Attaque 77 @ Teatro Vorterix | 10.08.18

A por nuevos desafíos

Lejos de contentarse con 30 años llenos de logros en su carrera, Attaque 77 culminó los festejos de sus 30 años de carrera con un show demoledor en el Teatro Vorterix. La performance de la banda contó con presentación en vivo de su nuevo tema -“Lobotomizados”- con videoclip incluido, una lista bien variada repasando las diferentes etapas de su carrera, invitadxs y un feedback constante con los incansables seguidores. Cabe destacar que fue el último show de la banda previo a una intensa gira por Europa que los mantendrá ocupados un par de meses.
No son muchos los casos de bandas de rock consagradas que mantengan una vigencia y popularidad tan fuerte en la actualidad. Con otros géneros surgiendo, las redes sociales, aplicaciones y demás adelantos tecnológicos que aparecen día a día, las nuevas generaciones se inclinan generalmente hacia otro tipo de música, muy lejana a la que las generaciones de los ’70, ’80 e incluso de los ’90 estábamos acostumbrados.

Uno de esos casos emblemáticos que siempre da que hablar es, sin ninguna duda, el de Attaque 77. Con una larga y extensa lista de logros, discos y reconocimientos varios en su haber, el grupo nacido en los finales de los años ’80 parece nunca transcurrir todos los años que en realidad han transcurrido desde su aparición. Treinta años no es poca cosa, y es por eso que los festejos se iniciaron el año pasado y tuvieron su seguidilla hasta el show de Vorterix. La historia arrancó con una serie de shows inéditos en Niceto y Roxy, segmentando las listas cada 3 discos de la banda. Después llegaron las giras al interior, pasando por Córdoba, Rosario, participando otra vez en el festival Rock en Baradero a comienzos de este año, y volviendo tras mucho tiempo a presentarse en el Obras, “Templo del Rock”, para seguir con la celebración de su trigésimo aniversario.

Con todo este trajín a cuestas, y sin pensar un segundo en detenerse, Attaque 77 llegaba a Vorterix con promesas de material nuevo y un show diferente a cualquier otro. También con aires de despedida, sabiendo que sería el último show en Capital Federal, previo a una intensa gira por Europa que los tendrá ocupados hasta mediados de septiembre aproximadamente. Pasadas las 20 hs, el primer puñado de gente ingresante pudo disfrutar de la presentación de Traje Desastre, banda encargada de abrir la fecha. En plena etapa de gira de su último material, “La Suma de Todos los Males”, el cuarteto se plantó con firmeza en el escenario y con un estilo muy propio, apenas salpicado con algunos rasgos y matices de las bandas clásicas del punk rock nacional e internacional. Sumándole una actitud y mucha presencia en escena a una performance impecable, el cuarteto terminó llevándose una gran ovación, no solo de su público, sino también de la gente que ingresaba apresurada para buscar los mejores lugares para lo que vendría más adelante.

Llegando a las 21 hs, la concurrencia se hacía cada vez más abundante. Los rezagados entraban corriendo para ocupar lugar lo más adelante posible, aunque a medida que pasaban los minutos se hacía cada vez más difícil ubicarse debido a la cantidad de gente que había. La expectativa inicial pasaba por ver por primera vez el videoclip del primer corte del próximo disco de la banda, que se había encargado de avisar de este suceso mediante las redes sociales. Pasados 15 minutos de las nueve de la noche, las luces se apagaron y el telón se abrió dando paso a un escenario a oscuras con la pantalla de fondo como única protagonista. Así, los seguidores de Attaque pudieron
disfrutar de “Lobotomizados”, el nuevo tema de la banda, que cuenta con Campino -Andreas Frege, vocalista de Die Toten Hosen- como invitado. Con un ritmo incesante, la canción posee una letra contestataria y referida a la información que consume la sociedad hoy en día a través de la televisión y las redes sociales, entre otros medios. Mientras que el videoclip es un conjunto de imágenes intercaladas, en forma bizarra, jugando con la realidad y con imágenes animadas, e intercalando por momentos a los miembros de la banda tocando y grabando el tema, con imágenes de la letra de la misma.

Tras la gran ovación de la gente, recibiendo con gran aprobación el nuevo material, Attaque 77 pisó el escenario de Vorterix y saludó a su gente con mesura, mientras el griterío se hacía cada vez más incesante. Cuando la masa se calmó un instante, Mariano Martínez -cantante y guitarrista- se dirigió a su gente: “Bienvenidos al ‘bonus track’ de Obras”. Las palabras del ‘frontman’ dieron rienda al inicio del show con un clásico de aquellos como “Espadas y Serpientes”. Tanto era el fervor que se empezaba a vivir en la noche de Colegiales, que los primeros tramos de la canción los cantó la gente con un rugido atronador de centenares de voces fusionadas en una sola. Para regular un poco las energías, la banda continuó con “Como Salvajes”,  una canción que cuenta con un grado más de emotividad y menos intensidad, y que es uno de los 4 cortes de “Triángulo de Fuerza. Volumen 1”, el último material de la banda.

Anticipando lo que sería una noche de ida y vuelta constante entre la gente y la banda, durante la interpretación de “Vacaciones Permanentes”, Martínez pidió a la banda que dejaran de tocar y ordenó que las luces fueran hacia los seguidores, que enseguida entonaron el histórico grito de guerra: “Olé, olé, olé, olé, olé, olé, olá, yo soy de Attaque, es un sentimiento no puedo parar”, ante la mirada atónita de los músicos que no podían dar crédito a lo que sus ojos veían. Tras ese lapso de conexión absoluta, la banda retoma y termina el tema que estaban realizando y recibe una de las primeras grandes ovaciones de la noche. Entre los aplausos, Leonardo de Cecco rompió la calma haciendo sonar su batería con una base incesante y pegadiza, y el resto de los músicos se acoplan todos juntos para hacer “Ángel”, una canción de amor que roza lo tierno y lo bizarro a la vez. Mientras la gente cantaba a los gritos el estribillo, un cambio abrupto sorprendió a todos, y de repente lo que era una canción a un ritmo casi de balada, se transforma en un viejo punk rock de los ’80. Más precisamente, Attaque cambió la tónica del momento, y ejecutó “Gil”, uno de los clásicos de su primer disco, “Dulce Navidad” (1988), desatando así uno de los primeros grandes pogos de la noche.

El clásico “Western” de cada noche attaquera no se hizo esperar y fue recibido con gritos y entusiasmo por parte del público. Mientras la canción sonaba a pleno, las imágentes de Favaloro de fondo junto con algunos pañuelos verdes que se alzaron al aire, fueron el contraste ideal en momentos donde el aborto legal, seguro y gratuito es un tema que se habla en todos lados, y por el que se sigue luchando pese a la decisión de algunxs gobernantes, que carecen de empatía y sentido común. El tema termina con Mariano interpretando solos de manera furiosa, uno tras otro, algo que sería muy común a lo largo del recital. Tras el primer parate con hidratación incluida, el que tomó la posta fue Lucho Scaglione -bajista-, quien aprovechó el momento para una dedicatoria especial hacia un seguidor de la banda de las primeras épocas: “Quiero dedicarle este recital al ‘patas cortas’, a ‘la chancha metálica’, que se tuvo que ir antes de tiempo. Lo vamos a extrañar mucho”. Mientras la gente aplaudía con respeto, Martínez preguntó: “¿Por qué no aprovechás y le cantás una de esa época entonces?”, a lo que Luchocontestó: “Tenés razón, una bien ‘viejita’ que dice así…” Y con este epílogo tan natural, Attaque rindió tributo a su seguidor con “B.A.D.”, otro tema de los primeros años de la banda, que repudia la represión policial. Una canción que tiene más de 20 años y sin embargo, hoy en día podría ser fiel a los momentos que se viven en nuestro país. Qué paradoja, ¿no?

La carrera incesante de Attaque continuó con la versión inédita de “El cielo puede esperar”, registrada por la banda en un disco de temas en vivo y grabaciones inéditas de la banda que se llamó “89-92”. Entre tanto pogo y agite, llegó el momento de mover un poco las piernas y bailar. Con el ingreso de Emiliano Puñales, Diego Samames y Lisandro Fiks en los vientos sonó “Ska del Éxodo”, con su ritmo tan extravagante y peculiar, lleno de sonidos y cambios de ritmo. Sin dar respiro, Lucho arengó a su gente “que siga el bailongo”, y con esta presentación, desataron la potente versión de “El Jorobadito“, tema original de Los Auténticos Decadentes.

Con gran parte del show transcurrida, llegó el tiempo de los invitadxs de la noche. Así como lo fueron a lo largo de esta serie de festejos que se inició el año pasado, Claudio Leiva fue el primer invitado para reemplazar momentáneamente a Leo. “A este tipo casi que le debo estar arriba de un escenario” se sinceró Martínez en referencia al hombre que se aprestaba a sentarse a la batería. Con él pegándole a los parches, la banda ejecutó “El gran Chaparral”, tema original de Cabeza de Navaja, banda donde estuvieron Mariano y Claudio, que después formó parte del disco “Amén” (1997) de Attaque. Para la siguiente canción, el ‘frontman’ se encargó de darle la bienvenida a su otra ex compañera de Cabeza de Navaja: la bajista Alejandra Gravinese. Con la formación completa de aquella vieja agrupación, sonó “Ya sé”, otra canción que cuenta con la misma peculiaridad que la ejecutada anteriormente.

“Plaza de perros” y “Ojos de perro” sonaron juntas casualmente y fueron el puntapié inicial del segundo parate de la banda. Primero llegaron los agradecimientos para Alejandro Flores (guitarra) y Julian Méndez Morgan (Teclados y guitarra acústica), que forman parte de la banda hace ya unos años. Y enseguida, Martínez sorprendió cuando les dijo a los presentes que pidieran temas para que la banda interprete un “pedacito” de cada pedido. Con ésta extraña pero divertida modalidad, la gente pidió y Attaque 77 cumplió. Así pasaron “Flores Robadas” y “Antihumano”, interpretadas hasta el final del primer estribillo, y ante la insistencia del público, la banda cedió en realizar el controvertido “15 segundos”. Pero como la versión original la canta Leonardo, la batería la ocupó Flores, para que el baterista agarre el micrófono y haga delirar a su público, al menos por un ratito.

Tras ésta nueva sección, la historia volvió a tomar continuidad de la mano de “4to Poder”. La voz rasposa e intensa de Scaglione, descarga bronca contra el amarillismo y la violencia de los medios de comunicación que se encargan de hacer el mal con el poder que su lugar le confiere. La ovación fue exacerbada y unánime cuando al finalizar el tema, Luciano cambió la frase: “… Todos pensamos que sos, un hijo de p…” por: “Todos pensamos que sos… Mauricio Macri!!!!”, y el cantito yea clásico resonó por las paredes de Vorterix: “Mauricio Macri, la p… que te parió”. Como si hubiera estado preparado, pegado a los insultos al presidente, comenzó a sonar “Días de desempleo”, como para remarcar una de las grandes contrariedades que sufre la sociedad Argentina en la actualidad. Sin mediar palabras fue el turno de “Iemanja”, con los vientos tomando un lugar preponderante, y con toda la sala saltando sin parar.

Con agradecimientos para los vientos por ser parte de los 30 años de la banda, llegó la interpretación de “Amigo”, que fue el pie perfecto para dar la bienvenida a una gran amistad de la banda: Adrián “El Chino” Vera. El ex bajista de Attaque 77 (desde 1989 hasta 1992) fue recibido con mucho cariño por parte de los músicos y del público, y enseguida se calzó la guitarra para interpretar 3 canciones de su autoría junto al grupo: “Jodie”, “No te pudiste aguantar” y “Angeles Caídos”.
Mientras la despedida del escenario a Vera culminaba, Mariano empezó a tocar y después se fueron sumando todos, y la gente estalló de satisfacción al darse cuenta de que llegaba el momento de escuchar “Tres Pájaros Negros”, uno de los más pedidos y de los que menos veces ha interpretado la banda en vivo en los últimos años. La intensidad de éste tema tuvo su continuidad con “Numancia”, que terminó con Luciano tocando al lado de “Leo” y con Flores, Morgan y Martínez unidos tocando juntos intercalando solos entre sí.

Ya acercándonos casi al final del show, Mariano puso su grito en el cielo en contra del maltrato animal y de las corridas de toros, para dar paso a “San Fermín”, canción que repudia esas prácticascriminales corridas organizadas desde tiempos inmemoriales en la lejana España. Después llegó la interpretación de “El pájaro canta hasta morir”, que contó con un final mas largo que el habitual, junto con un solo de Martínez en ese cierre. El emotivo “Chicos y Perros” y el revolucionario “Alza tu voz” (ambos del disco “Angeles Caídos”), sonaron uno detrás del otro para darle lugar a la despedida a los músicos del
escenario. Con el público sin dejar de agitar y cantar, aún cuando la escena ya estaba vacía, la banda dejó pasar unos minutos y volvió al escenario con la misma consigna que Mariano había puesto a mitad del show: los “pedacitos de temas. Así, la gente volvió a la carga con los pedidos, y Attaque 77 cumplió con las demandas en la medida de lo posible. De ésta forma sonaron de forma incompleta: “Crecer”, “Luz”, “Canción Inútil” y “Surfeando en el Soretero”.

Pero como todo, el fin tiene que llegar. Dejando atrás la divertida sección, la intrépida versión del clásico de Sandro, “Dame Fuego”, secundada por “Donde las águilas se atreven”, el himno de la gente, fue la combinación más explosiva e ideal para darle cierre a una actuación memorable. Ya con los músicos sin sus instrumentos, y los invitados de la noche sumándose al escenario, Martínez dedicó unas palabras a la gente: “Esto fueron los 30 años de Attaque, desde que empezamos en Niceto, allá por agosto (2017), hasta ahora. No sabemos cual va a ser el camino a seguir pero sea el que sea esperamos no defraudar a nadie”, declaró emocionado el ‘frontman’ de la banda, y mientras la gente ovacionaba continuó: “Nuestro deseo es que ésta música siga uniéndonos y regalándonos momentos como éste, momentos para vivir juntos. Pero principalmente esperamos no defraudarnos a nosotros”.

Y con respecto al futuro de Attaque, agregó: “Sea del modo que sea, nos vemos la próxima”. Y tras un mensaje de apoyo, y de buena onda hacia un puñado de fanáticas que revoleaban con énfasis sus
pañuelos verdes, las últimas palabras de Mariano fueron: “¿Me ayudan a cantar ‘Perfección’?”, y ante la reacción positiva del público, la banda con todos sus invitados en escena terminaron ejecutando su versión del tema original de la banda brasileña Legiao Urbana, ante los cantos desaforados de la gente, todos unidos y compenetrados por el contenido de la letra, muy asemejado a la realidad que se vive hoy en día en el país.

Con éste final explosivo, Attaque 77 dio por finalizados sus festejos por los 30 años de la banda. La concurrencia del Teatro Vorterix ovacionó incansablemente a éstos músicos que durante décadas han unido generaciones con su música y sus canciones, han llenado estadios, y visitado una gran cantidad de países. Ahora les tocará partir a Europa, donde Francia, Alemania y España esperan con los brazos abiertos. ¿Quién sabe qué otros desafíos tendrá por delante esta consagrada banda?. A lo mejor, el próximo disco podrá ser presentado en la Luna, cosa que viniendo de Attaque 77, no sorprendería para nada.

 

Crónica y fotos: Alejandro Jerez

Comentarios