de vuelta, porque la verdad que veníamos muy golpeados de nuestra labor actoral en La Carne, que fue polémica. Nos quedamos un poco con: ‘Uh, teníamos que actuar de muertos y éramos más muertos que los muertos’ -risas-, pero nos divierte mucho actuar”.


Repercusiones

Brenda:En el 2010 no estabas pensando en Obras, estás pensando que estás tocando en Club Tucumán y está buenísimo. Fueron todos logros para nosotros, venirnos de Córdoba a vivir a Buenos Aires, permanecer acá, poder seguir grabando discos, ver que la banda iba creciendo, que siempre iba público”.

En estos 10 años de trayectoria, además de los logros musicales y todo lo que vienen cosechando en este sentido, también se generó a su alrededor una comunidad de fans con muchas expectativas que lxs sigue y disfruta de su música. Nuestro medio preguntó al respecto y Gabi nos respondió: “Siempre tratamos de tener una relación muy cercana con la gente que nos sigue, que viene a los conciertos y demás, y eso me parece que se convirtió en un feedback de buena onda permanente y es hermoso y ojalá que pueda seguir así. Obviamente, era mucho más sencilla la comunicación directa cuando eran quince que ahora que son bastante más, pero tratamos de seguir manteniéndolo directo. Nosotros manejamos nuestras propias redes sociales y tratamos de mantener un contacto fluido con ellos”. A su vez, existen actualmente una buena cantidad de bandas que los toman como referentes e inspiración, y también nos interesaba saber cómo les repercute este hecho: “…Quizás no sé si nos sentimos todavía como con los pantalones como para decir que somos una referencia. Yo pienso que a nosotros nos falta un montón todavía, me parece que estamos como recién empezando. Tenemos apenas cinco discos de los treinta que vamos a hacer. […] Entonces la verdad que nos pone súper súper contentos y orgullosos, pero nada nos quita nuestras ganas de seguir aprendiendo y seguir creciendo y de seguir admirando a nuestros referentes; no sólo a nuestros referentes hacia arriba, tipo Lebón, Charly, sino a nuestros contemporáneos”.

Brenda agregó: “Es muy loca la sensación de estar en ese lugar [de referente] […] uno lo toma como un halago, como un incentivo, pero a la vez como una cosa que tiene que ver con el amor que recibe del otro. A mí me da una especie de responsabilidad, también, todo eso que uno puede generar en otras personas; eso que se termina de completar —igual que decía Gabi sobre las canciones— con lo que el otro recibe de uno como artista, ¿no? Se termina de completar con lo que se imaginan de uno, con lo que ven, con lo que proyectan. Si eso sirve para el bien y para incentivarlos y para que puedan elegir un camino que sea hacer lo que les gusta en la vida, me parece que está buenísimo. Y lo disfruto mucho y jamás tampoco me cambia. […] Sí es lindo enterarte, no sé por qué. Es una combinación de sensaciones raras, es como que reafirma lo que vos sos cuando sabés que genera eso en el otro, está bueno”.

En cuanto al vínculo con las bandas de la escena, Gabi habló de una comunidad con una relación mucho más fluida que en otros tiempos: “Me parece hermoso poder compartir. Ahora somos todos mucho más accesibles —de hecho en el Luna Park hicimos eso de invitar a un montón de cantantes de bandas que nos gustan. Fue súper significativo que estén todos ellos ahí—. Por suerte también estamos en un momento muy positivo a nivel musical en Argentina y hay muchos proyectos, muchas propuestas y voces que son súper interesantes”.


Llega el Obras:
Estamos preparando el show con mucho amor y muy profesionalmente”

Ya cansadxs de llenar el Luna Park una y otra vez, como bromeaba Brenda, es el turno del Estadio Obras de convertirse en el escenario que lxs recibirá para festejar esta década de música y amor. Siendo un lugar tan importante para el rock, las repercusiones que tiene para ellxs esta elección son profundas.

Brenda: No desearía hacerlo en otro lado. Me parece que nos estamos dando el gusto de hacerlo donde queremos. Es el templo del rock, que estuvo cerrado un montón de años y habíamos pensado que nunca íbamos a poder tocar ahí y de pronto tener la oportunidad de hacerlo está buenísimo. Y es una situación especial porque es la primera vez que vamos a estar en ese escenario, así que para nosotros va a ser una experiencia nueva”.

Gabi: “Yo he visto miles de videos, pero nunca entré a Obras y se me pone la piel de gallina de pensar en los conciertos que ha habido. También me emociona pensar que la primera vez que entre va a ser para tocar, y con esta excusa de estar celebrando los 10 años”.

El esperado recital en el templo del rock no será lo único que la banda llevará adelante en honor a sus 10 años. Lula nos adelantó algo al respecto: “Tenemos mucha actividad en nuestras redes, donde vamos a estar tirando sorpresitas desde acá hasta el Obras. Algunas se han ido develando y algunas quedan por descubrir. También haciéndole un poco de historia a los discos, dedicándole una semana a cada disco en nuestras redes. Y bueno, eso para nosotros es muy lindo, porque se trata de revolver un poco el archivo, de refrescar algunos recuerdos, de que la gente vea cosas que nunca había visto porque no están subidas a ningún lado. Nos parecía lindo para que la gente vuelva a escuchar ese disco que quizás hace mucho que no escucha, o que tal vez nunca escuchó. Tenemos guardadas un par de sorpresas hasta Obras, y lo que será el año que viene, que también hay varias. Así que sorprenderemos”.

Brenda nos contó un poco más: “También por los 10 años tocamos en lugares chicos, en los que hacía mucho que no tocábamos, que son significativos para nosotros. En junio estuvimos en 990 que es un bar chiquitito en Córdoba de sorpresa, anunciamos la fecha unos días antes. Y también estuvimos en agosto haciéndolo en Santana, en el Oeste, y estuvo buenísimo. Para nosotros fue darnos un gusto, un regalo de cumpleaños, porque la verdad que son salas que por capacidad o por el tipo de show que podemos ofrecer no las estamos eligiendo hace un tiempo. Y bueno, tenemos guardado algún lugarcito para seguir festejando hasta fin de año”.


La parte humana

Con la cabeza bien puesta en el alcance que puede tener el arte, siendo algo que no está por fuera ni puede desentenderse de lo social, Brenda nos cuenta: “Grabando el primer disco en plenos cortes de ruta, quilombo y cacerolazos, yo pensaba: ‘qué loco estar acá adentro’, porque nos metíamos y como que tenés que tener una intención de seguir conectado con lo que está pasando afuera como para no perder la noción de la realidad de los otros, digamos, porque en ese momento estás totalmente hundido en el estudio”. Más claro, echale agua: Tenemos una herramienta muy poderosa que es la música para poder construir, para poder decir cosas, para poder hacer, entonces en eso nos hemos ido encontrando cada vez más durante el tiempo y me parece que hoy tenemos todavía mucho más por delante -ojalá- para seguir tomándolo con esa importancia y con esa responsabilidad que tiene lo que hacemos, responsabilidad intrínseca del arte, de lo que uno puede hacer o deshacer en las identidades de los otros”. Esta perspectiva en común fue importante en el vínculo entre ellos, en el hecho de que la banda persista: Creo que estamos más unidos que antes porque hemos ido coincidiendo en nuestras maneras de pensar y de ver la vida, qué queremos hacer y qué queremos brindar con lo que nosotros hacemos, que tiene un lugar importante en la cabeza de la gente y en los corazones, entonces influye de manera directa en lo social”.

Luego de tanto tiempo compartiendo juntos, de una amistad que lleva el mismo tiempo que la banda, el vínculo se ha vuelto familiar y se conocen muchísimo. Cuando les pidieron que describieran a sus compañeros, Gabi no tuvo más que palabras lindas para compartir: Las dos son muy coherentes y muy íntegras, tienen un talento inconmensurable. Mucho talento, mucha energía. Lula va al frente pase lo que pase, eso para una banda es espectacular, tener alguien que sea así. Son como los roles justos. Lula pone quinta y va. Brenda es la que dice, ‘Pará, dejame pensar un poquito… Dale, vamos’. Y yo soy el que está atrás y va -risas-. Pero es como que hay un punto en que el talento y la habilidad están muy separados de la genialidad, son cosas muy distintas. Lula es una maravilla de la intuición musical, no tiene idea de lo que está tocando, pero hace cosas que son magistrales. Y Brenda, tiene una habilidad y un talento deforme, pero además tiene la sensibilidad del poeta y tiene el don de la palabra, y mezclado con su talento deforme para interpretar y analizar la música, es un combo letal”. De Gabi, sus compañeras destacaron entre risas su arroz con leche y dijeron que es quien las equilibra, quien “aporta la cuota de sanidad mental”.

Ellxs consideran que poner atención al cuidado de los vínculos fue siempre muy importante para poder llegar a este momento y tienen claro que este es el camino que deben seguir: “No tenemos rituales, el único ritual es ser sinceros entre nosotros. […] Creo que el desafío nuestro, además de ser compositivo, también es humano: es de generosidad, de tratar de aceptar al otro como es. Creo que eso es algo muy lindo porque nos permite aprender mucho y crecer bastante internamente. Uno aprende a relacionarse con otras personas que no somos nosotros tres por proyección; al tener que fumarte a estos dos, imaginate -risas-. No, de verdad es rarísimo, y no tiene que ver con la ambición, con la banda, con que te va bien… No, es muy natural. Es como que estamos en sincronía con la búsqueda que tenemos en la vida los tres. Puede que de un día para otro pase algo y te cambie todo, eso también lo sabemos. Sabemos que puede pasar y es por eso que cuidamos las relaciones. Pero la música no es una cosa menor, lo que nosotros sentimos cuando tocamos juntos es muy difícil de encontrar y de lograr con otras personas. […] El lenguaje de la música es muy especial y nosotros lo compartimos de una manera muy profunda”.

A pesar de las dificultades que acarrea llevar adelante un proyecto artístico en un contexto donde la economía es tan inestable, es un desafío que vienen superando con creces y así lo explicó Lula: “Más allá de todas esas piedras en el camino, tratamos de llevarlo con lo que nos hace más felices, que es subir a un escenario juntos, tocar, y mientras eso está, el resto se esfuma, […] no tiene tanta importancia. Nos ha pasado de ir a tocar a lugares y que el público no acompaña o es poca gente y nosotros nos divertimos como siempre”.

Al respecto del lugar que tiene para ellxs tocar en vivo, Gabi se sumó a lo dicho: “No tengo un recuerdo de un concierto donde el escenario no se haya encargado de curar. Cualquier gris que haya habido entre nosotros, se solucionaba en la primera nota que tocábamos arriba del escenario”.

Luego de todo este tiempo, ¿qué significa Eruca Sativa para sus integrantes? Brenda nos compartió su visión, que fue respaldada por Gabi: “Es una forma de vida en la que los tres intentamos generar un espacio de libertad de expresión. Intentamos no reprimirnos en el sentido creativo y tratamos de que sea un lugar en el que nos podamos expresar[…]. Este lugar sentimos que es el de los tres y lo cuidamos mucho. […] Nos acompaña a cada uno en lo cotidiano, en nuestra vida, en lo que vamos atravesando a nivel personal; ahora ya con familia, con hijos, que en un principio sí no nos hubiéramos imaginado esa clase de cosas. Más que tocar en el Luna, tocar en Obras, no nos hubiéramos imaginado quedar embarazadas a la vez, por ejemplo”.

Gabi: “Es un lugar de encuentro. […] La mayor cantidad de tiempo es compartir, y la menor porción de tiempo la pasamos tocando. Uno a veces hace un viaje de 5 días para tocar 30 minutos. Todo lo que se comparte en el medio es el lugar verdadero. Nosotros hicimos este disco Barro Y Fauna en un año y medio, pero tocándolo estuvimos cuatro días, que fueron los cuatro días del estudio. Es una porción muy grande de amor y de tiempo que se comparte. Eruca es nuestro lugar”.

En cuanto a aquellas personas que los han marcado en el camino, Lula se refirió a Titi Rivarola con mucho cariño y admiración, como su maestro y quien los aconsejó y los llenó tanto artística como humanamente. Lula: “Él nos decía mucho que teníamos que mantener la furia controlada, el aplomo que tenía que tener la música que hacíamos nosotros. Que mostrara su fuerza pero no se nos escapara por todos lados. Él tiene que ver mucho con la música que hacemos hoy en día.” Más adelante, agregó al respecto: “Él nos hizo mucho anclaje en la libertad musical”.

En este sentido, Brenda relatará lo significativo que fue para ellxs contar con la participación de Fito Páez en Guitarras De Cartón, tema que forma parte de Blanco (2012). “Él se acercó a nosotros en el 2011 a través de un amigo que le hizo escuchar una canción nuestra y llamó por teléfono. Es de esas cosas que no te olvidás más, que no pensás que van a suceder. […] Fue un momento muy importante, porque recién nos veníamos a Buenos Aires; es parte de esas cosas que son como empujones muy fuertes a nivel artístico, que te van enseñando muchas cosas. […] Nos abrió un poquito la puerta a mostrarnos cómo crea, cómo genera su arte ahí, tan lindo, tan cerca; es algo que nos marca“.


Algunos recuerdos para compartir

También hubo lugar para las anécdotas, que fueron miles en estos años, y nos dimos el gusto de escuchar algunas de ellas. Entre Brenda y Gabriel, armaron el cómico episodio del pedal de Lula: “No habíamos tocado el primer tema, y Lula tenía un pedal nuevo que tenía un problema con el transformador. De repente se corta la guitarra y entonces frenamos y ella dijo: ‘Pará, boludo, se me quemó el pedal’. Al borde del llanto, re exagerada. De ahí quedó para siempre la frase ‘Se me quemó el pedal’, porque ella es un poquito ansiosa, entonces la guitarra se cortó un segundo y ya creyó que se había quemado, y lo acababa de comprar. Entonces cada vez que estamos en una situación similar decimos ‘uh, se me quemó el pedal'”.

Rememoraron también algunas historias de ruta. Lula contó: “…Teníamos una camionetita […], una Partner que la cargábamos hasta las manos con nuestras cosas y hacíamos una cantidad de km en la semana… En un mes, la cantidad de veces que hacíamos Córdoba-Capital…[…] Muchas horas pasamos arriba de esa camionetita, esa es la que iba de gira; salíamos los fines de semana a tocar y nos íbamos con la camioneta. Me acuerdo que la hemos fundido, que se ha quedado en la ruta, se prendió fuego“.

Gabi: “Viajábamos los cinco en la camioneta, con un sonidista y un asistente. Ponele que habíamos juntado 30, 35 pesos. […] Frenamos en un supermercado que había a la salida de Rosario, pan de viena, para panchos, y paleta y salsa golf, era fanacoa. La cuestión es que teníamos cuatro panes para 5 personas. Brenda le pone la salsa golf a todos los panes arriba del capó de la camioneta, le pone la paleta, cerramos; prueba el primer mordisco y “che, esto está podrido”. La salsa golf estaba re contra podrida, vencida, y tuvimos que agarrar todos los sandwiches y fuimos con un dolor a tirarlos… […] La realidad es que uno pasa por un montón de situaciones, pero todas estas cosas nos hacen unir”.

Lula: “La última anécdota… Veníamos en la camioneta con mucho hambre y venía un camión adelante y vemos que se le cae una caja… Seguimos, otra caja. Estábamos cerca de Navidad. Paramos al costado de la ruta, corrimos como 10 metros o 30, la caja era marca Orieta, llena de budines navideños. Eran 20 budines. Los cargamos a la camioneta, íbamos comiendo budín. El otro día encontré la foto en el archivo en la que estoy yo acostada sobre la caja de budines en la chatita, así que gracias Orieta”.


De cara al futuro

Así como no revelaron cuál será la próxima canción que llevarán a la pantalla, tampoco dieron detalles de la salida de un nuevo disco, pero sí comentaron que su meta más ambiciosa es lograr un buen material que los deje satisfechos a los tres. Más allá de esto, sienten que Barro Y Fauna está “fresco” aún: todavía no pasó un año de tocarlo en vivo. Así que la manija tendrá que esperar.

A su vez, Brenda se cuestionó la relevancia de editar material físico en tiempos donde la música circula libre por Internet: “En algún momento vamos a tener que animarnos a buscar un formato que nos resulte interesante, atractivo también. Puede ser que haya algún link a lo material, pero lo importante ahora es digital. Nos falta encontrar ese objeto que no sea el disco, pero que digamos: ‘ah, esto sí me gustaría tener’. En este sentido, Lula señalará: “Estamos en una época en la que es muy difícil tener un control, pero la verdad que a nosotros nos gusta que la música esté libre en todos lados, que la gente tenga acceso a nuestro material. No hay mucha vuelta para detenerlo”.

Esta libertad amplía el alcance y la llegada de la música, lo que abre la puerta a pensar en cómo ha sido la aceptación de Eruca por parte de lxs extranjerxs, a lo que Lula respondió: “Yo creo que el objetivo más grande de nuestra música es que no importe de qué país nos está escuchando pero que nos entienda igual. Y no hablo del lenguaje de las palabras, sino el de la música y las emociones que uno maneja con la música. Uno puede transmitir mucho más que simplemente con la letra. […] Si uno sabe captar una emoción, la persona que tenga que ser tocada por una emoción lo va a hacer, […] aunque no sepa qué diga la canción”.

No sabemos qué le deparará a la banda cordobesa los próximos años, pero haciendo un breve parate en el presente, mirando el camino recorrido y las expectativas, Lula resume así los planes para el futuro: “Son 10 años hermosos que se van a convertir seguro en muchas décadas más, porque planificamos, […] al menos desde la voluntad, seguir trabajando juntos y seguir viajando y concretando un montón de cosas, sobre todo artísticas, porque el objetivo de Eruca siempre ha sido el artístico. […] Así que serán muchos años más, por lo pronto son 10 que estamos felices de celebrar”. Por suerte, parece, hay Eruca para rato.

Por: Guadalupe Romero
Fotos: Matías Renna

Comentarios