Alma Bouquet @ The Roxy Live | 01.04.17

                Alma Bouquet presentó “El Abismo del Espejo”
ante un Roxy repleto

Alma Bouquet, banda oriunda de Quilmes, se presentó en The Roxy el sábado 1° de Abril para mostrar su segundo material discográfico “El Abismo del Espejo”.

La noche de sábado no fue una jornada cualquiera para los integrantes de Alma Bouquet y sus seguidores. Presentarse en un Roxy colmado de gente apasionada que sigue a una banda en cada paso que da, es realmente un sueño para cualquier grupo emergente autogestionado. Pero, sin lugar a dudas, todo sueño debe construirse poco a poco y con mucho esfuerzo. Tras siete años de trayectoria y un segundo disco hecho con el afán de realizar un material más profesional, Alma Bouquet cumplió un sueño presentando “El Abismo del Espejo” en un Roxy inolvidable.

Al adentrarnos al recinto podíamos observar los presagios de que la noche sería una verdadera fiesta.  Varios de los presentes se encontraban inflando algunos globos para recibir a Alma Bouquet a todo trapo. Poco a poco el lugar se fue llenando; los pibes jóvenes predominaban entre la multitud, pero había algunos mayores de 30, entre ellos los familiares de los músicos que se encontraban en el sector derecho del Roxy.

A tan solo un minuto de las 21, la música fue bajando sus decibeles y las luces se apagaron. Las primeras notas de una guitarra se oyen desde el escenario, los telones se abren y entre la emoción de los seguidores de la banda, que se fueron amontonando hacia delante, comenzó a sonar “De estanques y banquinas”. El escenario del Roxy tenía sobre él a Marcos Scalerandi (voz y guitarra), Guillermo Torres (guitarra y coros), Pablo Calvagno (batería) y Mauro Memmo (bajo y coros). Para seguir con la fiesta, sin ningún tipo de interrupción, prosiguieron “Milonga del umbral” y “Tras el telón”.

Las primeras palabras que esbozó Marcos fueron: “¡Buenas noches, Roxy!”, mientras sus fieles seguidores cantaban “Vamos Alma Bouquet” en coro. “¿Cómo están? ¿Cómo se escucha? ¡Qué hermoso escenario! Estamos muy manijas”, expresó después Marcos. En su manera de hablar se podía notar la ansiedad que sentía por lo que sería el show más importante de la historia de la banda. Continuaron con “Cuenta Regresiva”, que mientras sonaba, se podía divisar cerca del escenario a dos personas subidas en hombros abrazadas.

El primer invitado de aquella noche fue Luciano Maiorana, “es alguien muy especial para nosotros, es nuestro amigo, nuestro hermano”, decía Marcos emocionado. Luciano acompañó a la banda en “Final del juego”, “Arlandria” (cover de Foo Fighters) y “Barrio, yuya, barrio”, que tuvo llegando a su final, a Pablo Calvagno como protagonista con un solo de batería increíble. “¡Aplausos para la batería de Alma Bouquet!” gritaba Marcos para que los presentes le dieran la debida ovación a Pablo.

Los integrantes de la banda se retiran del escenario, a excepción de Marcos que permanece con su guitarra bajo las luces rojas reflejadas en su rostro. La intensidad potente con la que habían comenzado bajó un poco con “Las piernas del tiempo” que llevó a muchos de los concurrentes a sentarse para luego, ponerse de pie nuevamente a la mitad del tema. Al volver el resto de la banda, Marcos cambia su guitarra Gibson SG por una Stratocaster e interpretan “Datmi”. Acto seguido, la banda se toma su tiempo para agradecerle a sus familias por acompañarlos en estos siete años de historia.

El bajista toma el micrófono para agradecerle a todos por concurrir a la fecha y destacó el esfuerzo que tuvieron que realizar para llevar a cabo “El Abismo del Espejo”: “Hay mucha gente que piensa que esto es en joda, y en realidad, todos ponemos el cuerpo entero”. Luego, presenta a su profesor de guitarra para que los acompañe en “Lupita”. Ya en ese momento de la noche se notaba a los músicos cómodos y felices.

“Esto es autogestión pura, hacemos las cosas con amor” expresó Marcos a modo de descargo para luego, presentar a Nicolás Persig, integrante de De la gran piñata, quien para ellos fue parte importante del último disco. Al ser presentado, la batería se encontraba haciendo alusión del comienzo de “De bar en peor” –un tema de De la gran piñata- que hizo que los seguidores de la banda creyeran que un segundo cover se iba a aproximar. Sin embargo, esto no fue así, sino que Nicolás acompañó a la banda en “Santos”. “Quiero pedirles un aplauso para Alma Bouquet, no es fácil encontrar pibes con la humanidad de ellos”, dijo Nicolás para retirarse del escenario.

Poco a poco se acercaba el final, pero antes, el cantante de Alma Bouquet se encargó de leer los volantes que le iban alcanzando hacia el escenario, para promocionar los shows de otras bandas. Además, entre toda esa promoción necesaria para que el ambiente emergente siga en crecimiento, dio a entender que volverían a tocar en Junio, aunque nunca aclaró fecha ni lugar. “¿Vamos a tocar el mejor tema del disco?”, gritó Marcos haciendo referencia a “Apóstoles ateos”, tema que hizo vibrar al Roxy como ningúna otra canción. Posteriormente, los globos de color amarillo tomaron presencia mientras la banda tocaba “Noche de brujas”.

Faltaban quince minutos para las 23 y Alma Bouquet se encontraba cerrando el mejor show de su trayectoria –hasta ahora-. Las palmas se unieron al compás de “Lazarillo”, la encargada de ser la auténtica frutilla del postre de la noche. “¡Vamos que es la última!”, voceó el cantante de la banda y la gente acompañó con pasión, salto, canto y pogo esta última pieza. Al finalizar, suena de fondo “Snap out of it” de Arctic Monkeys y los músicos realizan la foto final del show: una imagen que, sin dudas, quedara en la memoria de todos los presentes por mucho tiempo.

 

Crónica: Belén Rossi
Fotos: Caro Pedace

Comentarios