Colérico Buda @ Gier Music Club | 18.05.17

10 años de locura y rock and roll

En el marco de una gira que celebra los 10 años de la banda, el tridente de Colérico Buda, que es conformado por Leandro Paira, “Charly” Czech e Ignacio Ducca, dio una verdadera lección de cómo dar un show, en una jornada fría y gris de jueves en los alrededores de Gier Music Club. Con su increíble poder musical sumado a una dosis de locura altamente recomendable, el trío hizo saltar y reír a los afortunados presentes que enfrentaron al frío para disfrutar de la música.

10:30 pm. Por los alrededores de las calles de Colegiales apenas si se escucha el silbido lejano del viento y el motor de los pocos automóviles que transitan por la habitualmente concurrida Avenida Álvarez Thomas. Por las veredas apenas algún que otro transeúnte camina apresurado, esperando llegar al calor del hogar lo más pronto posible.

Sin embargo, en las instalaciones de Gier Music Club, las ganas de rockear un rato no faltaban y por eso un reducido grupo de valientes se acercaba para disfrutar un poco de una propuesta bastante interesante.

Como entrada, un joven grupo denominado Serpiente Original, arribó al escenario principal para demostrar su potencial. Con una puesta en escena a la vista poderosa, con tres guitarras al frente apoyadas por bajo y batería, este quinteto proveniente del Oeste y con apenas un año de carrera comenzó a mostrar su material de la mano de “Cicatriz” y “Duele”, dos canciones con mucho vértigo y adrenalina metalera. También hubo lugar a canciones más lentas, casi rozando el estilo “balada”, pero sumándole mucho machaque a las violas y riffs poderosos apoyados por la base contundente a cargo de Tadeo García en bajo y Luna Iatarelli en la batería. Arribando al séptimo y último tema, el vocalista y guitarrista Kevin Siri, presentó a sus compañeros y dio lugar a la última canción: “Verdades Bajo Sombras”. Pero como estaba la noche para algo más, los Serpiente rotaron sus posiciones para un último tema. Así, la guitarrista Rocío González pasó al micrófono y le cedió su guitarra a Tadeo, Kevin tomó lugar en la batería mientras que Luna se colgó el bajo. Con este extraño movimiento, la banda interpretó una versión bastante fiel de “Du Hast”, uno de los clásicos de la banda alemana Rammstein. El final a puro estallido sirvió para una serie de aplausos de todos los presentes para este grupo de jóvenes, dueños de un enorme potencial y de muchos sueños para su extenso futuro.

Con la mesa servida, sólo faltaba el plato principal, el cual comenzó a servirse llegando a las 23:30, con la salida de los extravagantes Colérico Buda. Este poderoso trío conformado en Santa Fe, arribó a Gier en el marco de una gira de festejo por los 10 años de la banda y por la salida del tercer disco “Cruces De Ciudad”, lanzado al mercado en el 2016. Teniendo tantas excusas y motivos para celebrar, los “Coléricos” abrieron el show al palo con “Sombras En La Oscuridad”. Enseguida y sin definir la diferencia entre el final de un tema y el inicio de otro, le dieron rienda suelta a la locura de uno de sus clásicos: “Le Gusta Morder”, que contó con el apoyo constante del público para repetir el estribillo una enorme cantidad de veces.

“Sólo Para Molestar” y “Cruces De Ciudad”, dos de los caballitos de guerra del último disco, le dieron continuidad a la lista. Con tanta potencia y volumen, es muy complicado definir bien el estilo de la banda. Si bien los sonidos y las melodías incesantes asemejan al tridente con géneros como el punk y el metal, ellos se autodenominan como “la última banda de rock and roll”.

El aderezo fundamental de las canciones de Colérico Buda son la picardía y el tono bizarro de algunas de sus letras, las cuales provocan sonrisas y carcajadas de parte del público que acompañó con palmas y gritos durante todo el show. Un ejemplo de este tipo de canciones es “Kitty”, que habla de una chica que siempre dice que sí. Aunque con algunas interpretaciones, el trío demostró que no son solamente tres liberales sin control, sino que también hay mucho sentimiento y realidad social en sus corazones musicales. Esto se notó primero con la interpretación de “De Espaldas”, tema relacionado quizás a la realidad social vivida en las villas, y después con la llegada, cerca del final, de “Desconocido”. Para esta última canción, Leandro Paira invitó al micrófono a Rocío de Serpiente Original, y antes de iniciar el tema se dio tiempo para decir algunas palabras: Estamos en el anochecer de un día complicado. Murió Cornell. Y hoy estamos honrando a una de las personas que nos ha dado tanto. Hay que tomar conciencia que la depresión no es sólo una tristeza, sino también una condición”. La tonalidad afligida y el sonar de los instrumentos en modo acústico, matizaron un poco la noche que venía bien arriba a puro rock and roll.

A pesar de ello, en el medio también hubo tiempo para divertirse con “Noches De Rock And Roll”, un culto a las largas jornadas de giras con amigos, que terminó con Charly bajándose a tocar con su guitarra inalámbrica para tocar junto a sus amigos y a la gente del lugar, y con Ignacio (batería) y Leandro (bajo y voz) tocando solos en el escenario esperando el retorno de su compañero . El final a plena alegría con “Bares Viejos”, tema que le da cierre al último disco de la banda y que tiene ciertos aires romanticones mezclados con melancolía pero sin perder la frescura y la forma alegre y divertida de contar las cosas con la que interpretan sus temas los Colérico Buda.

Con una decena de años cumplidos, una carrera que los ha llevado a lo largo del país y fuera de él también, y mucho más para dar, el trío dejó el escenario con alegría apuntando todas sus fuerzas al gran show que tienen enfrente el próximo 1o de junio, fecha donde presentarán oficialmente “Cruces De Ciudad”. Seguramente, los muchachos seguirán buscando su techo con alegría apuntando, seguramente, a más festejos de aniversarios donde no falten los amigos y la cerveza, pero por sobre todas las cosas, donde no falte el rock and roll.

 

Crónica: Alejandro Jerez

Comentarios