Cielo Razzo @ Museum Live | 06.05.17

Presagios de algo mejor:
Cielo Razzo copó un Museum abarrotado

La banda rosarina se presentó por primera vez en Museum. Una lista de 28 temas que contó con los clásicos y algunas perlitas que le dieron otro color a la noche de sábado.

El 6 de mayo, Cielo Razzo volvió a Cápital Federal para pisar por primera vez el escenario de Museum. La noche de sábado trajo consigo un show de varias peculiaridades: la probable despedida de “Tierra Nueva” ante un disco en proceso, el cumpleaños número 10 de “Grietas” y la ausencia del talentoso Javier Robledo en batería. Para reemplazar a Robledo, Agustín Romanelli cumplió el rol de baterista de Cielo Razzo y además, abrió la noche con Andrés Gutiérrez en su banda Malman.

A las 21.30, las luces violetas se posaron sobre el escenario, la música de fondo se detuvo y mientras el público cantaba a gritos “¡Vamos Cielo Ra’!”, los músicos salieron para tomar su maquinaria y ejecutar sus canciones. Pablo Pino aprovechó la ocasión para dedicarle unas palabras a su compañero ausente: “¡Buenas noches! Hoy no está Javi pero se está mejorando bien, por suerte tenemos a Agu de Malman para bancar a la banda”.  Luego, los primeros punteos de “Cableluz” tomaron presencia entre la ovación del público.

Al finalizar “Obtuso”, Marcelo Vizzarri tomó protagonismo al ejecutar una emocionante introducción de “Cuenta” que fue retribuida con la exaltante aclamación del público.

El primer invitado de la noche fue Rafael Piraino que reemplazó a Agustín Romanelli en batería. Aferrado a su ukelele, Pablo Pino dio inicio a “Cochicó”. Luego, con la vuelta de Romanelli, se dio la seguidilla de temas de “Tierra Nueva”: “La misma oscuridad”, “Disfraz” y “Alcalina”, en el cual se pudieron apreciar las imágenes del último videoclip que lanzó la banda.

Este 2017, “Grietas”, uno de los discos más significativos de Cielo Razzo cumple una década de vida. Para celebrarlo, realizaron un bloque especial de cinco temas del disco. “Tu Fricción”, que estuvo acompañada por imágenes de una ciudad virtual en la pantalla de Museum, fue la primera de ellas. Prosiguieron “Barek” y “Televicio”, que tuvo una pequeña introducción demoledora de Romanelli. Para cerrar, y tras varios amagues para generar cierto misterio en el ambiente, “Santos” y “Algen” fueron las encargadas de cerrar el bloque.

“De verdad, muchas gracias por haber venido esta noche”, decía Pablo Pino emocionado por la gran convocatoria que tuvo la fecha y por la energía que se vivía dentro del recinto. Para acompañar estas palabras y dar pie al siguiente tema, sonaba la batería que fue interrumpida por los típicos cantos del público provenientes de la idiosincrasia futbolera. Luego, “Alma en tregua” tomó presencia y acrecentó el vigor que ya estaba presente desde el primer tema. Acto seguido, Pablo Pino toma su guitarra eléctrica para interpretar “Tus Pasos”, tema que nos devolvió un poco de la actualidad razzera.

“Viva la democracia”, esbozó Pino para introducir “Barón”, tema que hace referencia al actual presidente de la nación. Para rematar, el cantante le dedicó unas palabras a la gente que no la estaba pasando bien en el país.

Pisando lo que sería el tema número 20 de la lista, Pino presentó al segundo invitado de la noche: “ahora vamos a invitar al ‘Gallo’ Rojo (Federico Delfino), que para nosotros es un Cielo Razzo más”. El músico tomó el lugar de Romanelli durante la potente “Madre Poder”.  Al finalizar, la banda se tomó un descanso para recargar energías.

Para retomar el show, regresaron Pablo Pino con su ukelele en mano y “Pajaro” Almirón empuñando su guitarra para interpretar una conmovedora versión de “Esquina”. Cuando culmina, la banda completa vuelve para acoplarse y regresar a sus comienzos como banda con “Perros”. Retornando hacia la actualidad, los presentes tuvimos los “presagios de algo mejor” de la mano de “Ventana”.

“A veces no hay mucho que decir, pero gracias por venir a este lugar mágico”-mencionó el frontman de la banda haciendo referencia a su debut en Museum-“es un placer tocar en un lugar nuevo”. La gente respondió a Pablo con sus cantos y la banda emocionada, se quedó observando y escuchando con atención a su público fiel.

Los clásicos regresaron a San Telmo de la mano de “Estrella”. Personas subidas en los hombros, los puños en alto y la conmoción en los rostros de muchos, son algunas de las características que se pudieron divisar. Sin embargo, el auge de vigor llegó luego de que Diego Almirón tuviera su momento de cantar: “dame solo un amanecer”. Sin lugar a dudas, este fue uno de los momentos más emocionantes de la noche.

Siguiendo la línea de temas infaltables, había llegado “Luna” y la felicidad general se mantuvo en el recinto. Luego, los Cielo Razzo le regalan al público un tema que no venían tocando en su formato original. “Puta” tuvo como “frutilla del postre” un auténtico outro de batería de Romanelli, en el cual pudo demostrar su auténtica destreza sobre su instrumento. Prosiguió “Luminoso”, en lo que creíamos que sería el final.

“¡Una más y no jodemos más!”, cantaba el público sediento de más rock de parte de los rosarinos, y los músicos no se hicieron desear. La banda vuelve a tomar sus instrumentos, excepto Agustín Romanelli  que le regaló unas palabras a Javier Robledo: “Es el número uno”. En su lugar, Federico Delfino vuelve a la batería para acompañar a la banda en lo que fue el último arrebato de la noche en “Sin Salida”. Un verdadero broche de oro para la primera fecha de Cielo Razzo en el escenario de Museum.

 

Crónica: Belén Rossi
Fotos: Alejandra Bessel

Comentarios